El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha lamentado que le tachen “de facha” por hablar del “amor a la bandera”, “de cosas que no cotizan en sociedad, como el honor”, o por “oponerse a tabús establecidos” con su discurso.

En una entrevista en Radio Inter, el también diputado nacional y portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid ha lamentado que “lo triste es que el apego al territorio sea llamativo cuando debería ser lo normal”.

Esto le ha llevado a arremeter contra una clase política “alejada del terreno, de la vida normal, la casta, como decían algunos”. La respuesta, para el concejal, vino de mano de personas como él y los integrantes de su partido, que han saltado a la política “por necesidad y obligación” teniendo claro de donde vienen.

“Somos la parte de España que se levanta cada mañana para trabajar por su patria, que son sus amigos y familiares”, ha declarado para resumir, a renglón seguido, que dedicarse a la política es “dedicar las mejores capacidades a la cosa pública” y siendo “una etapa temporal en la vida, no un modus vivendi”.

Ortega Smith resume la finalidad de la política en tres reglas: “a la política se viene a servir, no a servirse”; “a la política se viene a solucionar problemas, no a crearlos”; y “en la política se debe anteponer el interés general al particular”. “Si no se cumplen, mejor quédese en casa”, ha aconsejado.

Javier Ortega Smith ha asegurado que en Vox son iguales a cómo eran hace seis años, cuando se fundó el partido. “Decíamos en la fundación lo mismo que decimos en este momento, cuando somos la tercera fuerza política, estamos en once parlamentos autonómicos, en el Parlamento Europeo y en casi 500 ayuntamientos”, ha sostenido.

Cuando han entrado en las instituciones se han encontrado algo que esperaban, “las miserias de la política”, con “pactos inmundos tras las puertas de los despachos y una escenografía en el hemiciclo o pactos contra natura con tal de tener un puesto más en la Mesa del Congreso o que para presidir una comisión vendan a la madre”. “Sean un poco dignos. ¿Qué más da no tener 600 euros más al mes? Quédese con el sueldo ‘pelao’ pero sea más digno”, ha espetado.

El secretario general de Vox ha puesto sobre la mesa cuestiones por las que dice que son atacados, como la “ideología de género”. “Nosotros no miramos el color de la piel, ni la religión ni el sexo. Cuando dices esto de sentido común te tachan de todo, de machista, que no te importan las mujeres, que somos quienes alentamos y buscamos el voto de maltratadores, como dijo algún mamarracho”, ha declarado.

Y todo porque “son cosas que no cotizan en sociedad, porque hablar del honor es tanto como que te miren como a un extraterreste. O por hablar de lealtad, de verdad”. También cuando hace muestras públicas de amor a la bandera, que es “la representación en tela del amor a tus compatriotas, algo que sería normal en cualquier país pero por lo que aquí te tachan de facha”.

Comentarios