Cantabria y Euskadi quieren simbolizar con el acto conjunto que celebrarán este viernes sus respectivos presidentes, Miguel Ángel Revilla e Íñigo Urkullu, la imagen de dos “comunidades seguras” desde el punto de vista sanitario, al tiempo que pedir “precaución” a los visitantes una vez que se abra la movilidad entre ambas regiones, previsiblemente ese mismo día.

Así lo ha señalado Revilla, a preguntas de la prensa sobre dicho acto, que tendrá lugar a las nueve de la mañana en el límite entre Euskadi y Cantabria, aún por determinar, con vistas a Castro Urdiales y la “superpuerto” de Bilbao, según ha precisado Revilla, con motivo de la recuperación de la circulación entre ambas comunidades ese día a las 00.00 horas, tras dar por finalizada la fase 3 y el estado de alarma.

“Lo que queremos con este gesto es unir más dos comunidades que están tan unidas por el tránsito de personas” y también “mentalizar” a los que vengan a Cantabria y a los que vayan a Euskadi de que hay que respetar y cumplir los decretos y órdenes de sanidad que el jueves publicarán ambos gobiernos, y pedir “mucha precaución”, ha dicho Revilla.

El presidente cántabro ha reiterado que el virus “va a continuar” y la movilidad puede dar lugar a más casos, pero hay que reactivar la economía, que no puede seguir parada, porque sería “mucho peor” que la pandemia, que ya está “muy controlada”.

“Puede haber algún rebrote, pero hay que tirar para adelante”, ha recalcado Revilla, para quien “el virus económico puede cargarse a toda una generación”.

Así, ha señalado que el hecho de que haya ERTEs o una renta vital “sale de que hay actividad económica” y de que se paguen impuestos, pero “si la economía la paramos, también eso desaparece”, ha dicho.

Por eso, a su juicio, “hay que convivir con esta emergencia con un cierto riesgo” y llamando a la responsabilidad de los ciudadanos para que “todos hagamos lo que sabemos que tenemos que hacer”, como guardar distancias, usar mascarilla o lavarnos las manos. “Si somos responsables, el virus tiene muy poco que hacer”, ha zanjado.

UNA CANTABRIA CON “MUCHA GENTE”

En esta línea, ha insistido en que “hay que empezar a abrir la economía” y ha dicho que este verano quiere ver una Cantabria “con mucha gente” y ha confiado en que pueda ser “un buen verano”.

De ahí que Cantabria y Euskadi hayan decidido adelantar dos días la apertura de fronteras, “que no es mucho, pero es un simbolismo de que tenemos ansia porque volvamos a movernos y, sobre todo, ofrecer la imagen de dos regiones seguras desde el punto vista sanitario”.

“Que sepan que aquí lo hacemos porque tenemos muy controlado al virus” y capacidad “suficiente” para que, si hay un rebrote, se pueda atender a los ciudadanos en Cantabria, donde “nunca en toda la pandemia” ha habido “ni una sola persona” que no haya tenido cama o un respirador si lo ha necesitado.

Así, ha destacado que ahora Cantabria cuenta con 600 camas libres, 80 respiradores, una sanidad “muy reforzada” en cuanto a personal. “En fin, que estamos preparados para combatir una situación que se puede plantear”, aunque “si no se plantea, pues mucho mejor”, ha concluido.

Comentarios