Mezquita Vox
Santiago Abascal, presidente de Vox, en un acto de campaña en Córdoba. Foto: Flickr.

La joya árabe por excelencia de Córdoba ha sido objeto de debate por unas horas. El monumento es conocido mundialmente como mezquita-catedral, pero a Vox no le gusta este calificativo. Ellos, por el contrario, prefieren ir a contracorriente y llamarlo solamente catedral. El partido de Santiago Abascal ha reivindicado este único calificativo para la edificación andalusí. Una propuesta que pusieron en marcha hace tiempo, pero que gracias a las redes sociales ahora se ha vuelto viral. 

Durante varias horas la palabra mezquita fue una de las más utilizadas en Twitter, convirtiéndose en tendencia en España. Miles de usuarios de esta red social se mostraron críticos con los planteamientos que ha defendido la formación ultraderechista, quienes quieren abogar por dejar de utilizar la calificación de mezquita y sustituirla por la de catedral. Algo que no ha gustado a la mayoría de tuiteros.

UNA TITULARIDAD DISPUTADA

“Lo primero que he hecho al venir aquí es visitar la catedral de Córdoba”. Con esta frase, del propio Abascal, arranca el polémico vídeo que distribuyó la formación en 2018. En aquel momento no tuvo demasiada relevancia, pero un año más tarde miles de personas se han hecho eco de esta campaña. En el mismo, el líder de Vox hace una crítica a la construcción de mezquitas en España, que están, según afirma, financiadas por “dinero proveniente de países del islam radical donde no se respetan los derechos humanos”. 

Este es el principal motivo por el que Vox ha decidido alterar ligeramente el nombre del monumento y obviar llamarlo mezquita. El presidente también crítica en ese vídeo, grabado en el propio recinto de la edificación árabe, la prohibición de la apertura de mezquitas fundamentalistas en España.

Almeida vecinos

Partido Popular y Vox: peleas mediáticas, pactos firmes

No ha llegado la sangre al río. La relación institucional entre Partido Popular y Vox marcha viento en popa, aunque esta última semana se haya ejemplificado lo contrario. Ambas formaciones están condenadas a mantener el decoro, en pro de los acuerdos de gobernabilidad que tienen alcanzados en varios...

La reivindicación de Vox surge después de que Unidas Podemos y otros organismos, como la Plataforma Mezquita-Catedral. Patrimonio de todos pidieran que el monumento dejara de pertenecer a la Iglesia y su titularidad pase al Estado. La formación de Pablo Iglesias incluso ha ido más allá y también ha planteado la posibilidad de que se pueda practicar el islam en este edificio, al igual que hay actos religiosos cristianos en la catedral, ubicada dentro de la antigua mezquita. 

Ante esto, los ultraderechistas han clamado que van “a combatir a todos aquellos que quieren convertir en una mezquita la Catedral de Córdoba”. Este compromiso fue lanzado por el partido justo antes de las elecciones andaluzas y buscaba frenar, a su juicio, el ataque al “patrimonio cultural, religioso y artístico” porque “no se hizo una reconquista para nada”. Abascal hizo campaña en la capital andaluza mostrando este planteamiento e insistió en que ellos ensalzan a personajes históricos como Fernando III el Santo o Isabel la Católica “frente a los que reivindican la Andalucía de Blas Infante, Almanzor y de Al-Ándalus”.

CATEDRAL PARA VOX, MEZQUITA PARA EL RESTO

Esta promesa electoral de Vox ha cogido fuerza un año después de ser formulada. Las redes se han llenado de mensajes, la mayoría de ellos críticos y también cargados de humor para mostrar su rechazo a las palabras del partido de extrema derecha. Casi todos insistían en que a este legado andalusí siempre se le ha calificado como mezquita, ya que conserva buena parte de su estructura original y sobre ella se erigió una catedral cristiana tras la reconquista de España.

Vox

Aumentan los actos de odio hacia los colectivos que Vox critica

Los actos violentos hacia menores extranjeros no acompañados –conocidos como MENAS– y las mujeres han ido en aumento en los últimos meses. Centros que luchan contra la violencia de género o acogen a estos menores han sufrido diferentes ataques, algunos de ellos incluso con intención de provocar muer...

“Una mezquita es una mezquita y un fascista es un fascista”, escribía un crítico tuitero. Algunos invitaban a los miembros de Vox a leer “un libro de historia”, porque “no lo han cogido en su vida”. Otros recordaban que esta construcción es fruto del paso de las diferentes civilizaciones que han ido dejando su huella en la provincia. “También es historia de España lo que ocurrió desde el 711 hasta 1492. Qué os quedáis solamente con la parte que os interesa” critica una usuaria. 

Otros tuiteros han defendido que la calificación oficial es Mezquita-Catedral de Córdoba, ya que tiene ambas edificaciones en su interior. Este es actualmente el nombre del monumento desde hace varios años, antes conocido como Gran Mezquita o Santa María Madre de Dios. Para esos usuarios, el debate que plantea Vox es inexistente, puesto que es una obra de arte y parte de la historia que hay que conservar.

Comentarios