Sportium

Vienen tiempos difíciles para casas de apuestas y juegos de azar en España. Al menos ese es el escenario que deja entrever el Gobierno en España, personificado en la figura de Alberto Garzón, Ministro de Consumo, y que ha sido la cabeza visible en toda esta pelea. Las medidas impuestas durante el estado de alarma de cara a la publicidad de estas empresas quieren establecerse como medida permanente para la nueva normalidad. Para el mes de septiembre está previsto que se plantee la propuesta definitiva y que para octubre esté ya en marcha, pero para ello van a tener que tomar atajos y salvar algunos inconvenientes.

El pasado mes de febrero ya se presentó un primer texto ante la Comisión Europea que fue muy criticado por los países miembro. Se consideraba que era demasiado tibio y no planteaba los cambios que necesitaba el país en esta materia. El Gobierno lo modificó y adoptó muchas de las medidas establecidas durante la etapa de confinamiento, algo que sí ha convencido al órgano europeo hasta el punto de tramitarlo por la vía de urgencia. Una vez se dé el visto bueno, se presentará ante el Consejo de Gobierno y podría quedar aprobado antes de que arranque el nuevo curso.

El propio Garzón categorizó de “casi apagón publicitario” ese artículo 37 del estado de alarma y del cual se van a mantener muchas medidas. La más importante es que los anuncios de las casas de apuestas y juegos de azar se limitaría a la franja horaria de la 1 a las 5 de la mañana en todos los medios de comunicación, plataformas de vídeo e incluso portales de internet. Además, esos spots deberán ser de carácter neutral y no podrán aparecer personajes públicos. Los personajes del mundo de fútbol quedarán, por tanto, apartados de este marketing.

Golpe también importante el que se van a llevar casinos online. Los bonos de captación, lo que se llamarían popularmente los bonos de bienvenida, quedarían anulados. En un primer momento se limitaron a 200 euros como máximo, pero en esta nueva propuesta no hay lugar para ellos. Si por algo habían evolucionado estos operadores era gracias a estas ofertas. En España operan más de 20 casinos online que se rigen por estas promociones y que se verían afectados. A los clientes que tengan a menos un mes de antigüedad si se les podrán seguir realizando promos de este tipo.

Y quizá lo más llamativo es el hecho de que los equipos de fútbol no van a poder llevar publicidad de estos operadores ni en equipaciones ni en camisetas, y en esto Garzón sí que ha sido especialmente contundente. En una entrevista para el programa de Al Rojo Vivo en La Sexta aseguró: “Se va a prohibir la publicidad de casas de apuestas en las camisetas. Cuando una persona es un ídolo de la gente joven y lleva en su camiseta una marca de una casa de apuestas, está incitando un tipo de consumo que puede ser compulsivo”.

Este es un tema especialmente delicado porque según JDigital, la patronal representante de casi el 80% de los operadores de juego en España, los clubes y medios pueden llegar a perder 80 millones de euros en inversión publicitaria por la ruptura de estos patrocinios. De los equipos de Primera División, tan solo la Real Sociedad se libra de tener algún tipo de relación comercial con una casa de apuestas y se debe a la voluntad de sus socios. De los otros 19 equipos, hay 7 que lucen en sus camisetas el nombre de una de estas instituciones. Son Sevilla, Valencia, Granada, Osasuna, Levante, Alavés, y Leganés y Mallorca que ahora pertenecen a Segunda.

A pesar del anuncio de que los cambios llegarán a partir de este otoño, hay clubes que están renovando patrocinios con estas marcas por dos y tres años, lo que ha llevado a Garzón a tachar dichos movimientos de temeridad. Estos se apoyan en los propios datos aportados por el Estado que afirman que el juego online ganó un 58% más de adeptos en las dos primeras semanas de confinamiento, como fruto del cierre de locales físicos de apuestas. Algo que si se cruza con el dato de que niños entre 4 y 12 años aumentaron el consumo de televisión casi un 50%, propicia una situación preocupante.

La otra cara de la moneda

El problema de lo que está planteando Garzón es lo que viene denunciando JDigital en los últimos meses y es el doble rasero del Gobierno con las empresas privadas y las públicas. Las Loterías y Apuestas del Estado no se van a regir por las franjas horarias que se establecen para casas de apuestas, aunque sí que van a tener que adecuarse al mismo formato de anuncio que estas. Desde la patronal ven una clara intención de tratar de provocar un trasvase de clientela del sector privado al público, que evidentemente provocaría una mejora en las arcas públicas.

Alberto Garzón

Otra de las quejas formuladas se centra en que apenas se ha contado con los actores implicados para tutelar estos cambios o para llegar a algún tipo de acuerdo. Desde este bando se intuye que se quiere adoptar una fórmula muy similar a la de Italia, en la que el veto a estas organizaciones es total. El sector del juego advierte que durante el confinamiento se han tenido que cerrar casi el doble de portales sin licencia más que en 2019. Dejan claro que con estas normas se fomentaría el juego ilegal.

La batalla está en pleno auge, aunque todo apunta a que las casas de apuestas van a tener que adecuarse a la nueva normativa y tratar de reinventarse de nuevo para poder sobrevivir.

Comentarios