Torra

Tic-Tac. El tiempo se agota. Quim Torra se encuentra ante una difícil decisión: confirmar mañana las medidas de confinamiento para Cataluña, arriesgándose a la fuerte oposición y crítica de los empresarios, o anunciar el fin de las restricciones. Como verso libre en la política nacional, Torra ya se ha desmarcado de las resoluciones judiciales en varias ocasiones. Sin embargo, los datos arrojan una realidad poco positiva: Cataluña cuenta con brotes descontrolados y zonas con alto riesgo de reproducción y reactivación de la temida transmisión comunitaria. En menos de 24 horas Torra anunciará las próximas medidas del Govern ante una situación que quieren vender como “moderadamente positiva”.

Evolución mensual del coronavirus en Cataluña. Fuente: El Periódico

LÉRIDA, LA PRIMERA PIEDRA EN EL CAMINO

Ya en la primera semana de julio, Fernando Simón, advertía al Gobierno de la Generalidad que les preocupaba la evolución epidemiológica en la zona de El Segriá. Cinco días más tarde, ante la escalada de casos, el Govern no tuvo más remedio que hacer oficial el cierre de la comarca. Fue el primer paso de un ejecutivo que hasta ese momento parecía confiado de que la segunda ola vendría en otoño, con el regreso a las aulas y a la normalización de la actividad diaria. Ada Colau fue una de las primeras en criticar la tardanza de actuación del Govern. Ya entonces puso a disposición del gobierno regional los rastreadores a fin de ayudar también a la contención del virus en Barcelona y su área metropolitana, que comenzaba entonces a despuntar como uno de los puntos conflictivos. Torra dijo no.

Cataluña roza los 100.000 contagios entre críticas a Torra por la ...

Comentarios