Pleno de la Eurocámara

El pleno de la Eurocámara de ayer tenía un objetivo claro: reforzar las sanciones al Gobierno de Nicolás Maduro e impedir que el dirigente utilizase el grupo de contacto internacional liderado por la Unión Europea. Sin embargo, el PSOE decidió abstenerse en la votación impulsada por el PP y a la que se unieron otras formaciones españolas como el PDeCAT o PNV.

El texto reclamaba “sanciones adicionales contra los activos en el extranjero de las autoridades estatales ilegítimas y aquellos individuos responsables de violaciones de Derechos Humanos y la represión” y proponía que la UE limitase “sus movimientos y congelase activos y visas”.

Finalmente, el documento fue aprobado con 310 votos a favor, 120 en contra y 152 abstenciones. Precisamente, los socialistas se abstuvieron en la votación después de presentar una enmienda en la que se pedía al servicio diplomático europeo que continuase “trabajando en la oposición, el Gobierno y los actores regionales e internacional como el Grupo de Lima”. Recientemente, el Parlamento Europeo ha publicado una resolución a la situación de emergencia de Venezuela.

Los socialistas destacaron en la Eurocámara que apoyaban “una solución pacífica y democrática a través de elecciones presidenciales nuevas y creíbles”. Según éstos, el acuerdo deberá pasar por “elecciones presidenciales transparentes y libres” que estén sujetas a “un calendario preciso”. Sin embargo, una mayoría del Parlamento Europeo rechazó la enmienda de los socios del PSOE.

Tras el debate de emergencia promovido a raíz de los apagones eléctricos en Venezuela, los europarlamentarios socialistas hicieron hincapié en el “reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino legítimo”. Además, manifestaron su total apoyo a una “hoja de ruta” para poder establecer “un Gobierno de transición nacional y elecciones presidenciales anticipadas”.

EL PP CALIFICA AL PSOE “SOCIOS DE MADURO”

Esteban González Pons, portavoz del PP y vicepresidente primero del Grupo PPEE en el Parlamento Europeo, afirmó ayer que el PSOE se había convertido “en socio de Maduro en el Parlamento Europeo” tras su abstención en la votación de una resolución sobre la situación de Venezuela.

“Esta resolución condena la represión y la violencia de Venezuela, expresa una profunda preocupación por la gravísima emergencia humanitaria, condena el acoso a los periodistas, alerta de la crisis migratoria provocada en toda la región, pide más sanciones a los miembros del régimen de Maduro, apoya a Juan Guaidó como presidente interino legítimo, aboga por las elecciones libre y rechaza la influencia desestabilizadora de agentes cubanos en Venezuela. Todo esto es lo que los eurodiputados del PSOE no han querido, lamentablemente, apoyar hoy”, manifestó el parlamentario.

El vicepresidente primero de los ‘populares’ europeos aseguró que había una “situación grave” en Venezuela y que, por tanto, las posturas intermedias no deben ser una alternativa. “La equidistancia no puede ser una opción, pero es la que hoy han elegido los eurodiputados socialistas, en línea con la posición ambigua del candidato Pedro Sánchez”, subrayó.

Otro eurodiputado que también opinó sobre la abstención del PSOE fue José Ignacio Salafranca. El ‘popular’ mostró su enfado porque “el Grupo Socialista claramente ha preferido dar mayor margen de maniobra a Nicolás Maduro, optando por dejar la mesa de negociaciones sobre esta resolución, y evitando rechazar la influencia del régimen cubano y sus agentes en Venezuela”.

Asimismo, Salafranca agregó que Venezuela “se encuentra en una situación de caos total” donde la “represión continua”. El europarlamentario destacó que su partido no puede quedarse de brazos cruzados mientras presencian “la violación de los derechos humanos”.

Comentarios