Metro

El sector del taxi ve bien que Metro de Madrid decida ampliar sus servicios a los fines de semana. La propuesta, adelantada por el vicepresidente de la comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, pretende que la red de transporte esté abierta las 24 horas durante el sábado y domingo. Algo que, de momento, no ha creado malestar en los taxistas, quienes, incluso, lo ven una buena noticia para el ciudadano.

La Federación Profesional del Taxi de Madrid argumenta que ellos son “un medio de transporte complementario tanto al metro como a la EMT” y por lo tanto, consideran que “los avances en las infraestructuras que permitan desechar la movilidad en el vehículo particular son positivas para el sector.” Eso sí, recuerdan a los usuarios que a pesar de que Metro abriera sus puertas las noches del fin de semana, “el servicio de Taxi seguirá estando presente las 24 horas del día los 365 días del año, con servicio puerta a puerta que ofrece todas las garantías y seguridad”.

En la misma línea se han posicionado desde la Asociación Plataforma Caracol, que aúna a más de 300 conductores de taxi en Madrid. Aseguran que no van a oponerse a la medida, porque son fieles defensores del “servicio público” y por lo tanto, no pueden negarse a algo que va a mejorar la movilidad de los turistas y residentes. Además, aseguran que las posibles pérdidas económicas que pudieran sufrir “no es algo que tengan contemplado” en este momento. 

CIUDADANOS “CUMPLE” SU PROPUESTA ELECTORAL

En una entrevista en 20minutos, Aguado aseguró que la consejería de Transportes, liderada por Ángel Garrido, ya había iniciado los procedimientos para ofrecer esta ampliación del servicio. Una promesa que estaba prevista en el programa electoral de la formación naranja y que su socia, Isabel Díaz Ayuso, había calificado como “muy costosa” e “inviable”. 

Metro

Un sindicato denuncia a Metro de Madrid por sustituir a los huelguistas de Ombuds

Un vigilante de Metro de Madrid, dependiente de la empresa Trablisa, ha sido agredido mientras vigilaba las instalaciones que debían estar cubiertas por trabajadores de Ombuds, actualmente en huelga indefinida. La normativa laboral no permite cubrir los puestos de los huelguistas con personal de otr...

Aguado ha reconocido que todavía no saben cuál será la opción más factible: si abrirlo en determinadas líneas (como pueden ser las que conectan con las zonas más céntricas de la ciudad), empezar por franjas horarias, ir ampliando la frecuencia progresivamente, etc. Aunque eso sí, el vicepresidente volvió a reafirmarse en que su objetivo es que “todas las líneas de Metro” abran los fines de semana “antes de finalizar la legislatura”, es decir, si todo va bien como máximo en cuatro años. 

El portavoz del Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro (SCMM), Juan Antonio Ortiz, asegura que nadie les ha informado de cómo podría desarrollarse la medida. No saben qué frecuencia establecerán o si se necesitarán más o menos maquinistas. Ortiz indica que “los gastos dependerán” de estos parámetros. Por ejemplo, “si hay más frecuencia habrá más consumo de electricidad”, añade. Además, habrá que incorporar más miembros de seguridad en las estaciones.

El principal problema de esta iniciativa es su elevado coste. Según adelantaba ABC hace dos meses, el coste de este servicio podría alcanzar los 60 millones de euros. La Plataforma Caracol del Taxi insiste en que todavía es pronto para comentar la implantación, ya que “ahora la Comunidad de Madrid tendrá que echar cuentas” para saber la viabilidad del proyecto. 

LOS TRABAJADORES DE METRO, EN CONTRA

La noticia ha caído como un jarro de agua fría a los empleados de Metro. Los sindicatos llevan tiempo demandando una ampliación de la plantilla. Denuncian que con el número de maquinistas que actualmente trabajan en la empresa no se puede cubrir correctamente el servicio estipulado. 

Ortiz sostiene que “ven bien la iniciativa”, pero hacerla con los recursos que hay ahora mismo es inviable. “Si quieren abrir Metro las noches del fin de semana hará falta contratar, como mínimo a 400 trabajadores”, indica. Ortiz recuerda que desde el año 2016 se ha reducido considerablemente el número de profesionales, pasando “de casi 2000 maquinistas a 1632”. Un descenso que indiscutiblemente afecta a los usuarios.

El Comité de Empresa de Metro coincide con el SCMM en que es “imposible” que se pueda abrir 24 horas con la situación actual. La red de transportes acumula a diario retrasos y averías en los convoyes, lo que se traduce en largas esperas para los clientes. Y según los trabajadores, esto podría empeorar si se amplían los horarios. Sobre este asunto desde  FPTM añaden que ellos también han recibido las quejas de los pasajeros. “En los últimos tiempos los usuarios de Metro nos trasladan carencias importantes en cuanto a frecuencias y organización de los trenes”, apostillan. 

EL OBJETIVO DE LOS TAXISTAS: LOS VTC

Metro no es un problema para los taxistas, pero sí lo sigue siendo VTC. El colectivo ha parado temporalmente las protestas, pero algunos conductores sostienen que podrían retomar las reivindicaciones este mes de septiembre. Algo que de momento no confirman desde FPTM.

taxi

Los taxistas catalanes plantean liderar la Huelga Mundial por el Clima

  • Algunas asociaciones han sondeado a los taxistas si quieren sumarse y liderar la Huelga Mundial por el Clima.
  • El sector del taxi prevé retomar sus protestas contra los VTC en otoño.
  • La última gran manifestación del sector fue a principios de año. Los parones colapsaron las principales vías de la ciudad durante varios días. De esa reivindicación, sobre todo los taxistas en Cataluña, consiguieron algunas de las mejoras que demandaban, aunque no todas. Una de ellas fue imponer que el servicio de VTC se contrate con un tiempo de antelación, que va desde 15 min a una hora. 

    Desde la llegada de los servicios de VTC, el sector del taxi ha luchado para que las comunidades autónomas y municipios cumplan la ley aprobada por el Gobierno central. Esa norma establece que deberá concederse una licencia de VTC por 30 de taxi, pero de momento no se han puesto de acuerdo para su implantación. Algo que desde el colectivo siguen criticando.

     

    Comentarios