sapo

La detención y puesta en libertad del ex-actor porno Nacho Vidal ha revelado una realidad latente en España: el uso de alucinógenos como el sapo bufo o la ayahuasca en diferentes grupos que promueven las pseudociencias y supuestas curaciones milagrosas del cuerpo y de la mente. El rito chamánico que supuestamente utilizó Nacho Vidal con el fotógrafo José Luis Abad y que dio como resultado su muerte por infarto, es una práctica habitual en estos grupos que utilizan diversas vías de captación para sus sesiones y proyectos espirituales. Tras todos ellos se encuentran lucrativos negocios.

La denuncia sobre Nacho Vidal y sus dos acompañantes en el momento de los hechos apunta a su inacción en el momento en el que el rito del sapo bufo, utilizado desde la antigüedad por los chamanes de las culturas precolombinas, provoca una evidente asfixia y fuertes convulsiones en la víctima; patología que derivan en un infarto de miocardio letal para el fotógrafo. Ninguno de los presentes alertó a Emergencias de lo que ocurría ni de lo que ocurrió y se afirmó que la muerte había sido accidental. Ahora la familia pide investigar si el actor porno cometió un delito de homicidio.

ASÍ ES EL RITO DEL SAPO BUFO

Pero, ¿en qué consiste el rito del sapo bufo? Este alucinógeno, que es un veneno, se toma como si fuera una cachimba, con un tubo a través del cual se inhala esta droga. El efecto de la misma, en la mayoría de los casos, no conlleva consecuencias más graves que una desinhibición como en cualquier otra droga o estimulante.

Sin embargo, en algunos casos puede generar complicaciones como asfixia, taquicardias, pérdida de consciencia o convulsiones. Si la dosis es excesiva o el paciente presenta patologías previas, los expertos alertan de que su consumo puede tener consecuencias dramáticas como en el caso del fotógrafo fallecido en casa del actor.

Nacho Vidal no es el único famoso que sigue estas corrientes de pseudoreligiones. En determinados círculos sociales se ha extendido la práctica de estas sesiones iniciáticas ya sea con un propósito “curativo”, ya como una experiencia alucinógena más.

LOS RETIROS DE INNERY MASTERY Y LOS SUPUESTOS EFECTOS CURATIVOS DEL SAPO BUFO

Uno de los grupos más activos en el uso de la bufatina presente en el sapo bufo utilizado por Nacho Vidal es Innery Mastery. Este proyecto, al frente del cuál está Alberto Varela, promete viajes iniciáticos a través de “retiros” en los que se consume el veneno del sapo bufo o la ayahuasca junto con otras sustancias como el yopo, la iboga, el kambo, o la chichaja.

Aunque Varela jamás se ha autodenominado chamán o médico, se conceptúa a sí mismo como un líder “espiritual” que ha sido capaz de crear un movimiento internacional. Su matriz está presente en más de 20 países diferentes con nombres diversos y personas de su total confianza que utilizan sus métodos y estrategias de captación y fidelización de “seguidores”. Varela se vanaglorai de realizar más de 1000 retiros cada año.

En España, uno de su centros más importantes está en Madrid. Aunque no es el único, ya que cuenta con “sedes” de Innerty Mastery en la zona de Marbella e Ibiza, entre otras regiones (la sesión fatídica entre Nacho Vidal y el malogrado fotógrafo tuvo lugar en Valencia).

El precio de cada sesión guiada por la figura que ellos donominan como “facilitadores” oscila entre los 195 euros la sesión básica a 555 euros la más completa que incluye tres días de “experiencia”. A mayor pago, mayor cantidad de droga se suministra, y, en consecuencia, más peligrosa es el “retiro”.

En otros países de Europa como Alemania o Francia, los centros Innery Mastery se han visto acosados por las autoridades a pesar de que siempre ha salido airoso de las investigaciones judiciales. En estos países la regulación sobre drogas y alucinógenos prohíbe el uso de sustancias como la ayahuasca. Es España se carece aún de regulación.

EVENTOS LLAMADA EN REDES SOCIALES Y PÁGINAS DE CLASIFICADOS

La red de Innery Mastery, que en España opera bajo el amparo de la sociedad Gracias Ayahuasca SL, utiliza como focos de captación masiva redes sociales como Facebook. Así, por ejemplo, Laura Torrobadella, a la sazón apoderada de la marca española de Varela, utiliza su perfil de Facebook para explicar sus experiencias en los retiros, incluidas las sesiones con la bufatina del sapo bufo.

Su relación comercial va mucho más que una colaboración como influencer. Ambos comparten la propiedad de una agencia de viajes que organiza vuelos al Amazonas para vivir experiencias chamánicas donde se consumen este tipo de sustancias alucinógenas.

FACEBOOK, LA PRINCIPAL RED DE CAPTACIÓN PARA ESTOS GRUPOS

La red social Facebook se ha convertido en el foco más lucrativo para la red de grupos que promueven estas experiencias en diversos puntos de la geografía española. Además de Madrid, donde el propio Varela recibe a sus seguidores, también circulan por Facebook eventos con iniciativas similares en Ibiza, Marbella o Barcelona. En todas ellas, esta “ceremonia Sapito Bufo Alvariu”s se presenta como un “ritual de sanación terapeútica y espiritual”. El precio al que se ofertan estas peligrosas actividades rondan los 125 euros.

Sin embargo, no es el único foco de interés de estos grupos. Al igual que otros proyectos de corte piramidal, su base de captación reside en la figura de los facilitadores, que utilizan sus redes de contactos para atraer nuevos seguidores mediante la invitación a fiestas privadas. En ellas, el consumo de drogas como el veneno extraído del sapo bufo es abundante y en ocasiones descontrolado.

El caso Nacho Vidal es la última evidencia de que el tursimo chamánico ya es una realidad en España.