pareja te quiero

Una de las cosas más importantes que tenemos son las palabras. Las usamos para comunicarnos, para expresarnos y para entendernos. ¿Qué hay más importante en una pareja que esos tres pilares fundamentales? Por supuesto, el amor. Sin embargo, una de las formas más claras de demostrárselo al otro es decir “te quiero”. A pesar de ello, no todos sabemos cómo hacerlo.

Tendemos a pensar que las palabras se las lleva el viento. Pero, lejos de ese pensamiento, las podemos usar como nuestras aliadas. Sobre todo, en una relación. Es cierto que también es importante demostrar con hechos lo que decimos con palabras pero, una cosa no quita importancia a la otra. Es también interesante el hecho de que podemos hacer sentir de determinada forma a otra persona solo con lo que decimos.

Si te parece un tema que debes tratar, descubre por qué es tan importante decir “te quiero” en una pareja.

Decir “te quiero” por primera vez en una pareja

te quiero primera vez pareja

Una de las cosas que más tememos es decir “te quiero” por primera vez cuando estamos en una relación. Las consideramos palabras importantes, por lo que no nos gusta el hecho de frivolizar con ellas. Cuando las creemos y nos resultan importantes, no debemos abusar tampoco de ellas. Siempre debemos pronunciarlas cuando sean verdad, para que no pierdan su poder. A pesar de todo ello, tampoco es obligatorio tener que pronunciarlas.

Como es lógico, no podemos querer a todo el mundo. No tenemos sentimientos por cualquiera nada más conocerlo, ni siquiera aunque entablemos una relación con esa persona, sea de amistad o de pareja. De ahí la importancia de saber cuándo decir esas dos palabras y, sobre todo, conocer cuándo las sentimos de verdad.

En el momento en el que nos salen por primera vez, estaremos haciendo una especie de declaración de principios. Es decir, nos estaremos exponiendo ante la otra persona, expresando nuestros sentimientos más puros. Al existir ese riesgo de vulnerabilidad, hace que salten todas las alarmas. Decir “te quiero” conlleva una responsabilidad, todo debe converger hacia el mismo punto.

Con la edad cambia lo que deseamos decir y escuchar

edad

Aunque una relación de pareja es una relación tengamos la edad que tengamos, es cierto que no sentimos igual cuando tenemos 20 años que cuando tenemos 40 o 60. La razón principal es que, cuanto más hayamos vivido, van aumentando los condicionantes. Es decir, vamos cosechando más experiencias.

El haber vivido más supone tener más heridas, pero también algunos beneficios. Por ejemplo, tendremos más sabiduría, sabremos ser más prudentes y también más hábiles. Por eso, pensaremos más todo lo que decimos y también seleccionar a la persona adecuada para hacerlo. Buscaremos un compañero que sepa escucharnos de verdad y que no salga huyendo cuando le digamos “te quiero”.

Conforme van pasando los años, va cambiando también aquello que necesitamos decir, y también lo que necesitamos escuchar. También cambia la forma en la que decimos o reaccionamos ante ciertas cosas. Sin embargo, la ilusión que sentimos al comienzo de una relación es la misma a cualquier edad. Cuando el sentimiento es auténtico y mutuo, todo esto se puede dar en cualquier momento de nuestra vida.

No debemos tener miedo a decir “te quiero”

miedo decir te quiero

Una de las cosas que más nos frena a la hora de decirle “te quiero” a nuestra pareja es el miedo. Solemos tener miedo a decir algo que nos termine comprometiendo o a que nuestras palabras no sean bien recibidas. Es decir, que la otra persona no sienta lo mismo o no reaccione como deseemos. Esto podría abrir una grieta en la relación, por lo que tendemos a frenarnos. Además, otra de las causas del miedo es que no tengamos claro qué sentimos. ¿Es amor o no?

Muchas personas dicen “te quiero” casi sin pensar, de forma muy impulsiva. Otras, en cambio, reflexionan hasta semanas antes de decidirse por comunicar dichas palabras en voz alta. Ni una cosa es buena ni tampoco la otra. Lo ideal es encontrar un término medio. Ante todo, debemos tener claro que tenemos que estar cómodos con lo que decimos. No es de recibo sentirnos obligados a hacerlo y mucho menos si es algo que no sentimos.

Otra de las cosas de las que debemos huir es de caer en la trampa de nuestras propias palabras, así como de las etiquetas impuestas por la sociedad. Parece que estamos obligados a decir ciertas cosas cuando llegamos a un momento determinado solo porque otras personas sí lo hacen. Alejémonos de las redes sociales y no nos comparemos con otras relaciones de amigos o familia.

Declararse en pareja mejor nuestra inteligencia emocional

declararse pareja

Si has pensado sobre el tema y tienes claro que tus sentimientos son sinceros, debes deshacerte de ese miedo a decir “te quiero” y atreverte a compartirlo con tu pareja. Cuando aprendemos a soltar esa mochila y a expresar lo que sentimos, obtendremos numerosos beneficios en los que antes no habíamos pensado.

Por ejemplo, ser capaces de expresar nuestros sentimientos en voz alta puede hacer que mejore la relación con los demás. El hecho de saber cuándo y cómo decir “te quiero” nos puede ayudar a empatizar, así como a crear vínculos más fuertes. Además, también nos ayuda a normalizar los sentimientos positivos.

En muchas ocasiones, nos cuesta más decir lo que queremos a alguien que decir lo que no nos gusta. Esto no solo pasa en una pareja, también en otro tipo de relaciones, como las de amistad o las familiares. Por eso, verbalizar lo que sentimos, de forma positiva, también nos hará ser más felices, y también nos ayudará a mejorar la relación con nuestro entorno.

Beneficios de decir “te quiero”

beneficios te quiero

Existen muchos más beneficios a la hora de decir “te quiero”. Entre ellos, uno de los que más destaca es que, ser capaces de expresar estas dos palabras, puede hacer que aumente nuestra propia autoestima. Este tema es muy interesante cuando estamos en una relación, pues hará que todo fluya de forma mucho más efectiva.

Cuando nos declaramos a nuestra pareja, por ejemplo, estaremos siendo sinceros. Estaremos dejando a un lado el miedo a expresar nuestros sentimientos, por lo que dejaremos también de sentirnos vulnerables. Asimismo, mejoraremos también la autoestima de la otra persona, pues se estará sintiendo querida.

Otro de los beneficios que encontramos es que puede reducir nuestro estrés. Cuando verbalizamos nuestros sentimientos, obtenemos varios efectos positivos, tanto a nivel hormonal como físico. Estaremos irradiando lo que sentimos y esto generará endorfinas. Estas reducen nuestro estrés, haciendo que nos sintamos mejor.