meer

Las voces que critican el informe médico que ha publicado la diputada de Vox Rocío de Meer aumentan por segundos. Son muchos los profesionales de la sanidad que, como poco, califican de “extraño” el documento facilitado por la parlamentaria con el que intenta acallar las críticas de quienes dudan que recibiera el pasado viernes en el País Vasco una pedrada en la ceja. MONCLOA.COM se ha puesto en contacto con una enfermera de Urgencias del hospital Puerta de Hierro de Madrid acostumbrada a lidiar con este tipo de lesiones para analizar dicho informe médico. Y según esta profesional, que prefiere mantenerse en el anonimato, “esa herida no está causada por una piedra lanzada a distancia del tamaño de un huevo”.

Vox ha elevado el tono contra aquellos que dudan sobre la veracidad de la agresión a la diputada Rocío de Meer. El pasado viernes, la parlamentaria del grupo ultraderechista recibía en la localidad vizcaína de Sestao una pedrada en la ceja a manos de manifestantes de extrema izquierda, según detalló la formación liderada por Santiago Abascal. Sin embargo, fueron muchos, desde políticos a profesionales de la sanidad, los que cuestionaron que los hechos ocurrieran tal y como describían desde Vox.

Algunos, como el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, aseguraron que los miembros del partido de Abascal habían utilizado “ketchup” para simular la sangre de una herida que no fue causada por una pedrada. Y otros directamente aseguraban que se trataba de un circo montado por Abascal para victimizarse. Para acallar las críticas, de Meer ha publicado el informe médico de la agresión. Sin embargo, las dudas han vuelto a planear sobre Vox, ya que muchos cuestionan que ese informe, incluida la enfermera que ha hablado con este medio.

Lo primero que ha llamado la atención a esta enfermera es el apartado “impresión clínica”, donde se aclara que de Meer sufre una “herida incisa supraorbitaria”, un “traumatismo craneoencefálico leve” y una “cefalea tensional”. Para esta profesional, el hecho de que se haya empleado el concepto “impresión” es extraño. “No creo que sea falso, pero no ha querido poner diagnostico para no pillarse los dedos”, asegura. Hay que decir que esta profesional no cuestiona la veracidad del informe, pero sí puntualiza que lo ve, cuanto menos, extraño.

Donde sí se muestra convencida esta enfermera es a la hora de asegurar que esa herida no está hecha por una piedra. “Estoy segura de que esa herida no es de una piedra. Creo que tiene una herida pequeña, pero una piedra no le ha dado eso segurísimo”, asegura la enfermera. “Una piedra lanzada a distancia no se lo ha hecho porque no tiene inflamación ni hematoma en una zona tan delicada como la periferia del ojo”, insiste.

La enfermera no quiere cuestionar más de la cuenta el informe porque, insiste, no conoce del todo los hechos, pero sí que está acostumbrada a ver todo tipo de heridas en Urgencias. Y cuando una piedra del tamaño de un huevo te golpea a una distancia considerable, los resultados son diferentes a los que se ve en la foto. Es más, esta profesional cuestiona incluso la sangre que se ve en las imágenes, ya que dice no estar convencida de que se trate de sangre real.

De todos modos, la enfermera está convencida de la veracidad del informe. “No es difícil conseguir un informe médico. Es verdad que el parte se expresa muy raro, pero no es difícil de conseguir. Los médicos por norma general no cuestionan lo que les dicen”, comenta. Aún así, la profesional sanitaria puntualiza algunos detalles que le parecen extraños. “Es raro que cambie el tipo de letra e incluso que se haya realizado días después en Logroño”, comenta. Pero es un asunto en el que no quiere ahondar.

Pero tras dar una vuelta al informe y a las imágenes de la agresión, la conclusión de esta enfermera es idéntica. “No le ha dado una piedra del tamaño de un huevo, eso segurísimo”, insiste. “Y a parte, me parece que ir a urgencias para una herida menor de hace dos días es no cuidar los recursos públicos”, concluye.

Comentarios