martes, 1 diciembre 2020 13:00

Todo lo que puede arruinarte una primera cita

Dar una buena impresión en una primera cita es mucho más importante de lo que crees. Seguro que alguna vez has quedado con una persona, que has conocido en cualquier tipo de situación, y has creído que ese encuentro ha ido genial. Sin embargo, nunca más vuelves a saber nada de él o ella y solo te queda preguntarte qué ha podido pasar.

Nada es perfecto y, en cuestiones del corazón, no todo puede estar bien escrito y definido. Cada persona es un mundo y los sentimientos no se pueden forzar. A pesar de todo, puede que hayamos cometido una serie de errores imperdonables que han hecho que esa persona haya huido. O, por supuesto, todo lo contrario. Quizá hemos sido nosotros quienes no hemos encontrado lo que buscábamos en la otra parte.

Si te interesa el apasionante mundo del amor, descubre todo lo que puede arruinarte una primera cita.

El egocentrismo, causa de muerte en una primera cita

egocentrismo cita

Una primera cita puede quedar arruinada por muchas cosas. Por eso, si tenemos en cuenta los errores que no debemos cometer, será más sencillo que todo salga bien para que exista la posibilidad de poder ver a nuestra potencial pareja en más ocasiones. Entiende que te lo estás jugando todo a una misma carta.

En primer lugar, no debemos acudir al encuentro y dar demasiados datos sobre nosotros mismos sin apenas conocer a la otra persona. Aunque es bueno abrirse y mostrar confianza, no es lo ideal comenzar contando problemas, y menos si estos son graves o la otra persona no los puede solucionar.

Tampoco es nada recomendable hablar demasiado sobre uno mismo. Debemos dejar de lado el egocentrismo. La primera cita servirá para conocernos, pero siempre el uno al otro. Nunca interrumpas a tu pareja si está hablando para contar algo tuyo. Esto tiene que ver mucho con la buena educación.

Mentiras y economía, mejor dejarlas a un lado

mentiras economia

Otra de las cosas que no debemos hacer nunca en una primera cita es mentir. Si ya empezamos así nada más conocernos, nada bueno puede salir de una relación. De este modo, cuando comenzamos algo construido sobre una base de mentiras, corre el riesgo de irse al traste en cualquier momento.

Para agradar a la otra persona, no es malo resaltar nuestros puntos positivos. Sin embargo, puede resultar algo embarazoso que te traiciones a ti mismo y se te olvide alguno de los datos que hayas dados por no ser del todo ciertos.

Además, el tema del dinero debemos dejarlo tan de lado como nos sea posible. Tan malo es alardear de lo que tienes como quejarte por lo que te falta. El tema de la economía se puede tornar algo tenso para hablarlo con alguien a quien apenas conocemos.

Una buena impresión personal es imprescindible en la primera cita

primera impresion cita

Un error que no debemos cometer en ningún momento es ir desaseado a una primera cita. En el caso de que no nos haya dado tiempo de ducharnos y vestirnos de la forma correcta, es preferible llegar un poco tarde a hacerlo hecho un desastre.

También debemos tener en cuenta cómo ir vestidos para no destacar, para mal, ante nuestra pareja. No podemos ir igual si hemos quedado para cenar en una pizzería que si vamos a acudir a un sitio más elegante o dar un paseo por algún parque.

En el caso de los chicas, suelen desaprobar que ellos lleven camisetas con eslóganes sexuales, provocativos o infantiles. Los chicos, por su parte, odian que ellas acuden con demasiada joyería, muy maquilladas o muy provocativas. Ir sencillo pero elegante es lo ideal.

La educación, algo importante a tener en cuenta

educacion cita

La educación es un punto muy importante a la hora de afrontar una primera cita y que esta salga bien. Por eso, siempre tenemos que hacer gala de nuestros modales y no quedar mal frente a nuestra pareja.

Tampoco debemos pasarnos toda la velada hablando mal de nuestros ex. En este caso, podríamos correr el riesgo de que la otra persona nos catalogara como alguien tóxico y saliera huyendo a la primera de cambio.

En ningún caso debemos presumir de nuestra sexualidad, pues es un tema que debe salir solo y en el que deben participar ambos. Tampoco, por supuesto, pasarnos todo el tiempo mirando el teléfono, pues nuestra cita podría no sentirse a gusto en esta tesitura.

Ni tímido ni presumido, encuentra el término medio

termino medio

Un error que podemos cometer en nuestra primera cita, debido a los nervios, puede ser el estar demasiado callados. Este tipo de actitudes harán que la otra persona no se termine de sentir cómoda. Por eso, lo mejor es relajarse y mostrar confianza en nosotros mismos.

Por otro lado, tampoco debemos mostrarnos demasiado presumidos. Aunque la positividad agrada, la exageración cansa. Y eso es justo lo que puede pasarle a nuestra cita si no dejamos de hablar de nosotros mismos y de lo bien que nos ha ido todo en la vida.

Ser intolerante con los pensamientos o diferencias tampoco nos hará ganar puntos, sino todo lo contrario. No debemos mostrarnos inflexibles, sino abiertos y reflexivos. Debemos poder iniciar un debate y que la otra persona se sienta cómoda hablando con nosotros.

Cómo actuar después de una primera cita

despues cita

No todo tiene por qué suceder en el encuentro de la primera cita, también hay errores que podemos cometer después. En primer lugar, después de haber quedado con esa posible pareja, no tenemos por qué agobiarla con mensajes. Enviar uno para afirmar lo bien que lo hemos pasado está bien, pero no demasiados, pues aún no tenemos confianza.

La intensidad nunca es buena y, en esos mensajes, al igual que en el resto del encuentro, tampoco debemos pasarnos de graciosos. Contar algún chiste o mostrar nuestro sentido del humor está bien, pero sin llegar a cansar a la otra persona.

En ningún momento tenemos que ser otro tipo de personas. Lo mejor es siempre mostrarnos tal y como somos, pues la persona de nuestra cita deberá querer seguir conociéndonos por nosotros mismos y no por la imagen que pretendemos que se cree en su cabeza.