artistas
Conciertos.
Radio 3 ha lanzado temporada apostando porque sus oyentes reivindiquen “la sensibilidad”, “la música” y “la cultura”. Uno de los espacios más emblemáticos de la emisora pública, ‘Disco grande’ con Julio Ruiz, está entrevistando a diferentes grupos y artistas con la intención de que estos reivindiquen la necesidad de la cultura en la sociedad.
Y no es para menos: la crisis sanitaria está pasando factura en la industria cultural y grupos ‘festivaleros’ que parecían consolidados están abocados ahora a un futuro que se presume como negro. Y es que la música en España vivía una especie de momento dorado, ‘Movida 2.0’ descentralizada gracias a festivales donde predominaba una música indie devorada por jóvenes con estética hípster.

LA GRAN COSECHA DE 2019: LOS ARTISTAS MILEURISTAS SE LLEVAN UN GOLPE BRUTAL

Seguramente 2019 fue el año en el que más artistas vivieron en nuestro país de su pasión o vocación. Y es que los festivales, a pesar de los tambores de burbuja, estaban expandiéndose y consolidándose gracias al creciente éxito del turismo cultural entre los jóvenes que, cansados de ‘la playa noventera’, buscaban música en directo y al aire libre.
La combinación de música alternativa (y de escaso compromiso político y social), alcohol y juventud parecen el coctail perfecto para los miles de españoles que se recorren, o más bien recorrían, el país de festival en festival.

CRISIS DE ARISTAS VARIOS

La música no solo afecta a bandas emergentes y djs: la hermanad de los Estudiantes de Sanlúcar de Barrameda ha cesado su actividad en el mundo cofrade como Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de los Milagros, a causa del COVID19.
Tampoco están para tirar cohetes en las txarangas de Navarra, en las bandas de música de la Comunidad Valenciana o en las incombustibles verbenas gallegas que se hacían más de cien ‘fechas’ cada año. 

MALOS MOMENTOS ENTRE LAS BANDAS DE MÚSICA DE LA COMUNIDAD VALENCIANA

La presidenta de la Federació de Societats Musicals de la Comunitat Valenciana, Daniela González Almansa, ha narrado los problemas que se están encontrando las bandas valencianas a la hora de retomar las actuaciones.
“Actualmente, casi todas las bandas de música se han puesto en marcha manteniendo los protocolos de seguridad y con muchísimo cuidado (…) Es muy difícil enseñar a metro y medio de distancia porque hay muchas entidades que cuentan con locales pequeños y por esa situación de seguridad no se pueden juntar todas“.
“Necesitamos que nos dejen ensayar en los parques, las plazas, los campos de fútbol… donde no molestemos a nadie pero que nos cedan espacios, eso sí, con toda la seguridad del mundo, eso es lo primero para nosotros”, añade a El Periòdic. 

VEINTE MILLONES DE EUROS POR EL SUMIDERO

“Con los nuevos brotes hay ayuntamientos que están empezando a cancelar los pocos actos que estaban habiendo y habrá que seguir a la espera a ver cómo se desarrolla todo. De momento, hacemos actuaciones en pequeños formatos con toda la seguridad”, asegura.
González Almansa cuantifica las pérdidas entre las bandas en alrededor de veinte millones de euros y asegura que las mismas “se están reinventando, ofreciendo conciertos en pequeños formatos para intentar conseguir algo de dinero porque parte de ello se va a las escuelas de música”.

LAS SALAS CON MÚSICA EN DIRECTO, OTRO GOLPE PARA LOS ARTISTAS

Las salas que ofrecían música en directo tampoco ven el final del túnel: las barcelonesas Jamboree, Tarantos y Moog han suspendido su programación al advertir con preocupación las medidas restrictivas del Gobierno central respecto al ocio nocturno.
“A pesar de nuestra intención manifiesta de recuperar una cierta normalidad, sentimos mucho comunicar que nos vemos obligados a anular las actuaciones y programaciones previstas por nuestros tres espacios”, explican.