Rivera

Albert Rivera ha dimitido esta mañana como presidente de Ciudadanos tras la debacle electoral de la formación naranja, según ha adelantado El Mundo. Las encuestas se quedaron cortas y Ciudadanos obtenía ayer todavía menos escaños de los que le pronosticaban los diferentes sondeos. Los peores resultados de la historia de la formación ‘naranja’, que hasta ayer, presumía de crecer en cada convocatoria electoral, se han llevado por delante a su líder.

Rivera ha anunciado que, además de la presidencia de la formación naranja, no tomará su acta como diputado y abandona la política y la vida pública, después de trece años. El líder del Ciudadanos ha cerrado su etapa política definitivamente y ha hecho pública su decisión durante una comparecencia programada ante la prensa en la sede de Ciudadanos sin preguntas, en la que ha estado arropado por la plana mayor del partido.

Entre aplausos y lágrimas de sus compañeros, Rivera ha recibido una larga ovación de los suyos, antes de abandonar la sala de prensa.

Los de Albert Rivera han materializado su hundimiento, al pasar de ser la tercera fuerza política en el Congreso de los Diputados, con 57 escaños y a tan solo 9 del PP, a conseguir solo 10 representantes. 47 menos. Poco le ha durado la alegría de abril a los dirigentes naranjas, que se distancian notablemente de su pretensión de convertirse en la primera fuerza de la oposición.

Anoche, en su primera valoración tras conocerse los resultados de las elecciones, el catalán ha reconocido la derrota y ha insistido en que como líder, él “es el que tiene que asumir los malos resultados”. Aún así, aunque en ese momento no dimitía, sí ponía su cargo a disposición de la Ejecutiva nacional de su partido -una Ejecutiva que él mismo reformó con afines a su persona tras la sucesión de fugas-.

Sin embargo, todavía con el Comité reunido, trascendía la noticia de su dimisión. Además de la reunión de esta mañana, convocada a las 10h, con carácter de urgencia, Rivera también anunciaba ayer un congreso extraordinario con la militancia para que ellos “tomen las riendas del partido”. 

Rivera asumió este domingo por la noche que tras pasar de 57 a 10 escaños el resultado era malo “sin paliativos” y propuso celebrar un congreso extraordinario para decidir el futuro de Ciudadanos. No concretó qué haría él, pero reiteró que no entró en política para tener un escaño.

Comentarios