el corte ingles

El sindicato médico Amyts ha registrado este viernes la convocatoria de una huelga indefinida a partir del 27 de octubre en los hospitales de la región ante el “maltrato” tanto de la Comunidad de Madrid como del Gobierno central.

Según ha explicado la asociación sindical en un comunicado, se trata de una huelga con periodicidad mensual para “dar a la Administración la posibilidad de sentarse a negociar de forma sincera y sin perjudicar a la población”. “En todo caso, la convocatoria está abierta a un aumento de la intensidad si no se realizan avances”, han advertido.

Entre los argumentos esgrimidos está que en la atención hospitalaria en Madrid se ha arrastrado “desde hace años” una situación “intolerable” de inestabilidad laboral, discriminación en la forma de aplicar la jornada laboral, sobrecarga asistencial o “judicialización de los derechos más básicos como es el del descanso semanal”.

Una situación que, según relata Amyts, está empeorada por la “escasez de recursos económicos” que se ha visto aún más agravada por la llegada del Covid-19.

Asimismo, ha cargado contra la “alevosía y arrogancia” del Ejecutivo central en la publicación del Real Decreto Ley 29/2020 que “‘militariza’ de facto a los facultativos y permite contrataciones sin formación adecuada, abre la vía al intrusismo u obliga a especialistas formados a ejercer en áreas de capacitación totalmente ajenas a su práctica habitual”.

ELEVADO NIVEL DE ESTRÉS E INSEGURIDAD JURÍDICA

Estas situaciones conducen a un “elevado nivel de estrés” y de inseguridad jurídica y derivan hacia un “peligroso deterioro de la calidad asistencial” prestada a los pacientes.

“Somos conscientes de que los ciudadanos de Madrid tienen dificultades de accesibilidad a nuestros centros hospitalarios –con acúmulo de patologías no resueltas– y para las que no se han tomado medidas de contratación extraordinaria, no se ha promovido la fidelización de médicos”, han lanzado desde Amyts, quienes cifran en “más de la mitad” el número de especialistas que terminaron su formación en Madrid en mayo y que no se han incorporado al sistema de salud madrileño.

También han puesto el foco en las “heridas profundas” que vive el colectivo en cuestiones laborales, entre las que han nombrado la sobrecarga en las guardias y atención Covid, en los descansos insuficientes y mal pagados, en la ausencia de derecho a la movilidad y en “dificultades para la conciliación laboral que han alcanzado momentos dramáticos durante estos meses de pandemia, sin que la Administración haya mostrado la menor sensibilidad y capacidad organizativa al respecto”.

DESCONVOCATORIA DE HUELGA EN ATENCIÓN PRIMARIA

Este mismo sindicato convocó una huelga en atención primaria para el 28 de septiembre ante la situación de sobrecarga que sufría este servicio, aunque finalmente se levantó tras alcanzar un acuerdo con la Consejería de Sanidad para mejorar las condiciones de los médicos.

En ese momento se llevó a cabo una “larga e intensa negociación” donde se pactaron “medidas organizativas, retributivas y de desburocratización para mejorar la delicada situación de los facultativos”.