Rufian

Habrá presupuestos casi con toda seguridad. El Gobierno ya ha empezado los contactos para aprobar las cuentas que regirán España durante la legislatura. Esta vez, estos Presupuestos Generales del Estado tienen especial importancia no solo porque pondrán punto y final a las cuentas del exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, sino porque de ellos depende que lleguen los 140.000 millones de euros en ayudas europeas. Y de ellas, el PSOE se plantea dar fuertes concesiones a los partidos de las regiones que apoyen sus PGE, es decir, a Cataluña (representada en el Congreso por ERC, Junts x Catalunya y la CUP) y al País Vasco, con PNV y EH Bildu en primera línea.

El presidente del Gobierno ya está dando pasos en ambos sentidos. Ha eliminado del código ético de Las Cortes el hecho de tener que acatar la Constitución y ha acercado presos de ETA a cárceles en el País Vasco mientras lamenta la muerte de uno de los terroristas. Todo esto son guiños, sí, pero lo cierto es que buscan el apoyo a unos presupuestos que estarán plagados de concesiones a estos partidos que regarán con miles de millones dos de las comunidades autónomas más ricas de España en detrimento de otras, previsiblemente.

Fuentes cercanas al PSOE, enteramente conocedoras de las conversaciones que se han mantenido durante las negociaciones, dejan claro que los fondos europeos han sido una cuestión central en las conversaciones que han mantenido ERC y Bildu con el vicepresidente Iglesias. Los nacionalistas han pedido “fortalecer el diálogo como instrumento para abordar la crisis territorial, así como las oportunidades que presenta la reconstrucción y los fondos europeos para lograr avances sociales y económicos en España en un sentido progresista, frente a las posiciones expresadas por quienes forman un bloque de gobernabilidad con la extrema derecha”, ha detallado el diario El Mundo.

Pedro Sánchez está construyendo castillos en el aire. El Estado ha aumentado el gasto, ha reducido los ingresos considerablemente y espera que sea la UE la que con su dinero le de crédito a sus presupuestos. Pero para que Europa mande dinero a España hacen falta dos cosas: la primera, que el Gobierno logre sacar adelante unos presupuestos, y la segunda, que los planes de inversión del Ejecutivo gusten a los frugales para conceder los miles de millones que ponen los dientes largos a los nacionalistas. Y es en este último punto donde el PSOE prevé realizar ingeniería política para regar de dinero Cataluña y el País Vasco sin que se refleje un trato de favor que haga saltar las alarmas en la UE.

Parecía que Sánchez quería unos presupuestos de centro cuando pactaba con Inés Arrimadas, pero lo cierto es que ya se ha sentado con EH Bildu y con ERC, los partidos más a la izquierda y más nacionalistas, para buscar un punto de encuentro que les permita aprobar los presupuestos. El vicepresidente del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, es el encargado de seducir a los más radicales del Congreso. Sánchez se centra en hacer malabares e incluir a Ciudadanos, pero lo que está claro es que la intención del Gobierno es renovar el pacto de la moción de censura y de la investidura para aprobar los nuevos Presupuestos Generales del Estado que pongan punto y aparte a los de Montoro.

La reacción de la Familia Real a la decisión de alejar al Rey emérito Juan Carlos de Zarzuela

Sánchez se niega a desvelarlo, pero nosotros sí sabemos donde está el Rey Juan Carlos

  • Juan Carlos I lleva casi dos semanas alojado en el Emirates Palace.
  • Marlaska acercando presos de ETA a cárceles vascas o palabras como las de “lamento profundamente” la muerte de un etarra han sentado mal en la Policía Nacional y en la Guardia Civil hasta el punto de que el pasado miércoles se manifestaron a las puertas del Congreso, sin embargo, estos colectivos de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado no suman para aprobar los presupuestos y EH Bildu sí.

    De los 140.000 millones de euros de la UE, la mitad al menos vendrán en forma de créditos. Pero sin presupuestos no podrá llegar ese dinero, que el Gobierno prevé empezar a administrar para mediados de 2021. De ahí se financiará todo, y como es de esperar, se concederá dinero a las comunidades autónomas y habrá que ver en qué condiciones y si se otorgará de forma equitativa.

    Por el momento, la fase actual está plagada de guiños. Presos, mesas de diálogo para tratar cualquier tema, incluido el referéndum y otros asuntos similares, pero esta no es la cuestión de fondo. Evidentemente, de cara a la galería es previsible que el PSOE, tal y como aseguran fuentes de dentro del partido, ceda en algunas de estas cuestiones, pero lo importante es el dinero. Y ese dinero vendrá de Europa siempre que haya presupuestos, pero antes de eso, ERC, PNV y EH Bildu firmarán de antemano un pacto que les garantice una buena tajada de los pactos. No hay que olvidar que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, pidió dinero tan pronto se supo que Europa lo iba a conceder.