Pedro Sánchez

Pedro Sánchez mantiene el mismo plan que la noche electoral del 28 de abril: quiere gobernar en minoría. El presidente del Gobierno en funciones ha tomado como excusa las negociaciones frustradas con Unidas Podemos para negarse a intentar de nuevo forjar un gobierno de coalición. La portavoz del Gobierno ha desvelado que hasta septiembre no se reunirá con Pablo Iglesias, y que el PSOE busca únicamente un acuerdo programático para alcanzar el poder.

SÁNCHEZ NO DARÁ MARCHA ATRÁS

No es un farol ni una estrategia para que Unidas Podemos rebaje sus expectativas. Sánchez no quiere conformar un gobierno de coalición e intentará conseguir los apoyos necesarios para mandar en solitario. Su idea más factible es sellar un acuerdo programático con la formación morada, pese a que Pablo Iglesias ya ha transmitido a sus bases que no cederá y que no comprende la postura de Sánchez del “lo que diga yo, o elecciones”. Una decisión que fue consensuada con las diferentes formaciones que integran el partido, como esgrimió el pasado jueves la portavoz adjunta.

Sánchez sabe de primera mano que no será difícil llegar a acuerdos, tras fracasar en la última investidura. Y sin embargo no tiene prisa. Ya ha regresado de vacaciones, pero este mismo viernes Isabel Celaá ha comentado que el presidente del Gobierno en funciones no se reunirá con Podemos ni con el resto de formaciones políticas hasta septiembre. La portavoz del Gobierno ha asegurado que la agenda del líder socialista para la semana que viene se basará en mantener encuentros con colectivos sociales para preparar un programa político con el que negociar un futuro gobierno.

Podemos Sánchez

Unidas Podemos esquiva la trampa de Sánchez y se vuelca con Iglesias

Los diferentes partidos que conforman Unidas Podemos tienen claro que uno de los objetivos de las sucesivas negaciones de Pedro Sánchez es buscar la división interna para debilitar su formación. Y no están dispuestos a caer en la trampa. Yolanda Díaz, portavoz de Galicia en Común en el Congreso, ya...

Es más, ha sido la propia Celaá quien ha asegurado que Sánchez descarta por completo un gobierno de coalición. Lo cual, para el PSOE, no significa abocar a España a otras elecciones. “Es un falso dilema. Hay muchas fórmulas además del Gobierno de coalición que merece la pena explorar”, ha comentado la portavoz. Lo que parece claro es que cualquier vía pasa por las dos formaciones de izquierdas, porque Ciudadanos, en plena batalla por robarle al PP los votantes de derechas, no está dispuesto a facilitar la investidura de Sánchez con una abstención.

SÁNCHEZ HARÁ PÚBLICO SU PROGRAMA DE GOBIERNO

Celaá no ha definido cuáles son los colectivos sociales con los que se reunirá Sánchez la próxima semana, aunque si ha dejado intuir que el líder del PSOE pretende tener cerrado su programa de gobierno a finales de agosto (esta próxima semana). A partir de ahí Sánchez presentará en público este documento, y posteriormente sí arrancará una ronda de consultas con las diferentes formaciones políticas.

La portavoz del Gobierno ha señalado que “aún hay tiempo” para evitar una repetición electoral y que la responsabilidad no recae únicamente sobre el PSOE, sino también sobre el resto de partidos. “El tiempo corre para todos”, ha mencionado, hasta de recordar que el PSOE se abstuvo en la última legislatura para facilitar el gobierno del PP.

Comentarios