policía

El Juzgado de lo Penal número 1 de Albacete tiene previsto juzgar el próximo 22 de octubre a J.C.N.M., acusado de insistir en varias ocasiones a una mujer que limpiaba el bar en el que éste trabajaba, a que mantuviese relaciones sexuales con él a cambio de dinero, recibiendo la negativa por parte de ella en todo momento.

En el escrito de la Fiscalía, se expone que el 11 de marzo de 2017, sobre las 17.45 horas en Albacete, J.M.G.R. acudió a un bar de la ciudad, propiedad de M.M.P para trabajar como limpiadora. Al llegar al establecimiento, se encontró con el acusado, quien además de indicarle dónde se guardaban los productos de limpieza le dijo que debía fregar el suelo mientras él se encargaba de limpiar la barra del bar.

Tras aproximadamente una hora de estar trabajando, la denunciante se acercó a la barra con intención de limpiar unas mesas próximas, momento en el que el acusado le manifestó que conocía a muchas chicas que trabajaban por dinero –refiriéndose a relaciones sexuales–, aunque le matizó que él, antes de tener una relación sexual con una mujer prefería conocerla antes.

Más tarde, cuando la mujer se encontraba limpiando el cuarto de baño, el acusado “muy lanzado” le preguntó si ella sexaba a cambio de dinero, una pregunta a la que J.M.G.R. le respondió de manera negativa. Así, el acusado le ofreció trabajo como planchadora en su domicilio a lo que la denunciante le respondió que se lo pensaría.

En otro momento de la tarde, el acusado le volvió a decir que si trabajaba en su casa le pagaría más dinero y que de esta forma podrían tener relaciones lascivas ya que su mujer estaría trabajando y su hijo en el colegio. Una sugerencia a la que la denunciante se negó.

TOCAMIENTOS POR ENCIMA DE LA ROPA

Horas más tarde, sobre las 19.45 horas, la denunciante entró en la cocina siendo seguida por el acusado quien procedió a correr la cortina para ofrecerle dinero a cambio de sexo. Una petición que el acusado hacía mientras le mostraba un billete.

De nuevo la mujer le dijo que no, una respuesta que el acusado pareció no entender puesto que comenzó a tocarle un pecho, el culo y la vagina por encima de la ropa, sacando 50 euros para dárselos a cambio de sexar.

La mujer, tras rechazarle de nuevo, le dijo que si tantas chicas hacían eso, que les pagase a ellas pero que a ella la dejase en paz. Fue entonces cuando, aprovechando un descuido de J.C.N.M salió apresuradamente de la cocina, cogió su chaqueta y se marchó del lugar.

Tras su salida, la denunciante comenzó a llamar a su suegra, momento en el que el acusado salió a la calle para pedirle que no le contara lo sucedido a nadie y que se esperase para que el propietario del local llegase para abonarle el precio de la limpieza. J.M.G.R. le dijo que no esperaría, instándole el acusado a que esperase a que él fuese a cambiar un billete.

Es entonces cuando la mujer salió corriendo llamando al 112, pero mientras hablaba con este servicio de emergencias, de nuevo fue abordada por el acusado, quien además de ofrecerle un billete de 20 euros le pidió perdón.

La chica rehusó el billete y esperó a que llegase una patrulla de la Policía Nacional, sucediendo esto siete minutos después. Finalmente el acusado fue detenido el día 11 y librado el 12 de marzo de 2018.

El fiscal considera que estos hechos son constitutivos de un delito de abuso sexual, comprendido en el apartado de delito contra la libertad e indemnidad sexuales. Por ello, se pide para el acusado la pena de 2 años de prisión, además se pide que indemnice a la denunciante en 3.000 euros por los daños morales que le ocasionó.