La consejera de Salud, Sara Alba, y el director general de Salud Pública, Peio Latasa, han justificado la medida de confinar durante siete días, prorrogables, la localidad de Alfaro ante la posible “transmisión comunitaria generalizada en el municipio, que nos ha llevado a ser más contundentes”

Por ello, la portavoz del Gobierno ha recordado que se ha restringido la movilidad por espacio de esos siete días, así como se ha adoptado la suspensión de las actividades “que cuentan con mayor riesgo de contagio, especialmente las que se hacen en espacios cerrados”. En principio, estas restricciones se mantendrían hasta el 15 de septiembre “y se podría ampliar si no se corta la dinámica negativa”.

Alba ha comparecido acompañada de Latasa y del director de Gestión educativa, Emilio Izquierdo. Ha explicado que ayer por la tarde se reunió, de manera extraordinaria, el Consejo de Gobierno para adoptar una serie de medidas “extraordinarias” ante la situación epidemiológica de la población riojabajeña.

“Se trata de poder romper la dinámica negativa de las últimas semanas, a través de una decisión quirúrgica en Alfaro que viene precedida por un importante proceso quirúrgico intenso en el que hemos analizado y actuado al mismo tiempo ante de tomar las medidas” ha añadido la también portavoz del Gobierno riojano.

Ha recordado que “desde mediados de agosto llevamos haciendo un diagnóstico exhaustivo diario en la localidad, yendo un paso adelante de la pandemia en prevención, en diagnóstico y en acción”, a pesar de que “las denominadas no fiestas ha distorsionado cualquier plan preventivo”.

Alba ha apuntado que en Alfaro “hemos identificado los brotes a través de los equipos de rastreadores para intentar contar la cadena de transmisión con antelación. Hemos hablado con las instituciones locales para trabajar de manera coordinada, y realizado recomendaciones concretas, así como hemos puesto en marcha el mayor dispositivos de pruebas PCR desplegado hasta el momento en la Comunidad, haciendo 4869 PCR”.

Ante ello, “cuando hemos tenido la información sólida sobre la mesa, hemos llegado a la conclusión que teníamos que poner en marcha medidas más contundentes que eran urgentes”.

Sobre este asunto ha incidido Latasa que ha apuntado que “son varios los elementos que confluyen en Alfaro para proponer la medida, que pasan por la elevada tasa de incidencia acumulada del municipio, con más de 3.000 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, que nueve veces superior a la tasa de La Rioja, y muy superior a la del Estado”.

El director general de Salud Pública ha indicado que es debido “al incremento sostenido que se ha venido dando los últimos días y una elevada tasa de positividad en las pruebas PCR, que están por encima del 5 por ciento”. También ha lamentado que en la población “se han dado brotes complejos que ha sido difícil identificar las cadenas de transmisión” que “nos conduce a un escenario que podemos asimilar a una transmisión comunitaria generalizada en el municipio, que nos ha llevado a ser más contundentes” para “evitar también su propagación a los municipios colindantes”.

APELAR A LA RESPONSABILIDAD

Por otra parte, Alba ha recordado que “no podemos caer en el error de pensar que la COVID-19 es una enfermedad que solo afecta a personas mayores, o que a mi no me va a tocar vivir”. Se trata de un mensaje que ha lanzado especialmente a los más jóvenes “por algo tan sencillo porque es el colectivo que más tiende a relacionarse más alla de su círculo de convivencia”. “Como portavoz del Gobierno, me veo obligada a apelar, y cuantas veces sean necesarias, a la responsabilidad de los padres y madres para que hablemos con nuestros hijos y les traslademos la gravedad que estamos sufriendo”, ha apostillado.

La consejera de Salud ha abundado en que las medidas adoptadas “buscan frenar, estabilizar y disminuir los casos de coronavirus”, porque “el tiempo que convivamos con el coronavirus es el único objetivo que debemos cumplir, y en el que tenemos que reconstruirnos como comunidad”.

Además, ha recordado que se adoptaron una serie de iniciativas dirigidas a “armonizar algunas de las medidas de la semana pasada, que son más fáciles para implantar para numerosos sectores”, de cara a “conciliar la vuelta a la actividad económica, pero siendo conscientes de que lo importante es preservar la salud”.

Por otra parte, ante el aumento de la presión asistencial, la consejera de Salud ha apuntado que se sigue contando con los planes de contingencia que “están desplegados en su totalidad”. También ha apuntado que se sigue la evolución de los datos del coronavirus en otros municipios riojanos.

Para concluir, sobre la situación de residencias de personas mayores “se han adoptado medidas de extraordinarias de cierre para proteger al máximo a la población tan frágil que viven en ellas”, recordando que ayer la propia presidenta, Concha Andreu, mantuvo encuentro con directores de residencias de Rioja Baja.