La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, ha destacado que la Comunidad foral inicia el domingo la conocida como ‘nueva normalidad‘ ampliando aforos y abriendo nuevos espacios, pero manteniendo restricciones porque “nuestra vida no va a ser igual que antes de la pandemia ni podrá serlo hasta que no tengamos una vacuna”.

Así, según ha detallado la presidenta del Ejecutivo foral en rueda de prensa, como norma general se amplían los aforos hasta el 75% como máximo “cumpliendo con las debidas garantías” y se abrirán nuevos espacios y actividades como los parques infantiles o los clubes de jubilados. Se recupera, asimismo, la movilidad por todas las comunidades en la misma situación.

En concreto, entre otras medidas, se aumenta hasta un 75% el aforo en las piscinas; el aforo en las terrazas de los bares se sube al 100%; se reabren los columpios y parques infantiles con medidas de higiene o se recupera el ciclo educativo de 0-3 años. Además, se permite la reapertura con condiciones de clubes de jubilados o bajeras y la reactivación de actividades culturales y deportivas con topes máximos de aforos (500 personas en el interior y 1.000 al aire libre).

También se mantienen algunas restricciones por ejemplo en las discotecas para no utilizarlas como zonas de baile, pero sí permitiendo la apertura de terrazas o la instalación de mesas en el interior.

Para la presidenta del Ejecutivo foral, “lo que hemos vivido y las consecuencias de esta crisis y esta pandemia debieran ser razón más que suficiente para asumir que ahora toca vivir de esta manera y que a futuro ya tocará retomar costumbres o actos que ahora son incompatibles con la prevención y el freno del Covid-19”.

En este sentido, Chivite, que ha comparecido junto a la consejera de Salud, Santos Induráin, para presentar las medidas acordadas para la ‘nueva normalidad’ en una sesión de Gobierno extraordinaria, ha apelado a la “responsabilidad individual” en esta nueva etapa y ha advertido de que “el virus sigue ahí”.

“No hay más que ver lo que está sucediendo en otros países para darnos un baño de realidad y recordar cada minuto que el riesgo sigue existiendo y que en cualquier momento puede haber un brote si no somos estrictos en el cumplimiento de las recomendaciones de distancia física e higiene”, ha remarcado.

Según ha indicado, “nos preocupa el hecho de que tener datos positivos en Navarra” sobre la incidencia del coronavirus “pueda generar un efecto psicológico de que está todo hecho cuando no es así”. Y ha afirmado que aunque es “una buena noticia tener esos datos, el objetivo debe ser mantener buenos datos en los sucesivo”.

“Eso pasa por la responsabilidad individual, el cumplimiento de las recomendaciones y seguir en la línea de detección rápida y seguimiento de nuevos casos”, ha subrayado Chivite, para quien la apertura de la movilidad va a suponer “un factor determinante”.

Por ello, ha manifestado que su Gobierno se decantó por mantener el estado de alarma hasta el final, ya que, “cada día que pasara con el control de movilidad nos permitía avanzar en la mejora de la situación y llegar a este momento con los mejores indicadores”; y ha destacado que “siempre” les ha guiado “el principio de prudencia”.

De ahí, ha continuado la presidenta, que Navarra haya ido avanzando en las fases con “restricciones propias” a las circunstancias de la comunidad, restricciones que “seguiremos manteniendo” a partir del domingo. “La apertura de la movilidad es un reto y abre un escenario todavía más complejo si cabe, por eso, administraciones y ciudadanía debemos aunar esfuerzos para unir gestión con responsabilidad individual”, ha subrayado.

Asimismo, la jefa del Ejecutivo foral ha agradecido la “colaboración” con las distintas instituciones y con la propia sociedad civil durante este tiempo y ha garantizado que “seguiremos poniendo recursos y medidas para atender a las personas más vulnerables, empresas o autónomos”.

“No vamos a escatimar ni recursos ni esfuerzos para la reconstrucción y activación de nuestra comunidad con la perspectiva de la salud pública como referente”, ha asegurado Chivite, quien ha esperado que este nuevo tiempo que comienza “discurra bien, no tengamos que dar pasos atrás y la ciudadanía disfrute de esta etapa, pero con responsabilidad”.

SIETE DÍAS SIN FALLECIDOS

Por su parte, la consejera de Salud, Santos Induráin, ha manifestado que “tenemos que aprender a vivir y convivir con el Covid-19, que nos ha cambiado la vida y ha venido para quedarse“.

Ha incidido en la importancia de respetar la distancia de seguridad y del uso de mascarillas si no se puede mantener, así como la higiene y desinfección. Y ha explicado que “es mejor actividades en la calle; en espacios abiertos que cerrados; mejor estancias cortas que largas o mejor estar sentados que de pie o en movimiento”.

En cuanto a la evolución de los casos en Navarra, Induráin ha valorado que la Comunidad foral lleva siete días sin fallecimientos por Covid-19 y ha explicado que, en el último día, se han registrado siete nuevos casos confirmados por PCR y un nuevo ingreso hospitalario.

La consejera de Salud ha remarcado que ahora “pasamos de una situación de alarma a un estado de alerta” y ha apostado por “seguir reforzando y preparando el sistema ante posibles rebrotes”. También ha defendido la “estrategia de detección y cribado asentada” en Navarra y, en este sentido, ha explicado que a día de hoy se han realizado 73.345 PCR.

LAS FIESTAS, “DE ALTO RIESGO”

Por otro lado, la consejera ha hablado sobre la importancia de “evitar riesgos evitables” y ha señalado que las fiestas patronales suponen “una situación de alto riesgo y de rebrotes” que se deben evitar.

“La situación sigue siendo delicada y frágil, cada día hay noticias de rebrotes en sitios distintos, rebrotes que se están controlando y atajando, pero que nos llevan a un estado y a una situación de máxima prudencia y continua alerta”, ha comentado.

Por este motivo, ha incidido en la idea de que “las fiestas pueden esperar a poder desarrollarlas, celebrarlas y compartirlas en un escenario más seguro que este año 2020”. “Ahora toca primar la seguridad, son eventos de alto riesgo y ya falta menos para las fiestas de 2021”, ha manifestado.

En este mismo sentido, se ha pronunciado la presidenta Chivite quien ha llamado a la “responsabilidad individual”. “Estamos por la vía de convencer y disuadir de celebraciones”, ha agregado.

Según ha indicado, “cuando apelamos a no celebrar fiestas populares no estamos diciendo que haya que renunciar al turismo, al ocio o al deporte”, pero ha incidido en la idea de que “tenemos que interiorizar que hay que hacer las cosas de otra manera, con otras reglas de juego, con un plus de responsabilidad de cada uno de nosotros”.

Comentarios