sábado, 5 diciembre 2020 19:40

SEOSAT-Ingenio, el primer satélite 100% español que ‘vigilará’ a la Tierra

El satélite SEOSAT-Ingenio será lanzado a bordo de un cohete Vega en la madrugada de este miércoles 17 de noviembre a las 2.52 horas (hora española) desde Kourou (Guayana Francesa), todo un hito al ser el primer satélite 100% español, que se encargará de ‘vigilar’ desde el espacio el estado de los suelos, del agua, del aire, e incluso la contaminación de las ciudades.

SEOSAT-Ingenio es un proyecto estratégico del Gobierno de España, destinado a elevar el nivel tecnológico de la industria española y a proporcionar servicios avanzados de observación de la Tierra a usuarios civiles, institucionales y administraciones preferentemente españolas.

El proyecto ha sido liderado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y delegado para su gestión programática y financiación al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), que ejerce la representación de España ante la Agencia Espacial Europea (ESA) y otros agentes espaciales del ámbito global. El coste total del Gobierno en este proyecto, iniciado en 2008, ronda los 200 millones de euros.

El SEOSAT-Ingenio será el primer satélite con sello 100% español. Según ha destacado el jefe de Programas Aeroespaciales del CDTI, Jorge Lomba, “es la primera vez que España diseña, desarrolla y opera un sistema completo espacial”. De hecho, los contratistas principales, el subsistema, los equipos, los operadores y la explotación comercial es española, según ha recalcado Lomba en una rueda de prensa de la ESA para explicar este hito de la industria española con motivo de su lanzamiento este miércoles.

Sin embargo, el satélite no se enfocará únicamente en terreno patrio, ya que entre sus áreas de interés se encuentran también Europa, el norte de África y Latinoamérica, dando como resultado una cobertura del 60% de la capacidad global. “Será un gran modelo de éxito”, ha augurado Josef Aschbacher, director de los Programas de Observación de la Tierra de la ESA.

Aunque la ESA ha sido responsable técnico y de gestión del proyecto en virtud del acuerdo firmado con España, el satélite ha sido desarrollado y construido por un consorcio industrial liderado por Airbus (que cuenta con producción en España) para el segmento de vuelo y por la compañía española Indra para el segmento terreno. Además, tras el posicionamiento del satélite en órbita, las fases de operación y explotación serán transferidas al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), en Torrejón de Ardoz (Madrid).

600 IMÁGENES EN ALTA RESOLUCIÓN

Según ha explicado el responsable de ingeniería de Sistemas Airbus DS Spain, Alfonso Martínez, las cámaras de este satélite tendrán una cobertura de 2.500.000 kilómetros cuadrados por día, o lo que es lo mismo, la superficie de cinco veces España.

Además, Martínez ha subrayado que el satélite es capaz de tomar hasta 600 imágenes diarias con una resolución de 2,5 metros. Es decir, sus cámaras podrían distinguir una moneda de un euro a 10 kilómetros de distancia, siendo capaces de obtener imágenes muy valiosas para la cartografía, la vigilancia del uso del suelo, el desarrollo urbano y la gestión del agua terrestre.

Si todo va bien, el satélite despegará desde Kourou en la madrugada de este miércoles. Tras un vuelo de 122 minutos, el satélite se separará a una altitud aproximada de 670 kilómetros para posicionarse en una órbita helio síncrona y comenzar a girar sobre la Tierra con una frecuencia de algo más de 14 veces al día.

MÚLTIPLES APLICACIONES

Desde entonces, será capaz de observar muchos factores, dadas sus múltiples aplicaciones para el ámbito civil. Una de ellas es el suelo, ya que observará desde la condición física de la superficie del suelo (bosque, pradera, pavimento de hormigón) como su uso (actividades humanas como zonas industriales, zonas residenciales, campos agrícolas) para realizar mapeados. Los tipos de cambios que podrían ser de interés pueden variar desde fenómenos a corto plazo como las inundaciones hasta fenómenos a largo plazo como el desarrollo urbano o la desertificación.

También servirá para la gestión del agua, pues apoyará los Servicios de Asesoramiento de Riego (IAS en inglés) como instrumentos de gestión natural para lograr una mayor eficiencia en el uso del agua para riego, con el objetivo de incrementar la eficiencia del uso del agua en las áreas irrigadas; monitorización de la eficiencia del uso del agua por parte de las autoridades de gestión del agua; y elaboración de mapas y SIG de mejor calidad de áreas irrigadas, cultivos y vegetación.

SEOSAT-Ingenio también será útil para la monitorización del estado de los cultivos anuales durante la temporada de crecimiento, lo que resultará en una predicción del rendimiento del cultivo, la cual se convertirá en una herramienta poderosa para apoyar las diferentes políticas en el ámbito nacional y regional, como es la evaluación de los efectos de los procesos de sequía, la definición y aplicación de los seguros agrarios o el control de las subvenciones de la PAC.

Asimismo, el satélite puede brindar soporte a aplicaciones de monitorización ambiental tanto en el ámbito nacional como regional. Actualmente, estas aplicaciones se basan en trabajos ‘in situ’, pudiendo ser apoyados en algunos casos en sensores remotos. En concreto, ayudará a la monitorización forestal, a informar sobre incendios forestales y cambio climático, a la monitorización de la erosión del suelo y a la monitorización de humedales.

Igualmente, se puede utilizar en planificación urbana en aplicaciones específicas para la planificación y seguimiento del crecimiento urbano. Estas aplicaciones se basan en imágenes de alta resolución y en la detección de cambios. En el campo de las infraestructuras, SEOSAT-Ingenio también se puede utilizar para planificar el despliegue de infraestructuras. Las aplicaciones catastrales también pueden beneficiarse de SEOSAT-Ingenio para detectar cambios incontrolados.

GESTIÓN DE EMERGENCIAS Y CONTROL DE FRONTERAS

SEOSAT-Ingenio también puede dar apoyo en la gestión de emergencias, si bien el satélite tiene una revisita en modo emergencia de 3 días, por lo que su actuación para obtener un acceso al lugar del evento en menos de 24 horas debería realizarse en colaboración con otros sistemas satelitales existentes. No obstante, sí podría dar servicio plenamente por sí solo ofreciendo productos relacionados con la prevención y la recuperación (mapeado de referencia y mapeado de situación previa y posterior al evento) que requieren tiempos de revisita superiores.

También puede apoyar la evaluación y gestión de los flujos migratorios ilegales, la monitorización de construcción de infraestructuras o movimiento vehículos o de tropas militares en la zona fronteriza exterior, así como a controlar la entrada por la frontera marítima de embarcaciones no identificables. Estas aplicaciones pueden requerir resoluciones o tiempos de revisita menores de los que ofrece SEOSAT-Ingenio dependiendo del tamaño y movilidad de los objetos a observar, por lo que en este caso, el satélite podría servir de apoyo al seguimiento de dichos objetivos una vez identificados por sistemas terrestres o satelitales de mejor resolución.

En conjunto con el satélite PAZ, ya lanzado en 2018, España dispondrá de un sistema de observación de la Tierra que combinará imágenes ópticas y de radar cuyos datos aportarán mayor resolución e información más detallada sobre la superficie del planeta.