criptomoneda

XRP, antes Ripple, es una criptomoneda que ha llamado la atención incluso de algunos potentes fondos de inversión. La reina de las criptodivisas por excelencia es Bitcoin, eso lo sabe todo el mundo, sin embargo, hay algunos analistas que creen que XRP podría superar a corto plazo el valor de Bitcoin, algo que llevaría a muchos inversores a convertir sus ganancias en algo exagerado, ya que últimamente esta criptomoneda no ha superado el valor de los 17 céntimos de euro.

XRP, antes Ripple, es el cuarto criptoactivo más grande por capitalización de mercado. Se diseñó para uso empresarial y busca ser una moneda rápida para realizar intercambios a nivel internacional de la forma más rápida posible. La capitalización bursátil de esta divisa ronda los 7.000 millones de euros, pero la cantidad líquida de XRP en el mercado es de 44.300 millones de euros, por lo que deja entrever que los fondos de inversión más nutridos consideran esta divisa un activo atractivo en el que invertir.

El problema viene cuando se ve lo volátil que es el mercado de las criptomonedas. Cuando XRP entró en el mercado en 2013, nadie daba un duro por esta divisa. Era raro si su valor, es decir, el coste de un XRP, superaba el de un céntimo de euro. La sorpresa vino, al igual que pasó con el Bitcoin, cuando a finales de 2017 comenzó a subir de forma exagerada. XRP pasó de costar a penas un céntimo a 3,18 euros en enero de 2018. Es decir, que quien hubiera invertido cualquier cantidad de dinero lo hubiera multiplicado por 318. Todo un pico especulativo que, como todos, no tardó en descender de forma igual de abrupta.

En marzo de ese mismo año, el valor se moderó y se situó en los 20 céntimos. Y actualmente no pasa de los 17, pero esto, según indican algunos medios especializados y algunos analistas, puede significar cualquier cosa, incluido que haya un repunte del valor de esta criptomoneda.

Lo curioso es por qué fondos de inversión potentes asociados a los principales bancos del mundo han decidido invertir en XRP. Es cierto que lo hicieron años atrás y que ahora XRP se mantiene en un discreto valor que fluctúa mucho, pero no en grandes cantidades. Céntimo arriba o céntimo abajo, los inversores parece que esperan un nuevo bombazo de las criptomonedas que dispare su valor de forma exagerada.

La clave, como en todo, está en que las empresas y las entidades bancarias comiencen a usar este activo para sus transacciones. Hoy en día invertir un euro en XRP equivale a disponer de siete criptomonedas. Y si ocurriera como el Bitcoin, que se disparó a 18.000 euros el valor de tan solo una unidad, el pelotazo estaría garantizado. Ahora bien, también existe el riesgo contrario, el de invertir grandes cantidades de dinero y que pierda tanto valor que desaparezca.

Es una montaña rusa que ha gustado a millones de inversores, algunos más potentes que otros e incluso ha seducido a algún que otro importante banco para invertir. Sin embargo, también hay inversores que al ver el gráfico de XRP piensan lo mismo: es una criptomoneda que no tiene mucho recorrido. Pero en un mundo que solo fluctúa y que la inversión se podría considerar apuesta, todo está abierto.

Comentarios