negacionistas

Era una tarde más en la plaza de Callao, en el centro de Madrid. A escasos metros de la Plaza de Sol, un grupo de defensores antivacunas, que niegan la realidad de la pandemia y los efectos del covid-19 y que difunden las desinformaciones sobre el 5G como el nuevo gran peligro de la humanidad, se manifiestan. Están en su derecho, aunque lo hacen sin las medidas básicas de seguridad en cuanto a mascarillas y distancia de seguridad. Al menos en esto, son coherentes. También allí, con todo el derecho que le asiste, acudió la periodista científica youtuber Rocío Vidal, alias la Gata de Schrödinger en redes sociales y YouTube. Durante la manifestación, ha sido acosada y hostigada por el grupo de manifestantes a quienes, asegura, iba a entrevistar para dar su punto de vista. Así es como los negacionistas la han increpado.

En un principio, la periodista se ha limitado a denunciar los hechos públicamente en su cuenta de Twitter, motivo por el que también ha sido acosada, aunque la mayoría de respuestas son de apoyo. En su mensaje, explica que, además de tener que salir de allí con miedo, ha denunciado a los increpadores a las autoridades que controlaban la manifestación.

¿QUIÉN ES RAFAEL PALACIOS, RAFAPAL?

La periodista no ha dudado en identificar públicamente a quien ha sido el mayor hostigador entre los negacionistas: Rafael Palacios, que se da a conocer en Internet como Rafapal (tiene una web en la que reza periodismo para mentes cósmicas. Por supuesto, con su nombre como eje. Este periodista es uno de los más activos y movilizadores del movimiento antivacunas en España. Desde el primer momento, ha sido uno de los principales negacionistas de la dureza y el peligro que supone el covid-19. Para ellos, es una conspiración que se creen todos lo que no piensan como él.

Para argumentar su teorías, utilizar a médicos disidentes, investigaciones de dudosa fiabilidad y fotografías sin un origen confirmado. Por ejemplo, y en relación al brote de Lérida, han publicado una información en la que acusan de farsa el confinamiento, puesto que, dice, es un espacio que está vacío. En el vídeo, el periodista utiliza la mofa para comentar las imágenes, ya sean fotos o vídeos. Este es el modus operandi: un evento y su negación.

Sin ir más lejos, este vídeo está publicado en Youtube el 5 de julio, y ha esperado hasta el 7 de julio para publicarlo, cuando se da la noticia del confinamiento de las zonas con brotes en Lérida.

ASI ACOSAN LOS NEGACIONISTAS A UNA CIENTÍFICA YOUTUBER

Rocío Vidal ha optado por publicar el vídeo de los dos minutos más tensos, aunque no el completo, que aún no ha publicado en su canal de YouTube.

“Si alguna vez te quieres convertir en periodista lo que tienes que hacer es contrastar la información. He trabajado 14 años de periodista, cosa que tú en tu puta vida has hecho”, comienza el manifestante antivacunas sin distancia de seguridad y, por supuesto, sin mascarilla. La científica divulgadora le ha respondido pero no la han dejado hablar. En un gesto de autoritarismo, que se ha evidenciado en más de un momento del vídeo cuando hace callar a todos porque está hablando él, ha continuado con su perorata: “No te enteras, te crees todo. O eres tonta o una agente del Nuevo Orden Mundial para destruirnos. Quieres que la gente se muera asfixiada”.

Aquí se muestran dos de los grandes mantras de estos conspiranoicos: es el Orden Mundial quien está en su contra (porque son tan importantes que tienen que callarlos), y quieren que muramos asfixiados (porque buscan una extinción selectiva que ellos han descubierto).

QUÍTATE LA MASCARILLA

“La salud se basa en nuestra coherencia con el entorno natural. Si tú te metes un químico tú te estás protegiendo, por otro caso, este bonito físico que tienes”, todo esto mientras mira con una sonrisa de arriba a abajo a la joven, que ha saltado como un resorte acusándole de machismo. Su respuesta: “piel fina”. Todo esto mientras el círculo de antivacunas se cerraba sobre ella. En un momento, cuando se ha ido, la ha perseguido una mujer de edad, y le pedido que se quite la mascarilla para verla la cara. Solo una voz entre todo el mogollón ha defendido el derecho de la periodista divulgadora científica a no quitarse la mascarilla ante los negacionistas.

Estos son los mismos que además de negar los efectos reales del COVID-19, impulsan la teoría de la conspiración sobre el 5G y a Bill Gates como responsables de la pandemia para implantar microchips a través vacunas y así controlar las mentes de los ciudadanos.

Comentarios