Pedro Sanchez
Emmanuel Macron, presidente de Francia (i), junto a Pedro Sánchez (d) durante su reunión en La Moncloa. Foto: Flickr

Los principales líderes europeos no quieren que Pedro Sánchez forme un Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos. Fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que tanto Emmanuel Macron, presidente de Francia, como Angela Merkel, canciller alemana, habrían mostrado su rechazo a esta unión. 

Las mismas fuentes afirman que en Europa “están preocupados” por la posibilidad de que “un partido con ideas cercanas al comunismo” pudiera entrar en un estado europeo. Además de su propia ideología, los socios de España en la Unión no ven con buenos ojos las relaciones que supuestamente Unidas Podemos mantiene con ciertos países. “Quieren evitar que una formación con vínculos con Irán, Venezuela o Rusia pueda tener voz en decisiones críticas”, insisten. 

UNIDAS PODEMOS Y SU ENTRADA AL GOBIERNO

La oferta que Sánchez lanzó a Unidas Podemos incluía su presencia en ministerios, pero en un papel más simbólico y menos estratégico. De esta forma, según aseguran dichas fuentes, se habrían cumplido “los deseos de sus socios europeos” y habría conseguido mantener “fuera de áreas clave”, como Defensa o Economía, a algún representante de la formación de Pablo Iglesias.

La última propuesta que el PSOE puso sobre la mesa era una vicepresidencia de carácter social, que previsiblemente ocuparía Irene Montero, y tres ministerios: Vivienda y Economía Social, Ministerio de Igualdad y Ministerio de Sanidad y Consumo. Sin embargo, la oferta fue rechazada horas antes de la segunda votación de investidura por Unidas Podemos. 

Irene Montero

La inexperiencia de Irene Montero dificulta su futuro como vicepresidenta

Del 15 M a la posible vicepresidencia del Gobierno. La evolución de Irene Montero es incuestionable. Comenzó siendo una más dentro de la prematura formación de izquierdas y ahora aspira a convertirse en una pieza clave del primer Gobierno de coalición de la historia de España desde la Segunda Repúbl...

La formación morada consideraba que esta posibilidad “no le dejaba” llevar a cabo “sus políticas”. Fuentes del partido insistían en que tanto la vicepresidencia como los ministerios estaban “vacíos de contenido” y sin asignación “presupuestaria”. Unidas Podemos afirmaba que el PSOE utilizaba esta maniobra para no ceder nada de su gobierno.

EL CAMINO A UNAS NUEVAS ELECCIONES

La negativa de la formación de Pablo Iglesias abría dos posibilidades: la retorno de las negociaciones de cara a una segunda vuelta o la convocatoria de comicios. Actualmente la primera opción continúa encallada. Pedro Sánchez ha aplazado la reunión con Unidas Podemos hasta finales de agosto o principios de septiembre, dejando la situación aún más estancada. 

El escenario cada vez favorece más la segunda alternativa: acudir a unas elecciones el próximo noviembre. El presidente en funciones ha aprovechado estas semanas, después de la fallida investidura, para reunirse con 180 colectivos de la sociedad civil. Un total de catorce encuentros con el objetivo de crear “un programa abierto de gobierno”, que  busca apoyos para una posible repetición electoral. 

Pedro Sanchez

Pedro Sánchez pasa más tiempo en Instagram que con Podemos

La agenda del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, está que arde. Y no es precisamente de reuniones con Unidas Podemos. A poco más de un mes para que cumpla el plazo de negociaciones, el presidente parece que da por perdida la formación de un nuevo Gobierno y ha pasado directamente a...

Fuentes expertas insisten en que pasara lo que pasara, “el escenario favorece a Pedro Sánchez”. Por un lado, si Unidas Podemos hubiera aceptado la última oferta, los socios europeos “respirarían tranquilos al ver que no tienen peso en áreas determinantes”. Mientras que la repetición electoral también deja en buena posición al actual presidente, ya que “puede responsabilizar a la formación de Iglesias del bloqueo gubernamental” al no haber aceptado su proposición definitiva.

SÁNCHEZ Y SU RELACIÓN CON MACRON Y MERKEL

El presidente del Gobierno en funciones se ha reunido en dos ocasiones con Macron y una con Merkel después de las elecciones del 28 de abril. La última vez fue un encuentro a cuatro, junto al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante el Consejo europeo celebrado en Bruselas el pasado mes de junio. 

Los últimos meses tanto Macron como Sánchez han mostrado la buena sintonía de sus relaciones. El pasado 27 de mayo ambos líderes sorprendieron con una cita inesperada en el Palacio Elíseo. En ese encuentro compartieron impresiones sobre los resultados de las elecciones al europarlamento y también hablaron sobre la Agenda Estratégica de la Unión Europea 2019-2024.

Su siguiente reunión tuvo lugar en el Consejo europeo de finales de junio, donde se abordó el reparto institucional de la UE. Allí también tuvo un encuentro con la canciller alemana. Su próxima cita será el 25 de agosto, en la próxima reunión del G7. Pedro Sánchez acudirá a la cumbre, que se celebra en Biarritz (Francia), tras aceptar la invitación del propio Macron. Al evento acudirán los presidentes de Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Japón. 

La asistencia del presidente en funciones vuelve a dar visibilidad a España en este tipo de actos. La última vez que se produjo una situación parecida fue en 2009, cuando el por entonces jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, acudió a la cumbre del G8, celebrada en la localidad italiana de L’Aquila.

Comentarios