Foto: Flickr Universidad Pontificia de Comillas

Rosa Díez, fundadora del partido político Unión, Progreso y Democracia (UPYD), está de vuelta de todo. Alejada de la política desde 2016, poco después de que su formación fracasase estrepitosamente en los comicios de diciembre de 2015, Díez se dedica ahora a repartir estopa y sembrar polémica en plataformas como Twitter. Cuando no es por esos lares, lo hace en espacios reservados como el programa de Carlos Herrera en la Cadena Cope o desde las diversas tribunas periodísticas que los tabloides nacionales le conceden.

La exintegrante del PSOE tiene siempre en su diana a Pablo Iglesias y, por supuesto, el partido de Pedro Sánchez, su preferido a la hora de atizar.

En concreto, ha desarrollado una llamativa simpatía por Vox. Es habitual encontrar, día sí y día también, tuits suyos alabando la importancia del partido y de su líder, Santiago Abascal. Por el contrario, su demonización a la izquierda es constante.

1LA IZQUIERDA Y SUS GOLPES DE ESTADO

El día que se conoció que Manuel Valls, empecinado en que el independentismo no gobierne el Ayuntamiento, estaría dispuesto a apoyar a Ada Colau en la candidatura a la alcaldía de Barcelona, Rosa Díez saltó por los aires.

Sin razón aparente, consideró que era buen momento para exaltar la lealtad de Vox a los valores de su política y a la forma de hacer patria. Para Díez la formación de extrema derecha no merece ser criticada, al contrario, ha de ser ensalzada por superponer la democracia a los ‘levantamientos populares’ promocionados por Podemos o PSOE.

Atrás