Pineda Ausbanc
El presidente de Ausbanc, Luis Pineda, entre sus letrados, Miguel Durán y Luis de la Heras. | Moncloa.com

Luis Pineda, que acaba de salir de prisión preventiva por el caso Ausbanc, ha ligado su detención a la lucha de su entidad contra el cobro de cláusulas suelo por parte de BBVA, en el que, según el presidente de Ausbanc, BBVA se jugaba 2.000 millones de euros. Pineda ha mostrado su convicción de que tras su detención estaba “una banda criminal que se ha hecho fuerte en la Policía”, orquestada por el comisario jubilado José Manuel Villarejo por encargo de Francisco González, ex presidente del BBVA.

El abogado sevillano asegura que la operación policial llamada Nelson tenia por objetivo hurtar su presencia de la vista sobre las cláusulas suelo que iba a tener lugar el 26 de abril de 2016 en los tribunales europeos. “Desde el 16 de abril al 26 de abril me tuvieron dando vueltas por calabozos, desorientado, para que no estuviera”. La prisión, ordenada por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, se ha alargado tres años, casi exactos, un tiempo injusto, según ha calificado su letrado Miguel Durán, que se ha hecho cargo de la defensa hace poco, apoyado por su jefe del departamento penal de su despacho, Luis de la Heras.

Para salir de prisión Pineda ha tenido que desembolsar 200.000 euros en calidad de fianza. Según el presidente de Ausbanc, han sido tres años de “ostracismo” consecuencia, afirma, de su defensa de los derechos de los consumidores frente a la gran banca, singularmente el BBVA. Pineda ha presentado una denuncia como perjudicado ante el Juzgado Central de Instrucción numero 6 de la Audiencia Nacional donde se instruye el ‘Caso Tándem’, sobre las actuaciones presuntamente ilegales del comisario Villarejo.

Villarejo Portillo

BBVA encargó a Villarejo espiar al constructor Luis Portillo para cobrar una deuda

BBVA encargó al comisario José Manuel Villarejo investigar al que fuera dueño de Inmobiliaria Colonial, Luis Portillo, para intentar recuperar una deuda que mantenía con el banco. Villarejo advirtió a los representantes del banco de los riesgos de la investigación, ya que consideraba a Portillo “tes...

En ese sentido, Pineda se siente perjudicado por las acciones que el BBVA encargó presuntamente a Villarejo, “estamos convencidos de que no habrán sido pocos los ilícitos comportamiento que se habrán desarrollado también contra el señor Pineda con ocasión de escuchas ilegales y de otras acciones de corte similar”, explican los letrados. El juez García-Castellón ha abierto una pieza separada, declarada secreta, para investigar la actuación del BBVA junto al comisario Villarejo, desvelada en exclusiva por MONCLOA.COM.

Pineda ha explicado que Villarejo y el presidente del BBVA, Francisco González, crearon “un comité para destruir a Ausbanc”. Así, según el abogado sevillano se inició la causa que tendrá juicio oral el próximo 23 de septiembre por delitos de organización criminal, extorsión continuada, fraude a la Hacienda pública y estafa.

“Villarejo recibió el encargo y cobró ilegalmente, ocultó el encargo por su condición de policía y criminal”, ha denunciado en rueda de prensa Luis Pineda, que ha cifrado los pagos del BBVA a las empresas de Villarejo en unos seis millones de euros.

Pineda fue detenido en el culmen de su ascenso social. Ausbanc tenía cerca de 200 empleados y copaba buena parte de la actualidad sobre cuestiones financieras. Esta asociación, que funcionaba como una empresa, estaba desarrollando proyectos incluso fuera de España, sobre todo en Estados Unidos. Hoy Pineda se ha presentado visiblemente más delgado, muy moreno y con los estragos propios de una larga temporada en prisión. En este sentido ha denunciado las condiciones económicas en que quedaron los empleados de Ausbanc, e incluso su propia familia como consecuencia de la actuación judicial. “Nos dejaron sin una sola cuenta bancaria a toda la familia, incluida una tía mía de 97 años que no podía ni comprar las medicinas”, ha explicado, claramente emocionado y con lágrimas.

Los abogados de Pineda han manifestado que el objetivo de Pineda ahora es preparar su defensa de cara a la vista oral del próximo mes de septiembre. “Desde la libertad es mucho más fácil construir una defensa”, ha asegurado Miguel Durán, que en un nescrito ha calificado los tres años de prisión preventiva para Pineda como “absolutamente innecesarios”.

Comentarios