El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha resaltado la importancia de la aprobación en Consejo de Ministros del Real Decreto-ley por el que se prorrogan hasta el 30 de septiembre los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) asociados al Covid-19 y la prestación extraordinaria para autónomos cuya actividad se haya visto mermada con la crisis.

Durante una rueda de prensa para valorar la medida, el máximo dirigente regional ha hecho especial hincapié en que el archipiélago es la única CCAA que tiene en el texto articulado una especificidad determinada por su condición ultraperiférica.

En este sentido, recordó que la disposición adicional séptima del Real Decreto-ley dice que “el Gobierno, en atención a las condiciones de lejanía e insularidad que le confieren a Canarias la condición de RUP, tendrá en cuenta sus particularidades hasta la reanudación del tráfico aéreo internacional”.

“Era muy importante –reiteró el presidente– que tuviésemos esta disposición adicional en la que se ha venido trabajando desde hace mucho tiempo. Tuvimos una reunión con la ministra, con los sindicatos, con la patronal y expusimos claramente la necesidad de esta especificidad para las islas por sus circunstancias”.

De igual modo, Torres señaló que tanto la prórroga como la mención especial para la CCAA son “para estar contentos”, ya que Canarias tiene una situación especial al ser la región más dañada en lo económico y depender del turismo, por lo que agradeció al Gobierno su “sensibilidad”.

Comentó en este punto que lo idea sería que a partir del 30 de septiembre la CCAA tenga una normalidad económica. “Llega la temporada alta de Canarias –dijo– y sería ideal que tuviésemos los hoteles y la realidad económica en la mejor predisposición”.

De no ser así, Torres observó que las islas, gracias a la disposición específica, tendrían “una posibilidad” si las cosas así lo exigieran”. “Podemos estar contentos”, celebró.

LOS ERTES, “UNA HERRAMIENTA FUNDAMENTAL”

Por otro lado, expuso que los ERTEs eran una herramienta poco conocida hasta la llegada de la pandemia del Covid-19 “que se ha demostrado como fundamental para el mantenimiento de empleo en nuestro país”, ya que la voluntad es que cuando la situación de normalice puedan regresar a sus empleos.

Al respecto, en Canarias hay en la actualidad unas 205.000 personas en ERTE por fuerza mayor y otras 30.000 que están en otro tipo de ERTE, cifra que subiría a medio millón si se suman las personas que están desempleadas en las islas “Por eso era fundamental que se mantuvieran los ERTE de fuerza mayor”, aseveró.

Comentarios