Seguro que lo has visto en las redes sociales, sobre todo entre los famosos. Y es gracias a la aplicación FaceApp, que permite saber cómo serás de anciano o cómo serías si cambiaras tu género. Nos hemos reído mucho viendo el resultado, ahora bien, si supieras algunas de las consecuencias que tiene usarlo, seguro que no estarías tan contento.

Este programa ruso para móvil, que envejece rostros y cambia de sexo, genera dudas sobre si respeta el derecho a la imagen y la privacidad. Ya hizo furor hace 3 años en 2017, y luego de nuevo el año pasado. Pero precisamente ya vimos los peligros que conlleva el uso de la aplicación. Aunque muchas personas, sobre todo los famosos, no son conscientes de lo que esto supone. Twitter, Facebook o Instagram se llenen de selfies de famosos y anónimos caracterizados como ancianos o como los políticos cambiando su sexo.

Las críticas

Las críticas

FaceApp recibió numerosas críticas tanto en la prensa como en las redes sociales por la privacidad de los datos del usuarios.​ Entre las preocupaciones planteadas están las acusaciones de que almacena las fotos de los usuarios en sus servidores, y que sus términos de uso les permitían usar las imágenes y fotos de los usuarios con fines comerciales.

Sin embargo, el fundador de la compañía, Yaroslav Goncharov, declaró que los datos de los usuarios y las imágenes cargadas no se transferían a Rusia, sino que se procesaban en servidores que se ejecutaban en Google Cloud Platform y Amazon Web Services.

Comentarios