el corte ingles

ONG y asociaciones defensoras de los derechos de las personas mayores han advertido de que la pandemia ha “agravado” la discriminación por edad, piden que no se abandone a los mayores contagiados de Covid-19 en las residencias y que tengan garantizado el derecho a recibir atención sanitaria, con motivo de la celebración este jueves 1 de octubre del Día Internacional de las Personas de Edad.

Así, las organizaciones Grandes Amigos, Fundación Pilares para la autonomía personal, Envejecimiento en Red, HelpAge International España y Matia Fundazioa se han unido en la campaña #SoyMayorSoyComoTú para denunciar que la actual crisis por la pandemia del Covid-19 “ha agravado, aún más, la discriminación por edad”.

A través de un vídeo y un manifiesto, las organizaciones señalan la necesidad de transformar el modelo de cuidados, trabajar para crear entornos más amigables y sociedades más inclusivas y contar con un marco legal sólido y medidas específicas que protejan los derechos y la dignidad de las personas mayores.

La declaración del 1 de octubre como Día Internacional de las Personas Mayores cumple 30 años en un momento marcado por el impacto de la Covid-19 en los derechos y la vida de las personas mayores.

A pesar de que los principios de no discriminación por razón de edad y de igualdad están reconocidos en España y en el Derecho Internacional, las organizaciones advierten de que las referencias específicas a los derechos de las personas mayores se encuentran “dispersas” en diferentes tratados y acuerdos.

Además, en los últimos meses, según denuncian, se ha comprobado que la vejez “sigue estando asociada a debilidad y enfermedad” y que “se otorga menos valor social a la vida de las personas mayores, como si fueran sacrificables”.

Por ello, consideran “más urgente que nunca” aumentar la coordinación entre los servicios de salud y los servicios sociales, para que quienes viven en un centro residencial tengan garantizado su derecho a recibir atención sanitaria pública en igualdad de condiciones, tanto primaria como especializada.

En todo caso, subrayan que los mayores quieren vivir en sus casas y, por ello, reclaman la “transformación y mejora” de los servicios sociosanitarios de atención domiciliaria que se complementen con la atención familiar “desde un enfoque de género”.

NUEVO MODELO DE RESIDENCIAS

En la misma línea, Accem ha subrayado que se hace preciso apostar por “un nuevo modelo de residencias y otros alojamientos en los que se trabaje desde un enfoque de atención centrado en las personas, se garantice un sistema de inspección y el control y se comprometa la atención sanitaria por parte del sistema público de salud”.

Accem, que desarrolla proyectos con mayores en el medio rural o en la emigración española en Bélgica, suscribe el manifiesto de la Mesa Estatal por los derechos de las Personas Mayores que reclama, entre otras cosas, la aprobación de una Ley integral de los derechos de las personas mayores.

En este manifiesto también se pide una reforma de la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, acordada entre todas las administraciones para promover la autonomía personal y adaptar las prestaciones a la nueva realidad y demanda de cuidados.

Accem advierte de que está extendida la discriminación a los mayores, también conocida como “edadismo”, que “aumenta aún más cuando la participación de las personas mayores en el espacio público ha quedado reducida al mínimo por los efectos del coronavirus” y que “alcanza límites dramáticos cuando la edad cronológica se ha convertido en criterio de acceso para recursos y atención pública”.

Ante esta situación, Accem apuesta por la promoción de un envejecimiento activo, basado en la prevención y en el fomento de la autonomía y el protagonismo social de las personas mayores.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Abuelos y Abuelas de España Francisco Muñoz, ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “haga algo” por los mayores en residencias, ya que, a su juicio, están “absolutamente abandonados”.

“Parece que estamos esperando a que se mueran, no se medicalizan las residencias”, ha denunciado Muñoz poniendo algunos ejemplos como el de una residencia en Chiva donde casi un centenar de ancianos han estado confinados durante un mes porque no les llegaban los resultados de la PCR.

Además, pone en duda las cifras oficiales de mayores fallecidos por el Covid-19, teniendo en cuenta que “hay 48.000 pensionistas que han dejado de cobrar la pensión”.

Los abuelos de España difundieron el pasado 10 de septiembre una carta dirigida al presidente del Gobierno “para intentar que haga algo a favor de las residencias y de todos ante el coronavirus” pero Muñoz lamenta que Sánchez no les ha “hecho caso en absoluto”.

“JUGARSE LA VIDA” CUIDANDO A LOS NIETOS

Por otro lado, con respecto a las consecuencias del Covid-19 en la relación con sus nietos, Muñoz reconoce que lo están pasando mal y ha advertido de que se están “jugando la vida” al cuidar de sus nietos cuando les confinan por un caso positivo de coronavirus en su clase y los padres no pueden dejar su trabajo para atenderlos.

“Deberían preguntarse: ¿Qué ocurre cuando confinan a un niño? ¿Qué hacen los padres? Alguien tendrá que dar una solución, pero no, esa solución viene de que el abuelo se juegue la vida. No me parece de recibo”, ha subrayado Muñoz.

Según precisa, los padres de los niños son los primeros que impiden que los abuelos se arriesguen a estar con los nietos, para evitar un posible contagio del Covid-19, y al ser los mayores población de riesgo.

Si bien, reconoce que los padres se encuentran con “un problema muy grande” y hay “muchísimos casos” en los que los abuelos sí se están quedando con los nietos “porque no queda otro remedio”.

UN PODCAST PARA EMPATIZAR CON LOS MAYORES

Para homenajear a todos los mayores, el grupo Casaverde ha lanzado el podcast ‘Palabras mayores’, una serie en formato documental que recorre las vidas de distintas personas mayores, con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre el edadismo para evitar la discriminación de las personas por su edad.

La primera temporada se presentará este jueves 1 de octubre en un evento que se celebrará en cada uno de los centros del grupo a las 12.00 horas, y en el que un familiar leerá una carta a los residentes en representación del resto de familiares para describir y poner en valor la actual situación que viven: su día a día, los ejercicios que realizan, sus inquietudes y anhelos.

La primera temporada de ‘Palabras mayores’, recoge el testimonio de Antonio, María Dolores, Teresa y Fernando, cuatro residentes de Casaverde que han vivido la pandemia en la residencia. El objetivo es que cualquier persona que escuche sus historias pueda empatizar con ellos y conocer cómo viven y qué sienten.