sanchez periodistas
El presidente del Gobierno en funciones, el socialista Pedro Sánchez.

Muy a su pesar, Pedro Sánchez va a cerrar este año 2019 en funciones al no haber conseguido -aún- ser investido presidente. Una circunstancia que le ha llevado a evitar a los periodistas mientras tienen lugar unas negociaciones con ERC envueltas en un gran hermetismo. Hasta tal punto quiere huir la lupa mediática que este viernes rompió una tradición que llevaba instalada más de un década para no rendir cuentas ante los profesionales de la información.

El socialista no acudió a la cita del último Consejo de Ministros en la que en vez de el portavoz del Gobierno es el presidente de turno el que contesta a los periodistas y hace balance del año. Sánchez terminó así con una tradición que comenzó el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero en 2006 y que respetó siempre su sucesor, el popular Mariano Rajoy, con la única excepción de 2011, puesto que fue investido ese mismo diciembre.

erc elecciones

ERC empuña las nuevas elecciones como arma para presionar a Sánchez

  • La decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha cargado de argumentos a ERC.
  • Además, este año Moncloa tampoco celebró su tradicional copa navideña con periodistas, directivos de medios y otras personalidades, evidenciando así las horas bajas que vive con la prensa.

    La portavoz del Gobierno y ministra de Educación en funciones, Isabel Celaá, dio la cara por el presidente en funciones este viernes y excusó su ausencia en las “circunstancias” excepcionales que se están viviendo con las negociaciones con ERC en pleno curso.

    RECIENTES POLÉMICAS

    Desde que ganó las elecciones del pasado 10 de noviembre han sido contadas las ocasiones en las que Pedro Sánchez se ha prestado al escrutinio público a través de las preguntas de los periodistas. Unas preguntas que, además, ha ido restringiendo cada vez más a raíz del inicio de su carrera hacia la investidura de la mano de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC).

    El hermetismo ha rodeado las conversaciones entre el PSOE y los republicanos, algo que no ha sentado bien a los profesionales que se decidan a cubrir la información política. 

    Tanto es así que la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) presentaron este mes sendas quejas para que Pedro Sánchez deje de limitar el número de preguntas que pueden hacer los periodistas en ruedas de prensa y comparecencias.

    Torra Junqueras

    La condena a Torra y la sentencia de Junqueras complican la investidura de Sánchez

  • La sentencia que condena a Torra por desobediencia echa más leña al fuego y ahonda en el desencuentro entre Sánchez y los independentistas.
  • Los periodistas consideraron que esa actitud supone un “claro menoscabo” y un “desprecio” su trabajo, lo que repercute en un “perjuicio a los ciudadanos, necesitados de respuestas sobre las negociaciones para formar un Ejecutivo”.

    Para evitar este tipo de prácticas las asociaciones utilizan el hastag #sinpreguntasnohaycobertura para instar a los periodistas a no acudir a ruedas de prensa en las que se les impongan límites al ejercicio de su profesión.

    Además, la Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP) expresó el pasado 17 de diciembre públicamente su malestar porque el PSOE impidiera que cámaras de televisión y fotógrafos tomaran imágenes de las reuniones que habían mantenido con otros partidos en sede parlamentaria.

    Unos encuentros que, apuntaron en un comunicado, “ellos mismos hicieron públicas con el interés de que se conozcan”.

    “Ha sido el propio Partido Socialista quien ha grabado y distribuido esas imágenes seleccionando aquellos planos y el enfoque que ellos han considerado oportunos”, manifestaron.

    Aunque reconocieron que esos partidos “están en su derecho de facilitar imágenes para ser usadas por quien las necesite”, al mismo tiempo, pidieron “respeto” para el trabajo de los medios que cubren información parlamentaria y que “favorezcan el derecho a la información” y que no limiten su trabajo “ofreciendo una visión interesada y única de lo que ocurre”.

    LA RESPUESTA DEL SECRETARIO DE ESTADO DE COMUNICACIÓN

    Lejos de recular esta criticada actitud, pocos días después de que las asociaciones hicieran públicas todas estas quejas, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, realizaba unas sorprendentes declaraciones criticando cómo trabajan los periodistas que cubren La Moncloa.

    Oliver lamentó lo que calificó de “tendencia enfermiza” a preguntar de los periodistas, a los que trató de despreciar tildandolos de “tertulianos”.

    “Tienen una cuota de activismo y protagonismo mediático, sobre cuál es la posición” y “cómo inquieren al actor político”, que tiene “una determinada responsabilidad, que aparte de responder a las preguntas tiene que gestionar la política”, agregó.

    Para Oliver, que fue presentador de televisión antes de entrar al equipo de comunicación de Sánchez, los periodistas “son insaciables” y se preguntó si “¿todas las veces tienen que ser respondidas sus preguntas?”. 

    Así las cosas, Sánchez sigue escondido a la espera de que ERC le de su abstención para conseguir ser investido presidente -informe de la Abogacía del Estado sobre la inmunidad de Junqueras mediante- y, quizá entonces, volver a enfrentarse a los periodistas. 

    Comentarios