El movimiento ‘Sanitarios Necesarios’ ha reclamado este lunes en la madrileña Puerta del Sol más recursos para la sanidad pública, una mejora de las condiciones laborales de los profesionales de la salud y el fin de las privatizaciones en el sistema público de salud.

La concentración a las 20.00 horas frente a la sede de la Comunidad de Madrid ha pedido además contratos dignos para los trabajadores del ámbito sanitario y el refuerzo de la atención primaria para garantizar la protección de empleados y pacientes. También se han mostrado en contra de la privatización de las residencias de mayores porque dichos centros, según denuncian, no son “un negocio”.

Los asistentes han acudido a la céntrica plaza de Madrid con mascarillas y se han colocado una cinta verde que garantizaba los 1,5 metros de distancia de seguridad. Durante el acto, se ha escuchado música, aplausos, gritos a favor de la sanidad pública y otros pidiendo la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Además, se han guardado dos minutos de silencio como homenaje a las víctimas de la pandemia.

Entre otras peticiones, han reclamado la restitución de las 35 horas semanales y garantizar el descanso del personal. Han denunciado que muchos profesionales de la salud “encadenan trabajos temporales” y han exigido que los 10.000 efectivos contratados por el coronavirus en la Comunidad de Madrid, y que han sido renovados hasta diciembre, deben “quedarse” porque “la salud es un derecho de todos”.

La portavoz de ‘Sanitarios Necesarios’, la terapeuta ocupacional Paloma Jorge, ha explicado que los ratios en las residencias de mayores son “inhumanos y muy precarios” y ha denunciado que la privatización de estos centros ha provocado que se trate al personal “como sanitarios de segunda” porque, a su juicio, “la brecha salarial y otros detalles del convenios no son justos”. “Cuidamos a nuestros mayores”, ha incidido.

Así, Jorge ha señalado que “hay que darle una vuelta” al modelo de residencias porque “la privatización no ayuda”. “No puede ser que haya un auxiliar gerocultor para 15 ó 20 residentes”, ha afirmado la portavoz.

En varios comunicados que se han leído durante la concentración, representantes de las residencias de tercera edad también han reclamado blindar estos centros porque “la salud y el cuidado de los ancianos no son un negocio”. “Los mayores son responsabilidad de todos y no merecen el trato recibido”, han pedido, para añadir que han sentido “impotencia” al no contar con “medidas suficientes” con las que salvar la vida de los residentes.

“Hicimos cuanto pudimos”, han defendido los trabajadores de las residencias, que también han exigido que se les considere personal sanitario y depender de la Consejería de Sanidad. “Que se nos proporcionen los medios y recursos necesarios”, han exclamado.

La protesta, que ha contado con representantes de distintos ámbitos sanitarios, también ha reivindicado el refuerzo de la atención primaria porque “es la columna vertebral” del Sistema Nacional de Salud. “Los trabajadores de los centros de salud nos sentimos abandonados y el deterioro es notorio“, ha dicho una representante de estos centros, quien también ha lamentado la falta de recursos y las “condiciones pésimas” que han provocado “situaciones de estrés” en los empleados.

Por ello, ha exigido más inversión en la atención primaria y que los refuerzos por el coronavirus “se queden”. “Tenemos unos cupos sobrecargados (…) Queremos dar una atención segura y de calidad”, ha pedido la representante de los trabajadores, quien ha insistido en abrir los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) para no sobrecargar las urgencias hospitalarias.

Por último, se han quejado de la “tendencia a privatizar la sanidad” y han denunciado las “listas de esperas desmesuradas”, las UCIs desbordadas y las plantas de hospitales públicos “cerradas”. “Hay que invertir para mejorar lo que tenemos, no privatizar ni construir más hospitales”, han exclamado. “Sanidad pública, de calidad y universal para todo el mundo”, han concluido.

Entre las pancartas, los manifestantes han acudido con corazones verdes — representa el color de la sanidad públicas– y con pancartas en las que se recogían lemas como ‘Usamos nuestra piel como escudo’, ‘Estoy agotado’, ‘Que los premios se transformen en recursos’, ‘Hemos luchado sin armas’ y ‘¿Quién cuida de quien nos cuida?”, entre otros.

Se trata del sexto lunes consecutivo de protestas para defender la sanidad pública y dar visibilidad a la “situación de precariedad” que han sufrido los sanitarios durante los meses más duros de la crisis del coronavirus. En las anteriores semanas, los profesionales y ciudadanos se manifestaron frente a sus centros de salud para continuar con los aplausos colectivos que se populizaron en el país tras la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, por la pandemia.

Comentarios