Martinez-Almeida
José Luis Martínez-Almeida (d) junto a Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola (i) durante un acto en la Cumbre del Clima. Foto: Twitter.

José Luis Martínez-Almeida está más verde que nunca. El alcalde de Madrid ha sacado a relucir su lado más ecologista con motivo de la Cumbre del Clima, que arrancó ayer en Madrid y se extenderá hasta el 13 de diciembre. Una nueva preocupación por el medioambiente que ha sorprendido a miembros de la oposición y a ciudadanos, que le han recordado que hace no mucho él luchaba por erradicar Madrid Central.

La eliminación de esta medida, impulsada por el gobierno de Manuela Carmena y que pretendía mejorar el nivel de contaminación en el aire, se convirtió en el principal eje de la campaña electoral del actual regidor para las elecciones del 26-M. Uno de sus carteles de propaganda decía “Con Almeida, Madrid Central se acaba el 26 de mayo”. Martínez-Almeida ha pasado de hacer esta promesa a presumir de ser “los únicos” en ejecutar verdaderamente esta medida.

Durante su discurso inaugural en la Cumbre del Clima, el alcalde ha defendido la función que cumple Madrid Central y ha insistido en que su “gobierno ha sido el único en hacer que se aplique íntegramente”. El regidor ha argumentado que con el anterior Ejecutivo, había “una moratoria de multas encubiertas”. Además, ha retado a que le digan alguna medida de las que contempla Madrid Central que haya modificado en su mandato.

Este giro ha sido fuertemente criticado por la oposición y por usuarios en las redes sociales. Muchos han tildado de “cínica” la actitud de Martínez-Almeida, quien intentó erradicar Madrid Central y no pudo hacerlo por orden judicial. Tras su llegada al gobierno, el alcalde intentó suprimir las multas, pero varios juzgados de la capital lo prohibieron en más de una ocasión. En septiembre, también intentó modificar algunos aspectos de la medida estrella de Carmena –bajo el nombre de Madrid 360–, haciendo más permisivos varios puntos.

CRÍTICAS A MARTÍNEZ-ALMEIDA

La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento, Rita Maestre, ha sido una de las que ha afeado el comportamiento del madrileño. Maestre ha recordado que tanto Martínez-Almeida como Begoña Villacís, la vicealcaldesa, encabezaron la oposición a medidas como Madrid Central, el carril bici o la renaturalización del Manzaranes, mientras que ahora “intentan surfear la ola verde, pero no cuela”

Carmena

El PP de Madrid acaba con lo que quedaba del legado de Manuela Carmena

El legado de Manuela Carmena en la ciudad de Madrid ya es cosa del pasado. El Partido Popular y Ciudadanos, actuales gobernantes de la capital, han acabado con dos insignias del mandato de la exjueza: Madrid Central y la radio M21. Y, a pesar de que estos son los cambios más reseñables, no han sido ...

También se han sumado a estos reproches algunos miembros de grupos municipales del PSOE. Todos ellos han tachado de “cínico” al alcalde y, entre otras cosas, le han recordado que ahora se viste de verde cuando “antes que el clima apostaría por una Catedral”. Esta crítica hace referencia a la polémica intervención del regidor en un programa de Telemadrid donde afirmó que prefería donar dinero para reconstruir Notre Dame antes que para repoblar el Amazonas. 

Además de dirigentes de la oposición, otros usuarios de las redes sociales le han criticado por este mismo motivo. Algunos ironizaban preguntándose si Martínez-Almeida asistía “a la cumbre del clima a favor o en contra”, mientras que otros comentaban en tono de burla que el alcalde “separa la basura desde ayer por la tarde”, cuestionando su repentina preocupación por el medioambiente. 

‘MADRID GREEN CAPITAL’

En las últimas semanas Martínez-Almeida ha recibido más de un comentario negativo por su incipiente perfil ecologista. El regidor recibió numerosas críticas de colectivos y partidos por calificar a la ciudad como Madrid Green Capital, un término que puede generar confusión. Este calificativo corresponde a un título que otorga la Comisión Europea a aquellos territorios que destacan por su labor medioambiental.

No obstante, Madrid no ha recibido dicho reconocimiento, sino que ha sido una iniciativa del propio gobierno municipal. Desde el Ayuntamiento se justifican, asegurando que ese término “no pertenece a nadie”. Martínez-Almeida se ha defendido de la polémica afirmando que se trata de una “expresión bastante usual” y que no pretende conseguir “ningún premio”.

Almeida Madrid Green Capital

Almeida dice que el término ‘Madrid Green Capital’ no busca “ningún premio”

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha contestado este jueves a las críticas que ha suscitado la denominación 'Madrid Green Capital', adoptada de cara a la cercana celebración de la Cumbre del Clima en la capital, asegurando que es una "expresión bastante usual" con la que no se inten...

Sin embargo, desde la oposición y colectivos ecologistas no han tardado en reprochar esta innecesaria apropiación. El diputado de Unidas Podemos y exdirector de Greenpeace, Juan López de Uralde, fue uno de los primeros en cuestionar la calificación por considerarla “indecente”. A sus palabras se sumaron otros grupos como Ecologistas en Acción. Precisamente este organismo ha boicoteado parte de la decoración de Madrid Green Capital cambiando “green” por “grey” –que significa “gris” en inglés–. 

COP25 EN MADRID

El repentino cambio de Martínez-Almeida ha venido propiciado por la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid, que durante 12 días convertirá a la ciudad en el escenario de visibilización de la emergencia climática. El evento se inauguró ayer en el recinto ferial de IFEMA. Al mismo está previsto que acudan entre 20.000 y 25.000 asistentes, entre los que se encuentra Greta Thunberg, la joven activista medioambiental, que previsiblemente llegará hoy. 

Estaba previsto que la cumbre se celebrara en Chile, pero la crisis social que vive el país ha provocado que la sede se cambiara a Madrid. El evento, que convoca su 25 edición, supondrá un gasto de un total de 86 millones de euros al Gobierno, aunque esperan recuperar un 20% de este coste. El Ejecutivo ha destacado que más allá del tema económico, hay que valorar “el impacto reputacional que genera este tipo de evento para la España Global”. Además, la alta asistencia a la cumbre garantizará un aumento de la ocupación hotelera y del consumo. 

 

Comentarios