El ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, será candidato a la Dirección General de la Agencia Espacial Europea (ESA), organización intergubernamental dedicada a la investigación y el desarrollo de programas espaciales, que aúna los recursos económicos e intelectuales de sus 22 miembros para llevar a cabo programas y actividades en el ámbito espacial, según informa el Ejecutivo.

“He presentado mi candidatura para dirigir la ESA. Creo firmemente que Europa debe liderar el desarrollo de tecnologías espaciales que impulsan la economía, fortalecen la innovación en todos los sectores y conducen a descubrimientos que nos ayuden a proteger nuestro planeta”, ha afirmado el ministro a través de Twitter.

Duque ha formalizado ya su candidatura para dirigir este organismo, del que entró a formar parte en 1992, tras superar las pruebas para convertirse en astronauta. Posteriormente, y antes de su entrada en el Gobierno, ha desarrollado toda su carrera profesional en esta agencia europea y en la industria del sector, ocupando diversos cargos de responsabilidad.

El Gobierno considera que sería “un honor” que un español dirigiera por primera vez la Agencia Espacial Europea, un cargo que se elige cada cuatro por los países miembros de la agencia: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia y Suiza.

Al frente de la ESA está desde 2014 el alemán Johann-Dietrich Wörner, cuyo mandato termina el 30 de junio de 2021 y que no piensa renovar. El proceso cierra en agosto.

En una entrevista, Duque aseguró que la presentación de su candidatura a dirigir la ESA era una “decisión importante” que tendría que ser tomada por el Gobierno porque presentar un ministro a una plaza como esta tenía que estar “acordado”.

Duque se convierte así en la última oportunidad del Gobierno de conseguir que un español ocupe un puesto de alta responsabilidad en un organismo europeo, después de la renuncia de la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya a dirigir la Organización Mundial del Comercio (OMC) y tras la no elección de la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, a presidir el Eurogrupo. Aun así, Duque admitía no sentir “presión”.

Según destacó el ministro, la ausencia de españoles en puestos de alta responsabilidad en Europa es culpa de los anteriores Gobiernos: “Ha habido mucho años en los cuales, por inacción por parte de los Gobiernos, ha llegado un punto en el que hay muy pocos españoles en la alta representación de las instituciones europeas y, de una manera u otra, hay que ir resolviendo esto”. De ahí que el Gobierno actual esté “intentando a todos los niveles promocionar a gente a la que no se ha hecho mucho caso en el pasado”.

Antes de conocerse la decisión del Gobierno, Duque aseguró que estaba “totalmente centrado” en el Plan de Choque para la Ciencia y, por tanto, no se iba a dejar “distraer”. “El poner las bases de que se haga ese cambio de política en España, de manera que lleguemos, aunque sea, a la media de la UE, es el objetivo máximo actual”, advirtió.

Además, recordó que vienen meses “intensísimos”, porque se empezará a trabajar en los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) y, en octubre, los 27 tienen que presentar sus borradores de presupuestos a la UE junto con sus programas de reconstrucción. “Y nosotros tenemos que tener un papel importantísimo; en España, una de las cosas más importantes que no están bien es la cantidad de inversión en ciencia e innovación para poder salir de una forma más sostenible de la crisis”, consideró.

Preguntado sobre si el Gobierno decidiese volver a juntar Ciencia y Universidades en un único Ministerio, en caso de ser elegido director general de la ESA, Duque concluyó: “Aprendí una cosa en mis anteriores trabajos, si uno se va a un sitio, los que deciden cómo continúa la labor de ese sitio son los que se quedan, no los que se van”.

Y es que, en su opinión, la unión de ambos Departamentos en uno dependerá del “diseño global” que tenga el Ejecutivo. “No es una cosa que se pueda resolver en cachitos, es un diseño global que le tocará al presidente, ahora mismo ni pienso en eso”, zanjó en la entrevista.

Comentarios