El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha admitido a trámite el recurso contencioso administrativo de la compañía Dvuelta, contra la aplicación móvil ‘miDGT’ de la Dirección General de Tráfico (DGT), según el auto.

Dvuelta estima en su demanda que la DGT, con su app móvil –que permite llevar en el móvil el permiso de conducir así como otra documentación–, induce a los conductores a la comisión de una “infracción tipificada” en la Ley de Seguridad Vial, como es conducir sin portar consigo el permiso de conducción, así como no llevar la documentación del vehículo.

Según denuncia la compañía, el principal atractivo de la app es el poder conducir sin portar el permiso de conducción. “Los móviles son los nuevos permisos de conducir”, destaca la DGT en su publicidad. Además, añade: “Con ‘miDGT’ puedes llevar en formato digital en tu móvil tu permiso de conducir”. Pero en opinión de Dvuelta, esto resulta “falso y contrario a la Ley”.

No obstante, fuentes de la DGT aseguran a Europa Press que la app móvil no es ilegal, puesto que la Ley de Tráfico no precisa el formato en que han de presentarse los documentos a las autoridades y porque la app es voluntaria para todo aquel que quiera descargársela en su dispositivo.

El conductor de un vehículo a motor o ciclomotor queda obligado a estar en posesión y llevar consigo su permiso o licencia válidos para conducir, así como el permiso de circulación del vehículo y la tarjeta de inspección técnica, y deberá exhibirlos ante los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico en el ejercicio de las funciones que tienen encomendadas que se lo soliciten, en los términos que reglamentariamente se determine”, dice la Ley en su artículo 59.2.

RECOMENDACIÓN: LLEVAR LA DOCUMENTACIÓN EN FORMATO FÍSICO

Según informó la DGT el pasado 19 de marzo, la documentación en formato digital tiene la misma validez que el documento en soporte físico a efectos de Tráfico, pero solo en territorio nacional, ya que en el extranjero será necesario llevar dichos documentos en soporte físico.

Los agentes de la autoridad podrán conocer en tiempo real la información que se suministra en el móvil y verificar mediante la lectura de un código QR de un único uso generado por la propia aplicación dicha información desde las tablets que llevan los agentes y ver información actualizada sobre permisos y validez de los mismos. Los permisos de conducción y circulación en el móvil incorporan marcas visuales para dificultar el fraude.

No obstante y pese a la validez del soporte del teléfono, la DGT recomienda llevar los permisos en formato físico, puesto que la verificación de los mismos en el móvil sólo la pueden hacer los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC), si bien progresivamente se va facilitar al resto de cuerpos de vigilancia del tráfico que así lo soliciten, las herramientas necesarias para la verificación de estos permisos digitales.

PRIVACIDAD

Asimismo, Dvuelta advierte de que “la ausencia de validez legal del llamado carné de conducir electrónico no es el único aspecto que merece prevención por parte de los potenciales usuarios antes de descargarse la aplicación”.

Así, la compañía expone que el hecho de descargar esta app supone autorizar a la DGT a: hacer fotos y grabar vídeos; acceder a la ubicación precisa (basada en la red y el GPS); acceder a la ubicación aproximada (según la red); leer, modificar o eliminar contenidos de la tarjeta de memoria; ver conexiones de red; evitar que el teléfono entre en modo de suspensión; utilizar hardware de huellas digitales; recibir datos de Internet; leer la configuración de servicios Google; usar hardware biométrico; o acceder a toda la red.

“La información personal privada que autorizamos a que la DGT posea excede, con mucho, los supuestos usos que el organismo anuncia como funcionalidades que nos facilitan la vida. La motivación última de la DGT, en opinión de Dvuelta, es que con coche o sin él, la DGT sabrá dónde estamos, si nos movemos, y a dónde lo hacemos”, denuncia Dvuelta.