El vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, ha subrayado este viernes que las relaciones entre los socios del Gobierno andaluz, PP-A y Ciudadanos (Cs), están marcadas por que hay “feeling, honestidad y sinceridad a la hora de tomar decisiones” lo que le permite “marcar un ritmo y a la vez ser contrapeso al Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias”.

En una entrevista en la Cope, Marín ha insistido en que el diálogo entre sendas fuerzas de gobierno es “fluido y muy sincero, con mucha lealtad”, así como ha remarcado su buena relación tanto con el presidente de la Junta, Juanma Moreno, como con el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, ambos del PP-A.

“La comunicación es fundamental en un gobierno de coalición, es la fórmula que se está imponiendo”, ha abundado Marín para incidir en la buena salud de la que goza el acuerdo de gobierno de Andalucía, lo que ha contrapuesto al Ejecutivo central del PSOE y Unidas Podemos, al que ha reprochado que “nos ha quitado el IVA que nos corresponde; nos quitaron las políticas activas de empleo y nos han quitado 800 millones” del fondo de contingencia que, dotado con 16.000 millones, ha puesto en marcha para hacer frente a la crisis ocasionada por el Covid-19.

A su juicio, el Ejecutivo central se comporta así porque “intenta, por todos los medios, que este modelo político y esta forma de gestionar basada en el diálogo no funcione”, toda vez que ha recalcado que tanto el PP-A y Cs tienen el objetivo común en Andalucía de demostrar que, tras 36 años de Gobierno socialista, “hay otra forma de hacer las cosas”.

En adelante, Marín ha asegurado que en Andalucía queda “estabilidad, tranquilidad y la tomar decisiones”, incidiendo en que se trata de un gobierno de centro derecha que “pone los huevos en la cesta, apoya a los que crean empleo o apuesta por la colaboración público-privada”.

Preguntado por su partido y los diferentes apoyos que presta a unas u otras fuerzas, Marín se ha mostrado convencido de que “los ciudadanos saben a qué Cs votaN”, que no es otra cosa que “un partido que siempre ha defendido la igualdad entre todos los españoles y que cree firmemente en un proyecto que hoy es más difícil que nunca, de centro, porque es difícil mantener los equilibrios”.

“No es fácil estar en el centro, es más fácil estar a la izquierda o a la derecha, y algunos se van mucho a un lado o a otro”, ha lamentado antes de recalcar que Cs “mantiene el mismo espíritu de Albert Rivera” por el que él se incorporó a la política regional, “y ahora Inés Arrimadas tiene un difícil reto por delante y seguro que recuperaremos ese espacio que nunca debimos perder”.

Comentarios