La Policía Nacional ha interceptado un velero con mil kilos de cocaína a bordo
Los agentes de la National Crime Agency (NCA) durante la interceptación del velero en Gales.

La Policía Nacional y la NCA británica han interceptado un velero que transportaba 950 kilos de cocaína frente a las costas de Gales.

El barco había sido adquirido en Mallorca y viajó hace unos meses hasta el puerto de Ayamonte (Huelva), lugar en el que agentes de la Policía Nacional identificaron a varios de los miembros de la organización. Desde allí pusieron rumbo a Tenerife, donde la organización borró la matrícula del casco de la embarcación.

Los seis detenidos en esta importante operación contra el narcotráfico forman parte de una organización británica dedicada al tráfico de drogas. Todos ellos tenían amplios antecedentes policiales.

El operativo continúa abierto tanto en Mallorca como en el Reino Unido en la búsqueda de más implicados.

TRAS LA PISTA DESDE DICIEMBRE

La Policía Nacional recibió las primeras informaciones sobre la banda en diciembre del pasado año 2018. La Agencia Nacional Contra el Crimen (NCA) británica alertó a las autoridades españolas de la existencia de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas. En ese momento se inició la investigación.

En la primera comunicación mantenida entre los cuerpos de ambos países, la NCA advirtió de que dos de los miembros de la organización tenían la intención de desplazarse a Mallorca para la adquisición de una embarcación, con la cual, presuntamente, iban a realizar el transporte de cocaína desde Sudamérica hasta España.

Una vez en Mallorca, efectivos de la Policía Nacional lograron vincular a los miembros de esta organización con un velero, cuyo nombre era “Atrevido”. Meses más tarde, la embarcación llegó al Puerto de Ayamonte, en Huelva. Allí, los investigadores fueron capaces de identificar a otros tres miembros de la banda, que habían llegado a la ciudad andaluza en caravana desde Reino Unido.

BORRARON LA MATRICULA DE LA EMBARCACIÓN

Posteriormente, los miembros de la banda desplazaron el velero hasta Tenerife, donde los agentes pudieron comprobar que los investigados habían borrado la matrícula del casco del velero. Tras unos días en las Islas Canarias partieron con rumbo a Surinam.

Tras su parada en este país de Sudamérica puso rumbo a Gales, en cuyas costas fue interceptado por las autoridades británicas. En ese momento se encontraron con los casi mil kilos de cocaína que albergaba en su interior, además de proceder a la detención de sus dos tripulantes y a otros cuatro pasajeros, todos ellos miembros de la organización. Algunos de ellos ya habían sido identificados por la Policía Nacional en Ayamonte (Huelva).

La Policía Nacional intercepta un verlo con casi mil kilos de cocaína junto a las autoridades británicas
La Policía Nacional y las autoridades británicas interceptan a un velero que navegaba con casi mil kilos de cocaína en su interior

OPERACIÓN ‘BALUMA’: DETIENEN UN VELERO CON CASI 800 KILOS DE COCAÍNA

La interceptación del velero en Reino Unido no ha sido la única que ha tenido lugar en los últimos días, ya que este lunes las fuerzas de seguridad españolas detuvieron a los miembros de una mafia serbia por idéntico motivo en las azores. Llevaban a bordo de su velero 797 kilos de cocaína y se dirigían a Europa con una primera parada probable en las Islas Canarias.

La operación, que se llevó a cabo por miembros de la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, además de la cooperación de otros cuerpos de seguridad de la Unión Europea, se saldó con la detención de seis individuos. Tres de ellos eran marineros del velero, uno de nacionalidad mexicana, otro serbio y el tercero, ruso. Además, otras tres personas fueron arrestadas en Serbia, tal y como manifestó el inspector jefe de la UDYCO, Alberto Morales.

La operación ‘Baluma’ se desarrolló dentro del marco de cooperación policial internacional, con la coordinación del Centro de Inteligencia Contra el Terrorismo y Crimen Organizado y MAOC-N (Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de Narcotráfico). Gracias al trabajo conjunto de los diferentes cuerpos policiales fue posible localizar a una embarcación que, en un principio, no se conocía, para posteriormente llevar a cabo su abordaje.

Esta investigación se inició a comienzos del mes de agosto, cuando se recogieron las primeras informaciones sobre la actividad sospechosa de una embarcación. Estas indicaban que se trataba de una operativa para el narcotráfico a gran escala a través del medio marítimo.

En este caso, el tráfico de drogas se llevaba a cabo desde una embarcación recreativa. De esta manera, se podía transportar una cantidad importante de drogas desde Sudamérica a Europa. En el viejo continente el precio de la cocaína puede llegar a triplicarse en el mercado clandestino.

INTERCEPTADO EN LAS AZORES

Tras las informaciones recibidas y los movimientos que había realizado la embarcación, todo parecía indicar que el velero se dirigía hacia España. No se descartaba que pudiesen llevar a cabo un trasvase de la mercancía previamente. Por este motivo se actuó con rapidez para evitar esta posibilidad.

Así, la rápida intervención de las autoridades españolas, a través del Servicio de Vigilancia Aduanera, desplazó a diversos medios navales próximos a la zona. El Buque de Operaciones Especiales “Petrel I” se desplazó hacia el lugar.

Anteriormente, el día 24 de agosto, a unas 200 millas de distancia del suroeste de las Islas Azores, se había avisado de sustancias estupefacientes en cubierta. Presumiblemente, se trataba de cocaína.

Una vez que la nave de las autoridades españolas llevó a cabo la maniobra de aproximación no pudo apreciar matrícula alguna, ni tampoco ninguna bandera. De esta manera, no había ningún signo que pudiese dar información sobre la nacionalidad del velero.

En cualquier caso se realizó la maniobra de abordaje. En ese momento se pudo determinar que la embarcación tenía un certificado de registro de los Estados Unidos. Luego, los agentes procedieron a la verificación de la nacionalidad del buque. Posteriormente, actuaron según lo previsto en el artículo 17.3 de la Convención de Viena de 1988 contra el tráfico ilícito de estupefacientes.

Una vez que se recibió la conformidad del país de bandera del velero, dado que la embarcación transportaba una importante cantidad de cocaína, se procedió a la detención de los tres tripulantes de la misma.

Posteriormente, esta embarcación, que tenía una avería en el motor, se remolcó hasta el Arsenal Militar del Puerto de Las Palmas de Gran Canaria, donde se realizó el registro correspondiente. La prueba de reactivo colorimétrico NARCO-TEST en uno de los paquetes del velero certificó las sospechas, con resultado positivo por cocaína.

1800 KILOS DE COCAÍNA

De esta manera, y en apenas cuestión de días, las autoridades españolas han logrado interceptar, en conjunto, casi 1.800 kilos de cocaína. La Policía Nacional, junto al resto de fuerzas policiales nacionales e internacionales, continúa trabajando de manera exhaustiva en la lucha contra el narcotráfico.