Pensiones
Cartel en el que se reclama 'Pensiones Dignas ¡YA!' durante una manifestación

El comentario ha sido leve, pero deja claro que el sistema de pensiones está cada vez menos garantizado. Puede que quienes se jubilen ahora reciban su paga, pero estará sostenida con un empleo cada vez más precario y con un sistema que dependerá de créditos y otras ayudas para ser solvente. Quizás por eso el gobernador del Banco de España Hernández de Cos ha deslizado este martes en el Congreso que hay que buscar fórmulas como la mochila austriaca para garantizar las pensiones del futuro. Pues la destrucción de la clase media y el envejecimiento de la población hacen absolutamente insostenible un sistema que lleva cuestionado desde hace años.

Hernández de Cos ha abogado por implantar una estrategia a medio plazo de consolidación fiscal una vez se recupere el crecimiento sostenido, así como una agenda de reformas estructurales “ambiciosa” que pase por introducir figuras como contratos de despidos crecientes, la mochila austriaca o una revisión del sistema educativo. Pero no ha sido la única vez que ha deslizado esta idea tan conocida como la mochila austriaca.

Este modelo, recordemos, es un sistema de indemnización que a su vez puede ser un plan de pensiones. Las empresas están obligadas a destinar parte del salario del trabajador a una cuenta de ahorro individual que éste puede rescatar en caso de despido (como si fuera la indemnización por despido), pero en caso de que el trabajador lo mantenga, esa cuenta de ahorros crecerá durante toda su vida laboral hasta que la pueda recuperar en el momento de jubilación. Si cambia de trabajo, ese fondo de ahorro sigue estando vigente, y la nueva empresa seguirá dedicando parte del dinero a engordarla.

Para Hernández de Cos, este un sistema implantado en Austria en el año 2003 se debe estudiar porque supone una garantía para el trabajador en caso de despido y porque ayuda a que el sistema de pensiones esté más aliviado de cara al futuro.

La crisis del coronavirus ha precarizado más los empleos y ha destruido una gran parte de los empleos de España, esto repercutirá de forma notable en la Seguridad Social y sus ingresos para pagar todo lo que debe, incluidas las pensiones, quedarán muy tocados. Por eso, el gobernador del Banco de España ha abogado por estudiar modelos mixtos que combinen la posibilidad de acumular por anticipado una parte de los costes de despido en un fondo (como la “mochila austriaca”) mientras el trabajador mantiene el empleo, con una indemnización en caso de despido de cuantía creciente según la experiencia acumulada.

El debate sobre el sistema de pensiones ha estado sobre la mesa desde hace tiempo. El PP avisó de que había que buscar algún modo de hacerlo sostenible, pero el PSOE y Unidas Podemos entienden que el modelo actual es absolutamente intocable, además de que quieren reflejarlo así en la Constitución.

Algunos expertos, como el exsecretario de Estado de Economía Guillermo de la Dehesaactual presidente honorario del Centre for Economic Policy Research ya había asegurado el año anterior que “estamos en una situación nefasta: van a quebrar las pensiones y es posible que también la Seguridad Social si no se realizan reformas de calado en el sistema. Y como ningún gobierno quiere perder el voto de los mayores, pues ninguno está dispuesto a afrontar el problema de la quiebra del sistema, que a este paso no va a llegar ni al año 2027″.

Esa duda sigue planeando sobre el Gobierno, quien pretende blindar el sistema y buscar financiación por otro lado. Pero si la economía cae un 22% en el segundo trimestre, difícilmente se podrán obtener más ingresos ante una población esquilmada por la crisis de la pandemia.

Comentarios