Marlaska confía en levantar algunas medidas del confinamiento a partir del 12 de abril
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, a su llegada a IFEMA para interesarse por el hospital levantado para tratar contagios de Covid-19 - Eduardo Parra - Europa Press

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, sigue a lo suyo. No le importan las críticas, los comentarios de la oposición ni el haberse enfrentado con sus antiguos compañeros. Ha encontrado una oportunidad para hacerse con el control absoluto de la cúpula de la Guardia Civil y no piensa soltar a su presa. Incluso aunque se haya conocido una carta publicada en exclusiva por El Confidencial en la que se aclaraba que el pistoletazo de salida de la purga en el cuerpo fue porque el coronel Diego Pérez de los Cobos no informó al Gobierno de que estaba investigando la culpabilidad del Ejecutivo por haber permitido celebrar el 8M. Algo que no tenía por qué hacer, ya que la policía judicial solo responde ante los jueces. Aún así, Marlaska sigue con su purga y ya está renovando el equipo que dirigía Pérez de los Cobos.

Los jueces, la oposición, algunos medios de comunicación, la Guardia Civil y hasta las redes sociales están indignadas con Marlaska. Y aunque todos han ejercido presión para que el ministro del Interior dimita, parece que no está por la labor. Y tanto el PSOE como Unidas Podemos han cerrado filas en torno al exmagistrado. La ola de ceses y dimisiones que sucedieron a la destitución de Pérez de los Cobos no hizo temblar al ministro. Y aunque ya se ha desvelado que se le cesó por algo tan polémico como “no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil”, en relación con la investigación del 8M, el ministro sigue haciendo oídos sordos.

Marlaska ha pasado al ataque y asegura que la filtración del documento que le ha dejado marcado la ha hecho de los Cobos. Con este gesto, el ministro no solo se ha enfrentado aún más con la Guardia Civil, sino que ha encendido a la oposición, especialmente a Vox, ya que la diputada del partido de extrema derecha Macarena Olona ha dado unas agresivas declaraciones contra el ministro, que parece que sigue haciendo oídos sordos a todos los comentarios.

Marlaska se ha saltado el escalafón del cuerpo y ha nombrado a gente afín en toda la cúpula de la Guardia Civil ante la mirada atónita de mucha gente en el cuerpo. Para calmar los ánimos, el ministro decidió regar con dinero a los agentes. La equiparación salarial para la que no había dinero hace unos meses ahora era una cosa perfectamente tangible. Pero los ánimos en los grupos de Whatsapp de los guardias civiles no parecen indicar que haya tenido éxito la solución del ministro.

Luego, a todo esto hay que añadir la postura de los jueces. Muchos conocen a Marlaska y están absolutamente sorprendidos por cómo ha procedido con la investigación instruida por la magistrada Carmen Rodríguez Medel. Los agentes solo tienen obligación de responder ante un juez durante una investigación, pero Marlaska, a pesar de saberlo por su profesión, quiso obtener información en referencia a los informes que estaba elaborando de los Cobos por orden de Rodríguez Medel. 

Eduardo Garzón

La disparatada y “brillante” solución del hermano de Garzón para salir de la crisis

¿Cómo no se les ha ocurrido antes? El primero economista y luego progresista hermano del ministro de Consumo, Alberto Garzón, tiene la clave para salir de la crisis. Acostumbrados a sus soluciones poco comunes para los problemas económicos, Eduardo Garzón no ha defraudado a sus seguidores y ha propu...

La Asociación Judicial Francisco de Vitoria AJFV ha pedido al Gobierno que el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, dimita o que sea cesado por haber “perdido toda legitimidad para cualquier cargo ejecutivo”. Con esto, ya son jueces, políticos, periodistas y diputados los que piden al cabeza política de Marlaska. Y aun así, el ministro sigue a lo suyo y prosigue con su purga en la cúpula de la Guardia Civil sin importarle todo lo que digan desde fuera. Y el Gobierno, por supuesto, ha cerrado filas en torno al exmagistrado.

Primero fue la destitución de de los Cobos. Luego, la dimisión del Director Adjunto Operativo de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, y después la destitución del número tres del cuerpo, el jefe del Mando de Operaciones de la Guardia Civil, el teniente general Fernando Santafé. Y ahora, los últimos movimientos han cambiado a quien fuera el número dos de de los Cobos al frente de la Guardia Civil en la Comunidad.

Hasta algunos fiscales se han sumado a la petición de dimisión del ministro. La Asociación Profesional Independiente de Fiscales (APIF) ha pedido al ministro del Interior que dimita al no haber respetado la separación de poderes después de conocerse que el jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, fue cesado por “no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil en el marco operativo y de Policía Judicial con fines de conocimiento”.

Pero todas estas presiones no han hecho mella en el ministro, que se ha negado abiertamente a dimitir y quien considera que no hay motivos para ello. Al menos así se reflejó después de que le preguntaran.

 

 

 

 

 

Comentarios