the guardian

¿Cómo España ha gestionado tan mal la crisis de coronavirus? Esta es la pregunta que se hace el periódico ‘The Guardian’ en su portada de hoy, para dirigir una dura crítica al Gobierno por su actuación ante la pandemia. El diario británico lo califica como uno de los momentos más dramáticos y oscuros de la historia del país. Si bien en un principio el foco estaba puesto en Wuhan, Italia o Irán, ahora es España la que está en el punto de mira. Se preguntan qué se ha hecho mal para no reaccionar correctamente al ver lo estaba sucediendo en otros lugares del mundo. Critica también la relajación del Gobierno y de personalidades como el doctor Fernando Simón que no fue capaz de prevenir el contagio masivo. ¿Qué ha pasado y por qué el gobierno ha tardado tanto? 

El diario encuentra una explicación muy sencilla a la rápida propagación. El final del invierno estaba siendo inusualmente cálido y soleado, por lo que a finales de febrero y principios de marzo, los lugares públicos como parques, terrazas y cafés de Madrid, estaban llenos de ciudadanos tranquilos, disfrutando del clima y socializando. Lo que significa que hubo charlas cara a cara con unos centímetros de separación, besos, abrazos o copas compartidas. Además, prosigue el rotativo, menos de una semana antes de decretarse el estado de alerta, se celebraron acontecimientos deportivos, mítines políticos y manifestaciones. Eventos que tuvieron lugar cuando ya se sabía que el coronavirus estaba presente en el país y en la región, aunque por aquel entonces con pocos casos. 

EVENTOS MULTITUDINARIOS Y AMBIENTE DE VACACIONES

Debido a todo esto, la publicación concluye que el presidente Pedro Sanchez reaccionó tarde y de manera torpe al no tiene en cuenta que no había suficiente equipamiento como pruebas de coronavirus, protección para los sanitarios o mascarillas. También consideran que el estado de alerta se aplicó demasiado tarde ya que, desde que Sanchez anunció que se iba a llevar a cabo, aún se demoró 24h en poner en marcha los poderes de emergencia. Y en este lapsus de tiempo una gran parte de la población de la capital y otras grandes ciudades ya se había dispersado por todo el país. Otro de los problemas que se dieron, es que cuando se cerraron los centros escolares, la población lo vivió como si se tratase de unas vacaciones. Los locales y sitios de recreo se llenaron de gente, los jóvenes celebraron fiestas y muchas familias viajaron a la playa o a su segunda residencia. Algo que se podría haber evitado con una mejor coordinación. 

‘The Guardian’ vierte estas críticas al gobierno español sin mencionar que las medidas que se están tomando en Reino Unido son especialmente laxas, y se ha esperado al día de ayer para decretar el confinamiento total, cuando las cifras de fallecidos superan los 300 y los contagiados se acercan a los 7.000.

‘The Guardian’ pronostica que cuando todo finalice, España será un país frágil con una crisis tan severa como la que se vivió en 2008. Según los cálculos del economista Toni Roldán, nuestro país necesitará un préstamo de 200.000 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Aunque por ahora lo principal es controlar los contagios y luchar contra el virus, aunque puede que lo peor esté por venir. 

Comentarios