El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha indicado que un Gobierno en el que está Unidas Podemos, que “presume” de ser “el Gobierno más de izquierdas de los últimos 40 años” no puede aceptar que España sea “medalla de plata en tasa de pobreza infantil”.

“Para un Gobierno que presumimos de ser progresistas, de ser el gobierno probablemente más de izquierdas de los últimos 40 años en este país, un gobierno del que Unidas Podemos forme parte no puede aceptar que España sea medalla de plata a nivel europeo en tasa de pobreza infantil”, ha indicado Pablo Iglesias.

Así lo ha subrayado el vicepresidente segundo del Gobierno este jueves 15 de octubre durante el acto de conmemoración institucional del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Iglesias también ha destacado algunos “logros” conseguidos en los primeros nueve meses del Gobierno de coalición para luchar contra la pobreza como la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, sobre el que ha dicho que “hay que seguir mejorándolo” para evitar “cuellos de botella”, para que sea “más ágil” y llegue a más gente.

Pablo Iglesias ha recordado la visita en febrero del entonces relator de la ONU para la pobreza extrema, Philip Alston, quien redactó un informe “demoledor” poniendo de manifiesto una realidad de pobreza y exclusión en España “muy dura, casi siempre invisibilizada y criminalizada”, diciendo incluso que en algunos casos las condiciones eran “mucho peores que en los campamentos de refugiados”.

Ante esta situación, el vicepresidente segundo del Gobierno considera que no solo hacen falta nuevas prestaciones sino “corregir las deficiencias de la propia estructura económica”.

“Es absurdo pensar que la política social de un Gobierno tiene únicamente que ver con ayudas y prestaciones, es un error de fondo, nosotros no somos la Vicepresidencia de las ayudas y prestaciones”, ha aclarado.

Por ello, ha apostado por una “transformación de la estructura productiva” que apueste por el desarrollo sostenible, la creación de alto valor añadido y la reindustrialización; que no dependa en “exceso” del turismo internacional o que no solo se vincule a la industria de la construcción “que está detrás de buena parte de los problemas de la corrupción”, según Iglesias.

El vicepresidente de Derechos Sociales también ha pedido a las organizaciones del Tercer Sector, a las asociaciones de la sociedad civil y a los sindicatos que no dejen de “presionar” al Gobierno “desde abajo”. “Quien diga que un Gobierno no recibe presiones, miente”, ha afirmado.

En este sentido, ha deseado “estar a la altura” en la lucha contra la pobreza y ha asegurado que van a prestar especial atención a las discriminaciones que sufren los migrantes, trabajadoras domésticas, población gitana, personas con discapacidad, niños, jóvenes y mujeres.

Por su parte, el secretario de Estado de Derechos Sociales ha anunciado que van a impulsar en “las próximas semanas” el Plan Operativo de desarrollo de la Estrategia Nacional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social 2019-2023.

Según ha puesto de relieve Álvarez, “la pobreza es algo que va más allá de la escasez, es una auténtica violación de derechos humanos”, una “realidad tozuda” que “se reproduce intergeneracionalmente”.

DEFICIENCIAS DEL INGRESO MÍNIMO VITAL

Por ello, ha subrayado la importancia de “enterrar la austeridad” y ha destacado, al igual que Iglesias, el Ingreso Mínimo Vital, aunque ha reconocido que tiene “deficiencias” debido a su “rápida” puesta en marcha y ha adelantado que aprovecharán el trámite parlamentario para introducir enmiendas en este sentido.

Precisamente, el presidente de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) y de EAPN Europa, Carlos Susías, ha pedido a Álvarez que “eliminen cuanto antes esas disfunciones” en el Ingreso Mínimo Vital para que “sea un sistema moderno, rápido y ágil porque detrás hay familias pasando extrema necesidad”.

También ha reclamado que se refuerce el sistema educativo, el sistema sanitario y un sistema de servicios sociales “potente” con un catálogo de prestaciones básicas “de manera urgente”; y que se retome el proceso de diálogo para asegurar la sostenibilidad del Tercer Sector.

Según el informe sobre la pobreza en España presentado este miércoles por EAPN, en España ha aumentado el número de pobres pero además son mucho más pobres que antes.

El estudio revela que el 20,7% de la población española, es decir, unos 9,7 millones de personas, estaban en riesgo de pobreza en 2019, sin contar, por lo tanto, a las personas que hayan caído en esta situación a causa de la pandemia.

Además, pone de relieve que en España hay unas 640.000 mujeres más que hombres en situación de pobreza y exclusión social; y muestra que la tasa de pobreza infantil se incrementó en 2019 en seis décimas con respecto al año anterior y alcanzó al 27,4% de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años, casi siete puntos porcentuales más que la tasa del resto de población.