síntomas de la gripe

Nos encontramos en una época en la que los casos de gripe comienzan a aumentar, pero el problema es que, aunque llevamos conviviendo con ella toda nuestra vida, lo cierto es que el COVID-19 ha hecho que nos surjan dudas e, incluso, confundamos ambas enfermedades. Es por ello que vamos a explicar los tipos de gripe para poder distinguirlos, así como una serie de consejos que nos ayudarán a prevenirla y diferenciarla del tan temido coronavirus, a la vez que aprovechamos para dejaros esta lista de antigripales de farmacia más efectivos para que podáis estar preparados.

Qué es la gripe y qué tipos existen

La gripe es una enfermedad infecciosa de origen vírico.

Afecta fundamentalmente al tracto respiratorio, y aunque se considera una enfermedad leve y habitual todos los años, se pueden producir casos más graves si la persona contagiada es recién nacida, mayor de 65 años o padece patologías previas por enfermedades crónicas.

En total hay cuatro tipos de gripe que son:

  • Gripe A: es el virus responsable de las pandemias y el que ha cambiado el concepto de gripe en el último decenio.
  • Gripe B: sería el tipo de gripe habitual hasta que fuese sustituido por la gripe A a partir de la pandemia de 2009.
  • Gripe C: produce infecciones leves y no tiene apenas relevancia médica.
  • Gripe D: parece no afectar al ser humano pero sí al ganado.

Consejos para prevenir la gripe

Como la mejor medicina es la prevención, os vamos a dar una serie de consejos sobre cómo evitar la gripe según la OMS:

  • Vacuna: la vacuna anual contra la gripe es el medio más efectivo para evitar enfermar.
  • Alimentación: una alimentación variada y equilibrada aumenta las defensas y reduce el riesgo de desarrollo de bacterias.
  • Contacto: evitaremos el contacto con personas que puedan estar infectadas.
  • Deporte: refuerza el sistema inmunitario y ayuda a la adaptación del cuerpo a los esfuerzos.
  • Higiene: una buena higiene reduce el riesgo de contagio. Recuerda utilizar pañuelos desechables.
  • Tabaco: el tabaco es uno de los mayores debilitadores del sistema inmunitario.

En cualquier caso, debemos recordar que existe un Programa Mundial de la Gripe que busca establecer las estrategias que sean necesarias con el objetivo de mejorar la respuesta sanitaria frente a este tipo de enfermedades, muy especialmente para aquellas personas que estén en mayor riesgo.

¿Cómo puedo diferenciar la gripe del COVID-19?

Primeramente debemos entender la diferencia existente entre una enfermedad estacional como lo es la gripe y una pandemia como ocurre con el COVID-19.

En el primer caso, es decir, en el de la gripe estacional, hablamos de una enfermedad que se produce por virus con los que ya convivimos y frente a los que hemos desarrollado una cierta inmunidad, o al menos lo ha hecho la mayor parte de la población.

Estos virus pueden mutar ligeramente, causando síntomas más o menos comunes en los diferentes casos y a lo largo del tiempo, pero en el caso de la pandemia como sería el coronavirus COVID-19, hablamos de un tipo de virus que se caracteriza por dos razones principales que son, por un lado, el hecho de que la población no ha desarrollado inmunidad contra él debido a su diferencia respecto a los virus que ya conocemos, y por el otro, al ser un coronavirus, muta con mayor frecuencia y se adapta a los cambios, por lo que es más complicado que se consiga dicha inmunidad.

Dicho esto, vamos a realizar una comparativa que nos permita poder diferenciar la gripe del coronavirus COVID-19:

  • Incubación: la gripe tarda una media de tres días, mientras que el COVID puede llegar a las dos semanas.
  • Cansancio y sensación de fatiga: un síntoma habitual en ambas enfermedades.
  • Congestión y secreciones nasales: de frecuencia media en ambos casos.
  • Diarrea: ocasional en gripe y algo menos frecuente en COVID.
  • Dolor corporal: habitual con la gripe y poco frecuente con el COVID.
  • Dolor de cabeza: bastante frecuente en el caso de la gripe, y poco habitual en el del COVID.
  • Fiebre: frecuente en ambos casos.
  • Pérdida del apetito: muy normal cuando enfermamos con gripe, pero poco frecuente si es por COVID.
  • Problemas respiratorios: es poco habitual en el caso de la gripe, y se reduce sobre todo a congestión nasal, pero en caso del COVID es muy frecuente.
  • Tos: es habitual tanto en la gripe como con el COVID.

Es importante que aprendamos a protegernos de la gripe, máxime en estos tiempos de coronavirus COVID-19 en los que debemos hacer todo lo posible por mantener una buena salud, y para ello es importante conocer mejor esta enfermedad, aprendiendo a prevenirla y distinguirla del 2019-nCoV para poder estar más tranquilos.

Comentarios