Vapeo
Imagen de una chica 'vapeando'. Foto: Getty Images

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, y el PSOE se están metiendo en un aprieto muy gordo por no querer recular en su guerra contra el vapeo y sucumbir, a sus intereses con el gigante farmacéutico Pfizer, con el que ha firmado un acuerdo.

El actual Gobierno en funciones, que, como todos los partidos, se encuentra en plena campaña electoral de cara al próximo 10 de noviembre, se ha visto metido de lleno en un asunto y que le puede afectar en las urnas, pues miles de personas están promoviendo un boicot al partido socialista.

Paro

Pedro Sánchez se libra de comentar los datos del paro, pero no el PSOE

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, ha esquivado enfrentarse públicamente a los datos del paro publicados este martes. El único debate de los cinco candidatos a la presidencia se celebró justo un día antes de que se conocieran estas cifras. Sin embargo, el Partido Socialista no se v...

A través del hashtag #10NYoVapeoYoVoto, grupos de ciudadanos están pidiendo que no se vote al PSOE y sí a los distintos partidos que se presentan a gobernar España, como el Partido Popular, Ciudadanos, Vox y Unidas Podemos, siempre y cuando se posicionen a favor o en contra del ‘vapeo’. Estas últimas formaciones aparecen en la imagen junto a una interrogación, ya que hasta hoy no se han pronunciado acerca de esta asunto que afecta a la salud pública.

Los 600.000 ‘vapeadores’ que hay en España pueden verse afectados tanto por las medidas del Gobierno como verse influidos por la campaña en Twitter. En las redes contraponen lo que consideran medidas en pro de la salud de sus gobernados con los acuerdos con las farmacéuticas. El enfado de los contrarios a la posición del Gobierno ha promovido el boicot a Sánchez.

Vapeo
Cartel de la protesta.

PÉRDIDA DE VOTANTES QUE APOYAN EL ‘VAPEO’

Estas más de 600.000 personas pueden dejar de dar su apoyo a un partido que consideran que juega con su salud con campañas gubernamentales contestadas desde los proveedores de estos dispositivos. En esas campañas se presenta a los ‘vapeadores’ como el mal a combatir, cuando estos dispositivos son una de las opciones más efectivas para dejar el tabaco, que mata a 52.000 personas al año en España.

De hecho, numerosas investigaciones han demostrado que los cigarrillos electrónicos ayudan a las personas a dejar de fumar, mejorando así su salud y aumentado su esperanza de vida. Incluso hay Gobiernos, como el de Reino Unido, que promueven el ‘vapeo’ entre sus ciudadanos para que dejen por fin el tabaco.

LOS ‘NO FUMADORES’ CADA DÍA SON MÁS

En España, el sector del cigarrillo electrónico está disparado, a pesar de que el actual Gobierno no lo apoya y le pone trabas. Esta industria ya factura más de 88 millones de euros y da empleo a casi 4.500 personas. Además, 9 de cada 10 fumadores están convencidos de que es menos dañino que el tabaco convencional, lo que ha sido probado científicamente. Asimismo, las estadísticas apuntan que de aquí a tres años habrá casi 55 millones de consumidores.

CIS

El CIS da hasta 150 escaños al PSOE: tendría mayoría con Podemos o Cs

La macroencuesta electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) con vistas a los comicios del próximo 10-N, da la victoria al PSOE con un respaldo estimado del 32,2%, lo que se traduciría en cerca de 133 y 150 escaños.Ese 32,2% que el CIS otorga al PSOE supone un aumento de cuatro punt...

Y mientras más crece este sector más disminuye el de los fumadores. Según reflejan las cifras, entre 2006 y 2018 el número de personas que fuma a diario se ha reducido un 6%, mientras que los no fumadores han aumentado un 11%.

Estos datos, no obstante, parecen no serle suficientes a Sánchez, que prefiere denigrar el ‘vapeo’ y promover el consumo de Champix, el fármaco que va a subvencionar de la mano de Pfizer a partir de 2019 y que tiene numerosos efectos secundarios y nocivos para la salud.

Vapeo
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones.
 
Todo esto ha puesto en pie de guerra a los usuarios de ‘vapeadores’ . Queda ahora por ver qué acaba pasando en las urnas y si el PSOE sale damnificado por su decisión de arremeter contra esta práctica.
Comentarios