Santiago Abascal prensa periodismo

El gasto de los partidos dice mucho de dónde tienen sus prioridades. Vox se ha gastado 2.756 euros en promocionar publicaciones en Facebook en un año. Para algunos puede parecer mucho. Pero si se compara con Podemos, la cantidad es ínfima. El partido liderado por Pablo Iglesias se ha gastado 554 veces más en promocionar sus cuentas que el de Santiago Abascal. Podemos sabe que su target está en las redes sociales y quiere llegar a él a cualquier precio. Bueno, no a cualquiera, sino que a uno muy concreto: este último año se han dejado en la empresa de Mark Zuckerberg 1.528.556 euros. 

Podemos se ha gastado en menos de un año 1.322.413 euros en promocionar su página de Facebook. Es una cantidad que duplica el gasto destinado por otros partidos de “la casta” como el Partido Popular o el PSOE y que se aleja mucho de lo que se ha gastado Vox. Sin embargo, el partido también ha destinado una partida importante para publicitar las cuentas de sus líderes. El gasto en publicidad de la página personal del vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias ha sido de 84.327 euros. Y el de su pareja y ministra de Igualdad, Irene Montero, un poquito más caro, con una cifra de 121.816 euros. Podemos se ha gastado desde marzo de 2019 un total de 206.143 euros en publicitar el Facebook de la pareja de políticos.

Unos datos que contrastan mucho con los de Abascal, quien se ha gastado menos de 3.000 euros en un año, al menos en Facebook, tal y como ha podido saber MONCLOA.COM. Esto no significa que el partido de extrema derecha no se haya dejado mucho dinero en plena campaña electoral, sino que entiende que su electorado no acostumbra a acudir a Facebook y ha destinado unos recursos mínimos. Al menos de momento.

El otro dato que llama la atención son los administradores. Podemos, cuya maquinaria de márketing en Facebook es muy potente, tiene una gran cantidad de ellos que trabajan desde diferentes países.

Podemos y su Facebook tienen una historia millonaria que pasa por un país musulmán fronterizo con Arabia Saudí. La formación de Iglesias y Montero tiene al menos 15 administradores, uno de los cuales, que gestiona las cuentas del partido, del vicepresidente y de la ministra de Igualdad

Esos invertir este último año 1,5 millones de euros en Facebook, tanto en promocionar la página oficial del partido como la suya personal, además de la de su pareja, la ministra Irene Montero. Lo curioso es que de los al menos 15 administradores de los que dispone el partido, uno de ellos trabaja desde Emiratos Árabes Unidos. Un país con el que, aparentemente, el partido no tiene ninguna relación. Además de aparecer otros, como Bélgica o República Dominicana.

El caso de los administradores de Vox es diferente. Cuenta con al menos 12, pero todos trabajan desde sedes en España. No hay por medio países de la Unión Europea, ni mucho menos de otros continentes como Asia. Los millones que gestiona Vox o que ha gestionado durante la campaña se han dedicado a otros asuntos, pero no a las redes sociales.

EMIRATOS ÁRABES

Unidas Podemos no ha aclarado por qué se ha dado esta situación. Sí que han afirmado que las veces en las que aparecen administradores en otros países es porque alguno de sus community manager han viajado. Es el caso de los que gestionan la página personal de Irene Montero, que uno de ellos lo ha hecho desde República Dominicana, y la del ministro de Consumo, Alberto Garzón, dos de los cuales han estado en Bélgica. Hasta ahí todo normal. La cosa se complica cuando tanto Montero, como Iglesias como Podemos tienen un gestor compartido que opera desde Emiratos Árabes Unidos

Se complica porque, para empezar, desde el partido no dan una respuesta clara. Y, después, porque Emiratos Árabes Unidos es un país cuestionado por Amnistía Internacional, ya que, en un informe presentado este año, la ONG ha destacado que en esa nación no se respetan los derechos humanos. 

Todo puede ser, desde que hayan contratado a un community manager en ese país a que uno de los administradores de redes de la formación haya viajado al país asiático. Pero en cualquier caso, Emiratos Árabes Unidos es considerado como un paraíso fiscal por la Unión Europea, al menos desde que incluyera en marzo del año anterior a este país en la “lista negra”, justo donde hay otros lugares como Samoa Americana, Islas Caimán, Fiyi, Guam, Omán, Samoa, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes Americanas y Vanuatu.

Comentarios