Carmena
José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid, y Manuela Carmena, exregidora. Foto: Gtres.

El legado de Manuela Carmena en la ciudad de Madrid ya es cosa del pasado. El Partido Popular y Ciudadanos, actuales gobernantes de la capital, han acabado con dos insignias del mandato de la exjueza: Madrid Central y la radio M21. Y, a pesar de que estos son los cambios más reseñables, no han sido los únicos. 

Tanto PP, como Ciudadanos y Vox prometieron por activa y por pasiva en la campaña electoral que harían todo lo posible por “echar” a la exalcaldesa del consistorio. Incluso el alcalde reconoció que pactaría con los ultraderechistas si eso fuera necesario (como así fue) para conseguir ese fin. Ahora, tras más de 100 días de gobierno, el objetivo se ha enfocado en acabar también con la herencia de Carmena. Algo que poco a poco va cogiendo forma.

DE MADRID CENTRAL A MADRID 360

El nuevo alcalde, Martínez Almeida, dedicó su campaña electoral a asegurar que iban “a revertir Madrid Central lo antes posible”. Sin embargo, cumplir su ambiciosa promesa no fue tan fácil como pensaba en un principio. Almeida intentó suprimir las multas, pero no tuvo éxito. Dos juzgados de la capital le frenaron los pies y las denuncias tuvieron que volver al centro de la capital. 

Ahora, tras meses de preparación, el nuevo equipo de gobierno ha presentado su propuesta, a la que han decidido llamar Madrid 360, y que sustituirá a la que impulsó Carmena. El principal objetivo que pretende esta medida es, como su propio nombre indica, extender Madrid Central a toda la ciudad. Aunque será un proceso que irá en varias fases y que tardará años en completarse definitivamente. 

madrid-central

Almeida da alas al diésel: Madrid Central suaviza las restricciones

Uno de los grandes objetivos del nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, era transformar el concepto de Madrid Central tal y como estaba ideado por parte de la anterior corporación. Así, tras unos ajustes que han tenido un freno legal, finalmente ve la luz el nuevo plan de los populares...

Una de las novedades de la reciente estrenada normativa será que los coches diésel y gasolina con etiqueta C podrán circular por la zona central con menos restricciones. Algo que cambia del proyecto anterior, pues tenían prohibido su acceso. Otra incorporación que añade es la ampliación del horario de acceso a las motocicletas. A partir de ahora los comerciantes de la zona tendrán la misma equiparación que cualquier vecino, por lo que se paliará una de las principales quejas de los detractores de Madrid Central. 

La iniciativa, que cuenta con 200 medidas, también trata como uno de los puntos claves la peatonalización de zonas tan emblemáticas como la Puerta del Sol, que se extenderá a la Carrera de San Jerónimo. Según ha anunciado el propio Almeida, no serían las únicas, ya que se baraja como posibilidad peatonalizar la calle Hortaleza o Fuencarral. En cuanto a las restricciones de los vehículos se irán haciendo gradualmente por zonas y se prevé su finalización para 2025, aunque no se han añadido más detalles de cómo se llevará a cabo.

CANCELACIÓN DE LA RADIO M21

Otro de los proyectos más destacados, a la par que criticados, de Carmena fue la reapertura de la radio escuela M21. En 2016 la exjueza volvió a darle vida a la emisora, que desde 2005 se dedicaba a la emisión de cuñas publicitarias y programación musical. Ahora Almeida cumple nuevamente con otra de sus promesas electorales y cesa la actividad de la iniciativa. “El capricho se acaba”, espetaba el alcalde durante el anuncio del cierre. 

Los empleados de la misma insisten en que la radio funciona como un espacio social y educativo y piden que no acabe con su labor. Los trabajadores insisten en que, contrario a lo que dice Almeida, radio M21 no es un medio de propaganda de la exjueza. Por la emisora han pasado durante este tiempo muchos estudiantes universitarios para realizar sus prácticas profesionales. 

Por su parte, el PP ha criticado que la radio estuviera “subvencionada con 1,5 millones de euros”, cuando apenas tenía oyentes. El alcalde ha insistido en que la emisora se trata de un “gasto superfluo” y “un capricho” y que su supresión “ahorrará cinco millones de euros en los próximos cuatro años” a las arcas municipales. Almeida también ha anunciado que el espacio se convertirá “en una escuela” para universitarios en prácticas, que emitirá sus contenidos mediante podcast. 

DESALOJO DE LA INGOBERNABLE Y LA DRAGONA

Un tema que ha perseguido al mandato de Carmena durante los últimos años ha sido la okupación del edificio de La Ingobernable. El espacio, de titularidad municipal, quedó libre en el año 2012. La entonces alcaldesa Ana Botella intentó cederlo al arquitecto argentino Emilio Ambsz para la creación de un museo, pero el proyecto nunca llegó a hacerse. En el año 2017 fue okupado por este colectivo, que dedica el lugar a actividades socioculturales. 

El Ayuntamiento no se posicionó a favor, pero intentó evitar el desalojo llegando a un acuerdo con los miembros de La Ingobernable. El objetivo era el de destinar una parte del edificio a una biblioteca feminista y a actividades culturales, aunque esta salida no convenció demasiado al colectivo. La oposición criticó duramente a Carmena porque consideraban que la regidora hacía “caso omiso” a los servicios jurídicos del consistorio que pedían el desalojo de los edificios. 

Vox

PP y Vox, una relación de amor-odio en el Ayuntamiento de Madrid

La relación entre PP y Vox en el Ayuntamiento de Madrid parecía ir viento en popa, al menos hasta ahora. No fue fácil investir a José Luis Martínez-Almeida como regidor de la capital, pero una vez comenzó la legislatura, ambos aliados demostraron su buena sintonía. Todo parecía ir bien hasta que el ...

La prioridad de Almeida, una vez llegara al poder, era acabar con esta okupación “costara lo que costara”. En el lugar tiene previsto levantar un centro de salud. Un situación similar ocurre con el edificio de la Dragona, que lleva ocupado 11 años. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, también prometió efectuar su desalojo si llegaba al consistorio para convertirlo en la sede de la Policía Municipal de Ciudad Lineal. De momento, ninguno de los dos edificios ha sido desalojado. El alcalde ha insistido en que trabajan en ello, pero que aún “no puede hablar de plazos”. 

MADRID NUEVO NORTE Y OTROS CAMBIOS

La puesta en marcha de Madrid Nuevo Norte fue otra de las acciones que el consistorio popular efectuó para distinguirse de la gestión de Carmena. El proyecto, antes llamado Operación Chamartín, fue desarrollado durante el mandato de la exjueza, pero quedó paralizado. Ahora el gobierno del PP ha anunciado su “desbloqueo” y arremete contra la exalcaldesa por no ejecutarlo. Aún no hay fechas confirmadas, pero las obras, que pretenden regenerar el urbanismo en el norte de la capital, podrían comenzar en 2020.

Otro de los cambios que el nuevo Ejecutivo quiere imponer para alejarse del legado de Carmena gira entorno a la bajada de impuestos. Fue su lema durante la campaña: bajada del IBI al mínimo legal, bonificaciones al IBI para empresas, reducción del ICIO y del IAE, etc. Sin embargo, a día de hoy no se ha realizado ninguna de estas reducciones tributarias. Una promesa que el alcalde ha insistido que cumplirá y ha asegurado que ya están trabajando en un rebaja fiscal para 2020 que se extenderá a 2021.