La Policía Nacional detiene en Tenerife a un fugitivo que asesinó a dos policías en Reino Unido
La Policía Nacional ha detenido en Adeje (Tenerife) a un fugitivo buscado por asesinar a dos policías en Reino Unido.

La Policía Nacional ha detenido en Adeje (Santa Cruz de Tenerife) a un fugitivo que era buscado por el asesinato de dos policías en Reino Unido. Sobre este constaba una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) por parte de las autoridades británicas.

El arrestado, que también era buscado por pertenencia a organización criminal y delito de lesiones, podría estar involucrado en otros seis homicidios que están siendo investigados por la policía británica.

Las investigaciones sobre el fugitivo se iniciaron hace varios meses atrás, cuando la National Crime Agency alertó a la Policía Nacional del posible paradero del huido en territorio español. Tras una larga y compleja investigación en conjunto con las autoridades de Reino Unido, finalmente se consiguió localizar al fugitivo.

DETENCIÓN EN UN SUPERMERCADO DE ADEJE (TENERIFE)

El arrestado se encontraba residiendo en Adeje (Tenerife), donde trataba de pasar desapercibido. Para ello llevaba una vida totalmente normalizada y adaptada a la isla, como la de cualquier otro ciudadano insular. De esta forma no levantaba ningún tipo de sospecha entre sus vecinos.

La detención del fugitivo se produjo durante un servicio de vigilancia que los agentes de la Policía Nacional establecieron en las inmediaciones de la urbanización en la que residía. En un primer momento se pudo localizar a un individuo que respondía a las características físicas de la persona buscada.

Cuando se dirigía a realizar la compra a un supermercado fue detectado por los agentes, que procedieron a su identificación y detención al abandonar el establecimiento.

ASESINATOS DE POLICÍAS EN 2006 Y 2016

El hombre fugado era buscado por las autoridades británicas por un doble asesinato de policías. El primero de ellos tuvo lugar en el año 2006, cuando irrumpió en una comisaría de Glasgow (Escocia) y arremetió contra uno de los agentes presentes en las dependencias, disparándole con un arma de fuego y provocándole la muerte. Diez años más tarde, en 2016, junto a otros individuos, el huido disparó y mató a otro policía británico.

Para tratar de evitar su detención por estos hechos, en el año 2018 decidió prender fuego a dos vehículos, logrando huir. Todos estos cargos que le son imputados por la justicia inglesa se ven agravados por su pertenencia a organización criminal. También se le investiga por su posible participación en otros seis homicidios.

A pesar de la detención, la operación se mantiene abierta. En Reino Unido se ha arrestado a otros tres miembros de la misma organización criminal a la que pertenece el detenido en Santa Cruz de Tenerife.

Arrestado en Tenerife un hombre buscado por asesinar a dos policías en Reino Unido
El detenido había establecido su residencia en Adeje tratando de pasar desapercibido llevando una vida normalizada y adaptada.

EUROORDEN SOBRE EL DETENIDO EN TENERIFE

Sobre el detenido en Adeje (Santa Cruz de Tenerife) recaía una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE). También conocida como una Orden de Detención Europa o Euroorden, es una resolución judicial que dicta un Estado Miembro de la Unión Europea para la entrega y detención a otro Estado miembro de una persona que se reclama.

Esta reclamación se realiza para emprender acciones penales o para el cumplimiento o ejecución de una pena o una medida privativa de libertad. Se trata de un procedimiento similar a un proceso de extradición entre los países Europeos.

Las órdenes de detención europeas emitidas por las autoridades judiciales de cualquier país de la Unión Europea son válidas en todo su territorio. Está en funcionamiento desde el año 2004 y ha sustituido a los largos procedimientos de extradición que existían anteriormente entre los países de la UE.

En España, las autoridades judiciales de emisión son los jueces o tribunales que conozcan de la causa. Por su parte, los Tribunales competentes para ejecutar y cumplir la OEDE son los Juzgados Centrales de Instrucción y la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

De acuerdo con la OEDE, para dar lugar a la entrega de la persona, el delincuente debe estar castigado con una pena o medida de seguridad privativa de libertad de al menos tres años.

No obstante, hay que tener en cuenta que el delito debe pertenecer a una de las 32 categorías de delitos graves que no están sujetos a una doble incriminación.

En la lista de infracciones figuran casos de terrorismo, corrupción, violación, blanqueo de dinero, fraude, extorsión, homicidio (como en el caso de Tenerife), etcétera. En el caso de que el un delito no esté incluido en esas categorías, el país de ejecución puede negarse a extraditar al delincuente.

DIFERENCIAS CON LA EXTRADICIÓN TRADICIONAL

A la hora de hablar de la OEDE hay que tener en cuenta que tiene ciertas diferencias con respecto a la extradición tradicional. Esta diferencia comienza por el plazo de ejecución, que es de 60 días a partir de la fecha de detención. Además, en el caso de que el interesado consienta su entrega, esta decisión debe ser tomada en 10 días.

En todo caso, aquella persona sobre la que recae la OEDE debe entregarse con la mayor brevedad posible. La fecha se conviene entre las autoridades implicadas, pero siempre en un plazo máximo de 10 días desde que se ejecuta la Euroorden.

Otro de los puntos a tener en cuenta es la ausencia de influencias políticas en este tipo de decisiones. Es decir, las decisiones al respecto se adoptan de manera exclusiva por parte de las autoridades judiciales.

Los países de la Unión Europea no pueden denegar la entrada de sus propios nacionales, salvo que se hagan cargo de la ejecución de la pena privativa de libertad contra estas personas.

De igual forma, se establece que un país solo puede negarse a entregar a una persona buscada si se aplica uno de los motivos de denegación obligatorios u opcionales. Los primeros se dan en caso de: menores de edad, amnistía o cuando una persona ya ha sido juzgada por el mismo delito. Los opcionales son: competencia territorial, ausencia de doble tipificación, prescripción o proceso penal pendiente en el país que debe realizar la entrega.

LA EUROORDEN, CADA VEZ MÁS UTILIZADA

De acuerdo a las estadísticas, la duración media de la entrega de una persona buscada fue de 15 días cuando hubo consentimiento. En los casos que no la hubo, fue de 40 días.

Los últimos datos con respecto a la Euroorden publicados por la Comisión Europea, que datan de 2017, reflejan la emisión de 17.491 ordenes emitidas y 5.317 ejecutadas. En todo caso, se ha podido experimentar un notable crecimiento en ambas desde su puesta en marcha en 2005.

Comentarios