Los incendios forestales que afectan a trece municipios de la provincia de Ourense ya han calcinado más de 8.000 hectáreas. La situación más complicada se registra en Vilariño de Conso, donde este martes continúa activa la situación 2 de alerta por la proximidad de las llamas Soutogrande y Soutelo.

El de Vilariño de Conso es uno de los de mayor envergadura, puesto que ha afectado a unas 2.000 hectáreas desde su declaración a las 2,22 horas del domingo en la parroquia de Sabuguido. También lleva unas 2.000 hectáreas quemadas el incendio que continúa activo desde las 19,40 horas del sábado en Lobios, concretamente en el Parque Natural da Baixa Limia-Serra do Xurés.

Además de estos, continúan activos focos en otros siete ayuntamientos ourensanos –Cualedro, Rairiz de Veiga, Vilardevós, Manzaneda, A Mezquita y Laza–, están estabilizados los de Vilar de Barrio, A Gudiña y Muíños y controlado el de Maceda.

Los incendios y las labores de extinción han provocado el corte de un carril de la A-52 en sentido Madrid. En concreto, según informan a Europa Press fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT), el corte afecta al tramo entre los puntos kilométricos 173 y 168, a la altura del núcleo As Estibadas, en Cualedro.

Comentarios