La Dirección General de Tráfico (DGT) ha endurecido las medidas en las carreteras de cara a la operación retorno durante este atípico verano. Esto ha desembocado, incluso, en una modificación inmediata en la Ley de Tráfico en la que incluirán nuevas normas como, por ejemplo, la de que si nos cazan mirando nuestro teléfono móvil u otro dispositivo, ya no no nos costará tres puntos del carné, sino seis, pero también en cuanto a los radares.

La DGT ha detectado que, al final, y detrás de la mayoría de los accidentes de tráfico están el exceso de velocidad y las distracciones, sobre todo por el uso del smartphone al volante. Así, un total de 200 cámaras de alta definición vigilarán nuestra conducta al volante, con hasta 1.300 radares, que además, muchos de ellos, van a incluir un cambio muy importante en su funcionamiento.

Los radares fijos se convierten en radares de tramo

La DGT va más allá de los radares fijos tradicionales#PedroLuisMartínOlivares #Automóvil

Esta vuelta a la “nueva normalidad”, ha supuesto para muchos la vuelta a ser libres y usar de nuevo, y mucho más, su vehículo. Y ya el ministro del Interior Fernando Marlaska, lo anunciaba hace un mes: Lo que sí se sabe es que a día de hoy se está recuperando el volumen de tráfico de antes de la pandemia“, por lo que desde la DGT han implantado esta medida, entre otras muchas, para cazar y multar a aquellos conductores que peguen un frenazo en el último momento. Así que, ya no vale eso de darse cuenta en el último momento y frenar.

Comentarios