protesta

Desde luego, la manifestación del pasado domingo contra las medidas sanitarias ha dado mucho que hablar entre todos. La Delegación del Gobierno ha anunciado que tomará cartas en el asunto y que no dejará sin sanción a los cerca de mil manifestantes que no guardaron distancia ninguna ni se pusieron mascarilla. Sin embargo, los mensajes relacionados con esta protesta son aún más inquietantes. Un experto en sectas llamado Luis Santamaría se coló en los grupos de Whatsapp de algunos de los organizadores de la protesta y sus forma de pensar y animar a los suyos ha dado que hablar, pues parecen personas más cercana a los terraplanistas y a los antivacunas que a cualquier otro grupo, ya que sus mensajes son, cuanto menos, inquietantes.

“Por favor, centrémonos en mantener la vibración alta, no van a poder con nosotros. Luz y amor a todos, incluso a los que actúan por miedo, son hermanos de luz que de momento no pueden ver la verdad, démosle nuestro amor”, reza uno de los primeros mensajes que circulaban entre los móviles de los que se manifestaron el pasado 16 de agosto en la plaza de Colón. A estos mensajes tuvo acceso Santamaría y no ha dudado en publicarlos para que se conozca quién está detrás de este tipo de eventos.

Lo cierto es que quienes se dedicaron a instigar los gritos que negaban la existencia del coronavirus, también se han dedicado a pedir dinero a través de discretas cuentas de Youtube. El canal Revelión en la Granja ha publicado un vídeo en el que difunden teorías conspiratorias y piden financiación. “Si te lo puedes permitir y te apetece, colabora con donaciones a nuestro canal ReVelión en la granja”, comentan en el pie del vídeo. “Es hora que se nos oiga, x un pais libre d políticos corruptos, manipuladores…”, comenta uno de los seguidores del canal.

“Según parece, la comunicación oficial de la manifestación a la Delegación del Gobierno la hicieron dos ciudadanos a título particular, llamados Fernando y Ricardo”, asegura el experto en sectas. Pero los mensajes dejan claro el pie del que cojea este colectivo en su totalidad.

También el canal de Youtube La Quinta Columna TV ha dedicado un vídeo de agradecimiento a todos los que se dedicaron a gritar que querían ver el virus.

“Me pasan estos mensajes de grupos de gente que participará hoy en la manifestación #Madrid16A. Entre lo ridículo y lo peligroso…”, ha comentado el experto en sectas mientras colgaba las capturas de las conversaciones que le han llegado de los organizadores. Estas son algunas de ellas, sobretodo las más inquietantes.

“Recordar (Sic) salir del grupo una vez termine la manifestación para que no nos puedan rastrear, y al volver a casa entrar de nuevo!”, afirmaba uno de los organizadores desde un grupo de Whasapp. Pero este mensaje no es el que más ha llamado la atención ni por asomo, pues hay algunos más conspiranoicos dignos de remarcar. Aún así, hay otro aspecto que hay que resaltar antes, que es la organización de estos grupos para evitar las posibles consecuencias penales o administrativas de su irresponsabilidad.

“Si Jose, que cada uno a partir de mañana visite el hospital más cercano y nos muestre los rebrotes y todo colapsado como dice la tele”, comenta otro de los organizadores que buscaba dar un golpe de efecto a su protesta antimascarillas. Con este mensaje, los organizadores buscaban esquivar a la policía y a quienes buscaran multarles por promover algo que algunos agentes entienden que es un delito contra la salud pública.

“La peste bubónica fue un complot para lanzar la imprenta y el Renacimiento e implantar el nuevo orden mundial. La historia se repite”, aseguraba otro de los organizadores. Con este tipo de mensajes queda claro que este grupo que se manifestó sin guardar la distancia de seguridad y sin mascarilla está más cerca de los terraplanistas que de cualquier otro grupo, sin embargo, las consecuencias hasta el momento para estos manifestantes han sido nulas.

“Queremos ver el virus”, gritaban en coro todos los manifestantes. El Gobierno ya ha avisado de que sancionará con “dureza” a todos los que no respetaron las normas para prevenir contagios. Sin embargo, los mensajes filtrados por este experto en sectas ya dejan claro que lo que buscan la mayoría de estos manifestantes es librarse de unas consecuencias legales que conocían.

En la Comunidad de Madrid está prohibido no utilizar mascarilla en los espacios públicos y fumar en la calle en todas las zonas aquellas donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad. Medidas que pueden ser interpretadas por muchos como excesivas pero que en última instancia no buscan otra cosa que garantizar la seguridad de los ciudadanos. Todas estas normas fueron infringidas por los más de 1.000 manifestantes  y ahora se enfrentan a sanciones de hasta 100 euros.