villarejo gurtel
El excomisario José Manuel Villarejo.

El comisario José Manuel Villarejo acompañó a imputados en el caso Astapa en reuniones en la sede de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía. En estos encuentros, donde estuvieron presentes mandos de esta unidad y policías al cargo de la investigación, Villarejo intercedió para que dejaran de estar imputados en esta causa.

Las grabaciones realizadas por el propio comisario, a las que ha tenido acceso MONCLOA.COM, desvelan el contenido de estas reuniones. Villarejo, según uno de esos audios, era consciente de que se trataba de “una irregularidad muy grave”. Además, aprovechó estas relaciones para sus propios intereses empresariales.

Las personas a las que acompañó Villarejo a la sede de la UDEF se vieron finalmente liberadas de la imputación que pesaba sobre ellos. El policía realizó estas gestiones con los abogados Ignacio Pérez de Vargas y Antonio Vallejo, así como con el jefe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Estepona, Andrés Flores.

Astapa Villarejo

La jueza aborda el papel de Villarejo en el caso Astapa tras meses de parón

  • La Fiscalía tiene que pronunciarse sobre un informe de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía.
  • Villarejo también descubrió en las conversaciones que el empresario José Hidalgo fue llamado a declarar en la UDEF, aunque no estaba siendo investigado, ni consta en las actuaciones que el juez las hubiera pedido.

    Una de las personas por las que intercedió el comisario fue el abogado Ignacio Pérez de Vargas, que había intervenido en algunas de las mayores operaciones urbanísticas de Estepona. Desde las oficinas de la empresa de Villarejo en la Torre Picasso de Madrid, Villarejo acompañó a Pérez de Vargas a la sede de la UDEF, en el complejo policial de Canillas, como puede comprobarse en las grabaciones a las que ha tenido acceso este medio.

    Tal como le comenta a Pérez de Vargas, Villarejo pensaba que se trataba de un momento clave para hablar con la Policía. Eso era así porque, tal como dijo el comisario “el nuevo juez va a reestructurar la situación sumarial y va a decir: bueno, pues ese hombre fuera”. Es por esa razón por la que le subrayó a Pérez de Vargas que era “un buen momento” para “aprovechar el tema”. Villarejo, resumió lo que iba a ser su papel en la reunión: interceder por Pérez de Vargas ante la Policía y decirles “¿qué es lo que necesitáis para que os quedéis tranquilos con este hombre?”

    Villarejo: (…) Ahora lo retoman, viene el (…) con nuevos bríos y, como te he dicho, va a tomar declaraciones, va a imputar (esa es mi opinión) a veinte o treinta personas más ahora a mediados o final de octubre, etc. etc. Entonces, se va a relanzar. Por eso, es lo que… yo creo que es un buen momento este para intentar ¿sabes? aprovechar el tema… Es un momento psicológicamente positivo, porque igual el nuevo juez va a reestructurar la situación sumarial y va a decir: bueno, pues ese hombre fuera, ese tal. Con lo cual, chico…

    Ignacio Pérez de Vargas: Hombre, yo creo que esperarán a practicar todas las diligencias ¿o no?

    V: Bueno, hombre, hombre. Pero depende de… por eso te digo, depende de lo satisfactorio o de lo satisfecho que… Yo además, ya te digo, si me permites, voy a ser muy claro, le voy a decir: Oye ¿qué es lo que necesitáis para que os quedéis tranquilos con este hombre? ¡coño! ¿No te parece?

    Este contacto con la Policía era especialmente valioso, tal como reconoció el propio Ignacio Pérez de Vargas. En lugar de zafarse de forma regular de una imputación durante el proceso de instrucción judicial, conseguir la atención y la comprensión de la Policía era fundamental. Pérez de Vargas lo resume en su diálogo con Villarejo, ya que señala que el fiscal y el juez, a su juicio, no se estudian la documentación del caso. Por eso —dice Pérez de Vargas— “si la Policía dice en esta dirección, ellos van a ir”.

    Ignacio Pérez de Vargas: Mira, si yo intento llegar a ellos… porque yo sé muy bien cómo funciona este tema. El fiscal actúa por los informes que le trae la Policía. El fiscal no se estudia la documentación, vamos a hablar claro. Y el juez tampoco. Es decir, ellos cogen los informes de la Policía y si la Policía dice en esta dirección, ellos van a ir.

    VILLAREJO Y LA REUNIÓN SECRETA EN LA UDEF

    La grabación que realizó Villarejo continuó a lo largo del encuentro dentro de las instalaciones del que seguramente es el mayor y más completo complejo policial en España. A la reunión asistió el número dos de la UDEF, Alfredo Cabezas, tal como atestigua un audio en el que él mismo se presenta.

    Villarejo: Oye, te agradezco muchísimo que me dediques un poquito de tiempo, hombre.

