El uso de la mascarilla será obligatorio en Baleares a partir de este lunes, 13 de julio, salvo excepciones, y el incumplimiento de la norma podrá acarrear multas de 100 euros, la cuantía prevista en la legislación estatal.

Según fuentes de la Conselleria de Salud, el Govern balear última la medida que regulará la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el archipiélago, con la intención de poderla aprobar este lunes y que sea de aplicación ese mismo día. No obstante, han matizado, habrá un periodo de adaptación para que la población se acostumbre a la nueva medida.

La obligación del uso de la mascarilla en Baleares se ha conocido después de que el Consell de Govern aprobase el Decreto Ley 10/2020, de 10 de julio, por el cual se modifica la normativa vigente para gestión de la nueva normalidad ante la propagación de la COVID en la comunidad y se fija el régimen sancionador específico para afrontar los incumplimientos de las disposiciones dictadas.

Por lo que se conoce hasta el momento, el uso de mascarilla en el archipiélago balear será obligatorio en espacios cerrados y abiertos, aunque se pueda mantener distancia de seguridad.

No obstante, habrá algunas excepciones como en las playas y en las piscinas, para la práctica de deporte, consumir bebidas y alimentos o tocar instrumentos de viento.

En esta línea, la mascarilla será obligada tanto en las ceremonias religiosas como en aquellas civiles para todos los asistentes, con independencia que sea en interior o exterior y que se pueda guardar distancia con los demás invitados.

Durante la celebración será obligatoria en el caso que no se puede garantizar la distancia de seguridad, salvo el momento del consumo de bebidas y alimentos.

Por otra parte, en una casa privada no será obligatorio llevar la mascarilla todo el tiempo, pero sí sino se puede mantener distancia de seguridad de dos metros. También, en relación a coches privados, se mantendrá la obligación de usarla cuando los ocupantes no sean convivientes.

En el lugar de trabajo, la obligación de la mascarilla dependerá del tipo de local donde se desarrolle la actividad. De este modo, la distancia se deberá mantener siempre, pero si el establecimiento es un lugar en el que se permite no llevarla se puede quitar, pero si es un sitio donde su uso es obligatorio se tendrá que llevar puesta.

El incumplimiento de la obligación del uso de mascarillas –ya tipificado por el Gobierno estatal– será considerada una infracción leve y supondrá una sanción de 100 euros.

El Govern balear ha decidido tomar esta medida debido a que su “prioridad” es proteger la salud de residentes y visitantes, según explico la presidenta Armengol, quien ha recordado que “el virus sigue conviviendo” en la sociedad de las Islas.

En este sentido, ha argumentado que la obligación de utilizar la mascarilla en todo momento en la vía pública no supondrá un problema para los turistas que lleguen a Baleares en los próximos días, puesto que “ya la tenían que llevar”.

Asimismo, ha recalcado Armengol, “no sería justo” que el “gran porcentaje” de ciudadanos que cumplen “acaben pagando” por quienes no respetan las medidas, y ha vuelto a apelar a la responsabilidad de la población.

Frente al anuncio de la obligatoriedad del uso de la mascarilla en Baleares, el presidente del PP en Baleares, Biel Company, ha exigido a la líder del Ejecutivo balear, Francina Armengol, que el precio de éstas se abarate.

En un comunicado, la formación ha reclamado al Govern balear que “dé cumplimiento a la propuesta del PP, aprobada por unanimidad en sede parlamentaria el pasado junio, en relación a la bonificación y la gratuidad de las mascarillas”.

Company ha recordado que la iniciativa de los ‘populares’ pide que las mascarillas “sean bonificadas como un medicamento más para la población en general y puedan retirarse en las farmacias con la tarjeta sanitaria y, además, el acuerdo aprobado contempla también que dichas mascarillas sean gratuitas para los pensionistas y los parados”.

Por su parte, los hoteleros también se ha pronunciado acerca de la medida. Concretamente, han hablado las presidentas de la Asociación Hotelera de Palma y de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), respectivamente, y el CEO de Meliá Hotels Internacional.

La presidenta de la Asociación de los Hoteleros de Playa de Palma, Isabel Vidal, ha pedido al Govern que la obligatoriedad del uso de la mascarilla en Baleares en espacios públicos, a partir de este lunes, se comunique a los turistas, al igual que se hará con los ciudadanos de las Islas.

En esta línea, ha pedido al Ejecutivo autonómico que “el principal énfasis” sobre esta nueva medida sea la “manera de comunicar”. “Debe estar muy estudiada y siempre enfocada a preservar la imagen de destino seguro”, ha insistido Vidal.

Por su parte, la presidenta de FEHM, María Frontera, ha expuesto que “desde la Federación se entiende que si se respeta la distancia de 1,5 metros no se tengan que llevar mascarillas”.

Finalmente, el CEO de Meliá Hotels, Gabriel Escarrer, ha apuntado que “medidas como las adoptadas por Cataluña y Baleares sobre el uso constante de la mascarilla, también dentro del hotel, ha frenado las reservas de turistas que optan por otros destinos de costa”. Por este motivo, ha añadido, “pedimos diálogo y equilibrio entre seguridad y economía”.

Comentarios