La Audiencia Nacional ha decretado este viernes el ingreso en prisión de dos yihadistas detenidos por la Policía Nacional en Melilla y Mogán (Las Palmas de Gran Canaria) que formaban parte de una célula que reclutaba mujeres para “extender la verdadera religión” tras aceptar matrimonios polígamos para que su descendencia se convirtiera en futuros muyahidines.

Los dos detenidos en Melilla y Mogán, según ha informado la Policía, están adscritos a una corriente islamista alineada con Al Qaeda y buscaban nuevos adeptos para “conformar un califato islámico por medio de la yihad combativa”.

La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información –con apoyo de la Brigada de San Sebastián, además de Melilla y Las Palmas– bajo la coordinación de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y la supervisión del Juzgado Central de instrucción número tres. También ha contado con la participación de la DGST del Reino de Marruecos y de EUROPOL.

MUJERES VULNERABLES

La investigación comenzó cuando los expertos en la lucha contra el terrorismo detectaron la presencia de una estructura terrorista con ramificaciones en distintos países y afín a Al Qaeda. Los agentes pudieron comprobar que los dos arrestados se definían e identificaban con el grupo, dentro de una misma estrategia de actuación y acataban las normas internas impuestas.

En concreto, constataron que la acción de los detenidos se dirigía fundamentalmente hacia mujeres que presentaban “indicadores de vulnerabilidad, con escasa formación religiosa, fácilmente manipulables e influenciables”, según ha informado la Policía.

Tras conseguir su adoctrinamiento e incorporación al grupo, les hacían partícipes de su objetivo terrorista e instrumentalizaban como nuevas captadoras y como madres de futuros muyahidines.

La intención era doble, según la Policía, por un lado incrementar el número de integrantes en el grupo y, por otro, asegurar que los descendientes de los matrimonios fueran “perfectamente adoctrinados para contribuir a extender la verdadera religión”. En los ideales del grupo se asumía la poligamia entre sus miembros como forma de vida y su disposición a contraer tantos matrimonios como fuera posible.

En la madrugada del pasado miércoles se puso en marcha el correspondiente dispositivo que permitió el arresto de los dos investigados. Además se practicaron dos registros en los domicilios de los detenidos, donde los investigadores han intervenido numeroso material electrónico, terminales telefónicos y documentación, que están siendo analizados por los agentes.