    Alfredo Cabezas: Bueno, yo soy Alfredo Cabezas (…) yo no tengo nada contra usted. Ni ahora, ni en el año 2006, ni nada de nada. Yo, lo que pasa que tengo aquí quince grupos operativos. (Entran otras personas)

    Pérez de Vargas: (…) Ya nos conocemos.

    Cabezas: Estos son los inspectores que llevan la investigación. Aquí yo tengo diez, doce grupos operativos ¿comprende? Y aquí llevamos cuarenta investigaciones. Y yo firmo muchos papeles, nada más. Pero yo no he tenido el gusto de conocerle a usted ni

    PV: No, ya, ya. Como los inspectores (…) y su nombre aparece…

    C: Yo tengo que aparecer de esa forma. Pero, vamos, yo no tengo nada… sentaros.

    En un momento de la reunión en la que intercedió a favor de Ignacio Pérez de Vargas, el propio Villarejo puso en evidencia la irregular situación en la que se encontraba. Villarejo era contratado por personas que requerían sus servicios de forma privada y a la vez actuaba como policía. En ocasiones como esta reunión, la colisión entre los dos campos queda en evidencia por sus propias palabras, ya que llegó a decir “no sé si he sido indiscreto o no” o que “eran cosas que yo no me he enterado por aquí, sino por otros lados”.

    Villarejo: Y en otro de los temas, y además me he permitido, no sé si he sido indiscreto o no, eran cosas que yo no me he enterado por aquí, sino por otros lados que… Pues en relación con otra intervención puntual relacionada con la Fundación Guerrero ¿no es? o Herencia Nadal o algo así…

    Pérez de Vargas: La Herencia Nadal.

    V: Por parte de la Herencia Nadal, pues Pepe Hidalgo, además se lo he dicho, tal, pues él comentaba que no se podía hacer nada allí en Estepona si no era pasando por él y tal y cual y entonces…

    No era la única vez en que aflora esta colisión de intereses. En la grabación de la conversación que mantienen Villarejo y Pérez de Vargas en el automóvil en el que se desplazaron a la UDEF, el policía le confesó detalles confidenciales como que “Pepe Hidalgo ha estado tres veces declarando aquí”. El dato es especialmente llamativo, ya que no constaba hasta el momento ninguna declaración de este empresario en el caso Astapa.

    La actuación de Villarejo en esta visita a la sede de la UDEF en el complejo policial de Canillas termina con un cambio de impresiones con su patrocinado, Ignacio Pérez de Vargas. Tras mostrarle éste su agradecimiento, Villarejo aprovecha para hacer nuevos negocios con este abogado. Así, muestra su seguridad en que se van a “complementar en muchos proyectos”.

    Ignacio Pérez de Vargas: No hombre, te estoy muy agradecido…

    Villarejo: Nada, no, por favor, por favor, por aquí.

    PV: No sé si…

    V: Ya tendremos tiempo de colaborar en temas. Estoy seguro que nos vamos a complementar…

    PV: Por mí, encantado.

    V: … en muchos proyectos de…

    PV: Encantado, vamos.

    V: … Mira, veo perfectamente claro que a esta gente que tú representas de Urbanizadora XXI, a lo mejor no es malo hacerle un trabajo complementario al tuyo de profundizar en qué diablos ha pasado con la historia, por qué les han engañado y tal. Porque Pepe Hidalgo tiene la capacidad económica para devolver la pasta. Y la caja no digamos. ¿Entiendes? Por eso te digo.

    PV: Yo no conozco las estructuras porque no he intervenido y no las tengo.

    V: Pero que por eso te digo, por eso te digo (por aquí) por eso te digo que como es una estafa con todos los componentes que ello conlleva, pues a lo mejor, a lo mejor no es malo… No sé, bueno. Dale una pensada porque a lo mejor, hombre, en la medida en que se le puede echar una mano y, desde luego, lo que sí está claro… de que cuando necesite, al margen de todo eso, cualquier tipo de apoyo tanto, vamos, que ya sé que no lo necesita, pues contacto con David y con tal tengo buenas relaciones con él, como sabes, y con todo el Ayuntamiento…

    Como ya publicó este periódico, mientras se desarrollaba el caso Astapa, Villarejo no solo ofreció sus servicios como investigador o para intentar desimputar a alguno de los protagonistas del caso. El policía tenía importantes intereses empresariales en Estepona, como varias propiedades inmobiliarias, cuyos problemas con el Ayuntamiento arregló durante esta operación. Además, según se refleja en las grabaciones realizadas por él mismo, intermedió en operaciones urbanísticas a cambio de comisiones de entre un 3% y un 5% mientras presionaba a alguno de sus protagonistas con la concesión o no de favores por parte de los responsables de Urbanismo del Ayuntamiento.

     

    Comentarios